Crédito documentario, una garantía en el comercio exterior

El comercio internacional está marcado por las grandes transacciones que se llevan a cabo. Las cantidades de dinero que se mueven son extremadamente altas, por eso es necesario acordar una garantía de pago que esté sujeta a que se cumplan todos los términos de la operación, una de las más efectivas es el crédito documentario.

Se trata de una operación bancaria en la que una entidad se compromete a abonar el importe de una operación al exportador siempre que este cumpla con los acuerdos establecidos en torno a la mercancía. Estos corresponden a su transporte, su fecha de entrega y la presentación de documentos exigidos en el acuerdo de transacción.

Figuras que intervienen en la operación

Un crédito documentario no deja de ser un acuerdo entre dos partes para establecer una garantía de cobro que blinde la operación, para establecerlo es esencial la presencia de dos figuras con sus correspondientes entidades financieras:

  • La primera es el importador o comprador que es quien abre el crédito en el que se compromete a pagar lo establecido si el exportador o vendedor cumple con lo acordado.

  • La segunda es el propio exportador que es quien recibirá el dinero acordado siempre que cumpla con los términos del acuerdo.

Al ser una operación bancaria intervienen dos entidades, el banco emisor que es quien abre este crédito siguiendo las instrucciones del importador y se encarga de gestionar todos los aspectos de la transacción, y el banco del beneficiario que gestiona toda la documentación.

Diferentes modalidades

No todas las operaciones son iguales, por eso existen diferentes tipos de crédito documentario que varían según las características de la operación, las cláusulas que afecten a ambas partes y el papel que jueguen estos documentos en el transcurso de la misma.

Revocables e irrevocables

El  crédito revocable es el que una vez abierto ofrece la posibilidad al importador de anularlo en cualquier momento, siempre y cuando no haya realizado el pago acordado.

Muchos expertos coindicen en que este tipo de crédito no es útil ya que no garantiza nada, todo lo contrario que el irrevocable que una vez que se abre es imposible de cancelar. El exportador siempre prefiere utilizar esta modalidad, el motivo es que le garantiza cobrar su venta siempre que se cumpla con lo acordado.

Documentario confirmado

Este crédito se caracteriza por la intervención de un banco internacional que garantiza al exportador el pago de la operación si el importador no lo efectúa. El crédito confirmado es solicitado por el exportador en una entidad originaria de su país. Para que esto se produzca el importador tiene que aceptar esta solicitud.

A plazo y a la vista

La diferencia entre ambos es el momento en el que se realiza el pago, si es a la vista el dinero será entregado por el importador justo en el momento en el que se presente la documentación. Si es a plazo, el pago se hará dentro de un límite de tiempo acordado en el momento de la entrega de la documentación requerida.

Transferibles

En esta modalidad el beneficiario puede contar con otras personas que recibirán una cantidad del dinero que el importador se ha comprometido a pagar. Este tipo de crédito documentario se suele dar cuando el exportador es un intermediario que representa a otras personas físicas o jurídicas.

Crédito documentario Back to back

En esta modalidad el exportador abre un crédito documentario que tiene el respaldo de otro crédito que se abrió anteriormente y que sería el beneficiario del mismo. Para que esta operación se produzca es necesaria la presencia de una entidad emisora, otra avisadora, un importador y un exportador.

Con cláusula de anticipo parcial

Se establece antes de iniciar la operación. Existen dos tipos: la roja en la que se justifica el pago al beneficiario con un aval, y la verde en la que el exportador acredita que es el propietario de la mercancía que se va a enviar.

Revoling

Este tipo de créditos se caracterizan porque pueden reutilizarse durante un determinado periodo de tiempo que es pactado por ambas partes, y su durabilidad depende de las transacciones que se realicen.

Motivos para contratar este crédito

En líneas generales el crédito documentario presenta más ventajas que inconvenientes, aunque esto depende de la modalidad que se elija. La garantía de pagos y su puntualidad está garantizada, sobre todo si es un crédito irrevocable que el importador no puede cancelar en ningún momento de la operación.

Estos créditos están respaldados por normativas internacionales, pueden ser financiados y ofrecen al importador una garantía de que las mercancías serán entregadas en el tiempo y la forma acordada. Además, transmiten una sensación de solvencia de cara al exportador.

Inconvenientes

Hay que tener en cuenta que este crédito tiene un coste muy elevado en comparación con otras formas de pago. Además, exige al exportador la presentación de una serie de documentos que a veces es difícil que pueda reunir. Por otro lado, el importador tiene que realizar un pago sin saber en qué estado se encuentra la mercancía que va a recibir.

Claves para establecer un crédito documentario

Para solicitar un crédito de este tipo es necesario que las partes que intervienen en una transacción internacional cumplan unas funciones determinadas que las entidades bancarias deben evaluar y valorar:

  • En primer lugar el importador y el exportador deben llegar a un acuerdo que se refleje en un contrato de compra-venta internacional. En este escrito tienen que aparecer todas las condiciones de pago y la docu

    mentación que se debe presentar y que aparecerá en el crédito documentario que el importador abra, colocando al exportador como beneficiario.
  • A continuación el banco emisor, que es el del importador, recibe esta solicitud de apertura de crédito y estudia detenidamente todos los beneficios y riesgos inherentes a la operación, la concesión del crédito dependerá de este análisis.

    Si finalmente decide concederlo, la entidad se pone en contacto con el banco avisador, que es el que está situado en el país exportador, para notificarle el envío del crédito bajo un sello al importador.

