Formas de invertir en acciones con éxito reduciendo riesgos

Un sector importante de expertos en el ámbito económico coincide en que acumular el dinero y tenerlo parado hace que el capital pierda valor. Moverlo con inteligencia puede aportar importantes beneficios personales como el aumento de ingresos y colectivos como la activación de la economía.

Invertir es la mejor forma de dar vida a ese dinero con el que se cuenta y todavía no se sabe qué hacer con él. Esta operación consiste en destinar una cantidad a algún activo que genere beneficios a corto, medio o largo plazo, el aspecto negativo es que toda inversión requiere asumir riesgos. Actualmente el mercado no ofrece ninguna forma de inversión que garantice unos beneficios determinados.

Existen muchos tipos de inversiones, pero para que una operación reciba este nombre tienen que confluir una serie de actores que son el inversor, que es la persona física que pone el capital bajo el que sustenta la operación, el dinero que recibe el nombre de activo financiero, y el mercado al que se destina esa cantidad que tiene la característica de ser muy variado y del que forman parte las acciones.

Tabla de contenido

¿Qué son las acciones?

Tres tipos básicos de acciones.

Variaciones en el precio de las acciones.

¿Dónde está la ganancia en las acciones?

Productos donde se mueven las acciones.

Los fondos de inversión.

El papel de las acciones en la bolsa.

La extensión del mercado de valores.

Aspectos que hay que tener en cuenta antes de invertir.

Una formación adecuada.

Elegir la cantidad que se va a utilizar en la operación.

Pensar con claridad.

La búsqueda de un asesoramiento fiable.

Utilizar el dinero que sobra.

¿Qué son las acciones?las acciones

Las acciones surgen como resultado de la distribución del capital de una sociedad anónima, cada una de ellas está formada por una parte de esa cantidad y se pueden comprar y vender. Sus propietarios reciben el nombre de accionistas y pueden tener una o varias, el número que posean determinará el porcentaje de propiedad de la empresa que pertenece a esas personas.

Contar con acciones de una empresa otorga ciertos derechos como votar en la junta de accionistas, obtener beneficios vendiéndolas o solicitar información sobre las decisiones y la marcha de la empresa, aunque también conlleva algunas obligaciones como responsabilizarse de las pérdidas que tenga la compañía. Esta responsabilidad será mayor o menor en función del número de acciones que se posean.

La crisis económica ha sido un punto de inflexión en el mercado financiero español, ahora que los principales indicadores informan que este periodo se ha superado a causa de determinados factores como la creación de empleo, cada vez más particulares invierten con el objetivo de aumentar sus recursos.

Todo esto ha supuesto un cambio en la inversión en acciones que siempre se ha visto como una actividad reservada para las grandes fortunas o los empresarios más prestigiosos, pero hoy en día cada vez más particulares adquieren acciones y estudian la marcha de los diferentes mercados.

Tres tipos básicos de acciones

El mercado actual ofrece tres modalidades básicas de acciones, las primeras de ellas son las ordinarias que son las más habituales y corresponden a una parte de la distribución del capital de la empresa. Otro tipo son las preferentes que otorgan al propietario el derecho de cobrar el capital correspondiente a las mismas, aunque no se haya hecho el reparto entre los diferentes socios.

Finalmente se encuentran las acciones sin voto que permiten al accionista el derecho de cobrar el dinero que forma parte de cada una de ellas, pero le priva de poder votar en las juntas de la empresa. A simple vista puede parecer que son muy interesantes al otorgar la capacidad de cobrar el capital, pero no poder votar en las reuniones implica carecer de capacidad para influir en la marcha de la empresa y como consecuencia no se puede hacer nada si se toma una decisión con la que no se está de acuerdo.

Variaciones en el precio de las acciones

Al igual que ocurre con muchos activos financieros el precio de las acciones varía en función de determinados factores y de las fluctuaciones que experimenta el mercado financiero. Actualmente existe un mercado creado en torno a las acciones, esto hace que la oferta y la demanda sea un aspecto que influye directamente en su valor.

Si se da el caso de que haya un gran número de inversores y pocas acciones el precio de estas aumentará ya que de alguna manera se están convirtiendo en un producto exclusivo y deseado, pero si esta situación se da al revés, el precio de la acción bajará para que pueda ser vendida.

Otro factor que influye son los beneficios obtenidos por la empresa, si estos constituyen una cifra superior a la que se había previsto las acciones serán más caras porque la compañía tendrá mayor poder económico, por el contrario si los beneficios son muy bajos las acciones se volverán más baratas porque serán un producto menos potente y atractivo para el inversor.

También hay aspectos cualitativos que repercuten en el precio de una acción, y uno de ellos es la expectativa que se genera en torno a la marcha de la empresa, si esta es alta el coste será mayor. En el sector económico todo se mide con lupa y el nombre de una entidad no garantiza nada, pero sí existen factores como el estado de la economía del país de origen y en el que opera la empresa o la legislación económica vigente.

¿Dónde está la ganancia en las acciones?

Existen diferentes formas de obtener rentabilidad a través de las acciones, la más básica es la compra y la venta de las mismas, es decir adquirirla por un precio y venderla por otro superior, aunque para que esto pueda ser posible es necesario que la empresa marche correctamente y aumente sus beneficios.

En ocasiones el beneficio no equivale a dinero sino a posesión, por este motivo es imprescindible diversificar la inversión en acciones y apostar por activos de diferentes mercados, de esta forma el fracaso obtenido por una parte se compensa por el éxito conseguido en la otra. Si se cuenta con un importante número de acciones de gran valor se tiene un activo con capacidad para aportar una rentabilidad, y es ahí donde está la ganancia.