  • Una vez que se ha realizado este paso, el banco del exportador estudia todos los documentos emitidos por la entidad del importador y le informa de sus condiciones. Si las dos entidades llegan a un acuerdo se inicia el envío de la mercancía.

  • El siguiente paso corresponde al exportador, que tiene que presentar toda la documentación requerida a su Si esta cumple con las condiciones establecidas, la entidad avisadora le paga el importe de crédito. Este dinero lo recibirá en ese momento si es a la vista, o más tarde si el crédito documentario se ha establecido a plazo.

  • Después de haber realizado este pago, la entidad avisadora envía al banco emisor toda la documentación en la que se ratifican las condiciones de este desembolso.

    Por su parte, el banco emisor con el ingreso ya realizado puede retirar la mercancía, la forma de pago a la que recurra el banco del importador dependerá de las condiciones de crédito que se hayan pactado.

Comisiones inherentes a estos créditos

Las comisiones que se derivan del crédito beneficiario se reparten entre importador y exportador. La empresa ordenante que es la que solicita a su banco que envíe una cantidad con cargo a su cuenta, tiene la obligación de pagar una comisión de apertura y otra de riesgo trimestral.

El exportador tiene la obligación de hacerse cargo de las comisiones correspondientes al aviso del envío del crédito, su pago en metálico o su transferencia. Todos estos puntos son acordados y establecidos en el contrato de compra-venta realizado por ambas partes y que es supervisado por las entidades bancarias que intervienen en la operación.

La Remesa Documentaria, una alternativa interesante

Este método de pago también es conocido como remesa de importación, se produce cuando ambas partes tienen un alto nivel de confianza. El objetivo es proporcionar seguridad. En este medio el exportador es el que inicia la operación, proporcionando a su banco todos los documentos de la operación con cargo al importador para que se realice el cobro.

El aspecto que más llama la atención de la remesa documentaria es que el banco no revisa la documentación que le entrega el exportador. Se deduce que el motivo es la confianza existente entre ambas partes, aunque la falta de un estudio realizado por una entidad financiera puede traer problemas a largo plazo.

Como ocurre con el crédito documentario, para que se produzca es necesario que intervengan una serie de personas físicas y jurídicas:

    1. La primera es el cedente, que es quien entrega a su banco un documento de carácter financiero que previamente ha sido revisado por el importador para que se inicien las gestiones de cobro.

    2. La siguiente figura que interviene es el bando del vendedor, que enviará el documento del exportador a la entidad del importador que se encarga del Seguidamente la entidad presentará esta documentación al importador para que realice el pago de la cantidad establecida.

      Finalmente, aparece el librador, que realmente es el importador que hace el desembolso siguiendo las pautas marcadas por su banco.

Tipos de remesa

Existen dos modalidades básicas de remesa:

  • La primera es la simple, que está compuesta por documentos financieros. En este procedimiento los proveedores presentan en el área de gestión de cobro los documentos correspondientes al pago de una mercancía. Como ocurre con los créditos documentarios estos pueden ser a plazo o a la vista.

  • Por otro lado existe la remesa documentaria, en la que los documentos financieros se refuerzan con documentos comerciales.

Razones para utilizar este método

Al igual que sucede con el crédito documentario, la remesa bancaria ofrece más ventajas que inconvenientes, pues también cuenta con un respaldo legal que es el mismo que el del crédito: la protección que brinda la normativa URC 522 de la Cámara de Comercio Internacional.

Su coste es inferior al del crédito documentario. Además, permite un espacio de negociación entre proveedores y pagadores, sobre todo si las remesas están sujetas a pago aplazado.

Otros métodos de pago internacional

Tanto importadores como exportadores quieren que la recepción del dinero y estado de la mercancía sobre la que se realiza el negocio sea el óptimo, para ello existen diferentes métodos que pueden hacer la labor del crédito documentario o de la remesa.

Carta de crédito

Este documento es emitido por el banco, se trata de una garantía de que el pago se realizará en la fecha establecida. La carta de crédito también obliga a la empresa que vende sus productos a entregar toda la documentación que acredite que se ha hecho la entrega de la mercancía en el plazo establecido. Esta carta es irrevocable y no se puede cancelar en ningún momento de la operación, pero para que sea emitida, ambas partes deben establecer su consentimiento.

Pago directo

En este método la empresa adquiere el compromiso de enviar la mercancía requerida y con una factura que lo justifique. Como ocurre con la remesa, el factor de la confianza juega un papel importante en esta operación ya que se abre un plazo de confianza de 30 días para realizar el pago.

Este tiempo empieza a transcurrir desde que se envía toda la documentación correspondiente. Para que el pago directo se pueda realizar es necesario que exista una buena relación entre ambas partes.

Pago anticipado

Muchos expertos consideran que este es el método más seguro para el exportador, el motivo es que recibe el dinero antes de realizar el envío. El pago anticipado no se puede realizar sin que el vendedor se comprometa por escrito a enviar la mercancía requerida en un tiempo determinado.

Como ocurre con el pago directo, el factor de la confianza es esencial para que esta operación pueda llevarse a cabo. Pero al igual que es un método muy seguro para el exportador, los intereses del importador quedan en el aire ya que ha pagado por un producto del que no sabe cuál es su estado ni si llegará en la fecha establecida.

Es evidente que las transacciones internaciones deben realizarse bajo un marco que garantice los intereses de las dos partes. Antes de contactar con una entidad es recomendable que importador y exportador decidan cuál es el método de pago más conveniente para ambos.