Otro beneficio que se obtiene es el conocimiento del mercado para invertir en otros activos, todas las empresas cuentan con equipos de asesores especializados en economía, tener una acción implica formar parte de la empresa y poder beneficiarse de ese servicio. Este es uno de los motivos que hace que las acciones sin voto no sean tan interesantes ya que limitan el acceso a la información y toma de decisiones de la compañía.

Productos donde se mueven las acciones

En el mercado actual existen diferentes productos financieros que tienen a las acciones como una de las bases de su funcionamiento, esta situación ha favorecido la puesta en marcha de una diversificación que beneficia al inversor ya que cuenta con varias opciones en las que operar.

Los fondos de inversión

Son herramientas de ahorro en las que un grupo de inversores destinan un capital a una sociedad que lo invierte en diferentes activos y uno de los más usuales son las acciones. Una de las grandes ventajas de los fondos de inversión es que las ganancias pueden ser muy altas porque la sociedad que se encarga de destinar el dinero a las acciones está formada por gestores que tienen formación e importantes conocimientos sobre el mercado.

Todos los fondos tienen unas políticas de inversión pactadas entre sus miembros, aunque esto no evita que a veces se tomen más riesgos de los necesarios. Antes de formar parte de uno de estos fondos es importante conocer el funcionamiento del mercado de las acciones y consultar con expertos, otra opción es preguntar en una entidad bancaria, especialmente de la que se es cliente para obtener un asesoramiento fiable.

El papel de las acciones en la bolsa

Otro mercado en el que están muy presentes las acciones es la bolsa, se trata del mayor referente del mercado de valores y uno de los activos principales de la renta variable. Su funcionamiento se basa en comprar y vender activos entre los que se encuentran las acciones, se trata de un mecanismo cargado de riesgos, pero que se adapta a la legalidad vigente al estar supervisado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Un aspecto que hay que tener en cuenta de la bolsa es que está formada por diferentes tipos de inversores que están dispuestos a asumir un mayor o menor nivel de riesgo. Además, se crea un espacio en el que confluyen demandantes y ofertantes que a través de sus operaciones generan liquidez y nutren a este mercado.

Otro factor con el que hay que contar antes de adquirir acciones a través de la bolsa es que los beneficios se obtienen a medio o largo plazo, obtener rentabilidad en un periodo corto es extremadamente complicado.

También es imprescindible conocer en profundidad cuál es la forma de operar que tiene este mercado, por eso siempre es recomendable contar con un asesor o contratar un bróker de bolsa que es una persona que se encarga de asesorar sobre el estado de las transacciones que se producen en el mercado de valores.

La extensión del mercado de valores

Este mercado está formado por una serie de instituciones y agentes que operan con activos financieros y las acciones son unos de los que más actividad generan. Este mercado no se podría sostener sin la labor de las empresas que operan en él con el objetivo de aumentar su capital.

La bolsa es su principal representante y para participar en él obteniendo los resultados esperados es necesario contar con importantes conocimientos económicos. El dicho popular de “una retirada a tiempo es una victoria” se puede aplicar en este mercado donde es mejor no operar si se tienen dudas. Invertir en acciones que tengan un valor con tendencia a la baja puede ser perjudicial para la economía del inversor si se ve obligado a darles salida por un precio inferior por el que las compró.

Aspectos que hay que tener en cuenta antes de invertir

Rentabilidad y riesgo son dos conceptos que están directamente relacionados, en todos los productos del mercado económico, la posibilidad de obtener importantes ganancias lleva incluida la asimilación de grandes riesgos. La elección final depende del inversor que debe crear una estrategia que le evite perder capital, sobre todo si su situación económica no es boyante.

Una formación adecuada

Conocer el sector en el que se va a invertir es fundamental para poder medir con exactitud los riesgos que conlleva la operación. Si existen dudas es conveniente buscar el asesoramiento de un experto y conservar ese dinero para futuras operaciones. Aunque existe la máxima de que un dinero parado pierde valor, siempre es mejor conservar lo que se tiene antes que perderlo.

Elegir la cantidad que se va a utilizar en la operación

Otro de los conceptos que están directamente relacionados con la rentabilidad es la cantidad de dinero que se invierte, más inversión implica mayores ganancias, aunque siempre hay que tener en cuenta el factor de riesgo. Esto hace que sea conveniente analizar y ser consciente del capital que se tiene para dejar apartada una cantidad en caso de que se pierda el dinero invertido.

Pensar con claridad

Una decisión precipitada puede inducir al error, sobre todo en economía. Al invertir hay que separar los aspectos emocionales de los económicos y tener en cuenta que los activos financieros están sometidos a las fluctuaciones del mercado. Esta situación tiene el inconveniente de que es más complicado acertar, pero ofrece mayores oportunidades.

La búsqueda de un asesoramiento fiable

Cuando se invierte llegan momentos en los que las dudas asaltan a los inversores que no son capaces de determinar si la operación va a dar los resultados esperados, para estos casos lo más recomendable es contar con asesoramiento y este debe ser contrastado y fiable.

Antes de contratar los servicios de un asesor es conveniente buscar referencias sobre su forma de trabajar, existen casos de grandes fortunas que se han reducido considerablemente al seguir los consejos de un asesor, o de personas que cuentan con gran capital como los futbolistas que han tenido que pagar importantes multas a hacienda por operar de forma ilegal sin ser del todo conscientes.

Utilizar el dinero que sobra

Cualquier inversión se debe realizar con un dinero que no sea necesario a corto o medio plazo o para el día a día. El riesgo siempre está presente y el objetivo principal es conservar lo que se tiene y no perder dinero.