¿Cómo Calcular la Amortización de un Préstamo? Te lo Explicamos ✔

En este artículo descubrirás todo lo relacionado con el abono o pago por cuotas de un préstamo.

Conceptos básicos que intervienen en ello, el método que se sigue en España para calcularlo y los productos en los que resulta más sencillo su cálculo, además de todos los detalles del proceso de devolución del dinero prestado.

Cuando solicitamos un préstamo estamos adquiriendo dos compromisos. Por un lado, el de devolver la cantidad de dinero que se nos ha adelantado y por otro pagar el tipo de interés correspondiente a esa cifra. No hay que olvidar que este producto financiero nos genera una deuda y para controlarla es necesario calcular su amortización.

Contenidos

¿Cómo se devuelve un préstamo en España?

¿Cómo se calcula la amortización de un préstamo?

¿En qué productos resulta más sencillo hacer este cálculo?

El préstamo y la deuda son dos conceptos que están directamente relacionados. En la gran mayoría de los casos la obligación de pago que te genera la concesión de un dinero por adelantado se resuelve abonando una serie de cuotas mensuales que finalizan al cumplimiento del acuerdo.

Esta deuda y su proceso de devolución pueden variar, y estar al tanto de todos los detalles es fundamental para conocer el estado de nuestra economía y evitar contratiempos. La mejor forma para establecer este control y tener toda la información a simple vista es creando el cuadro de amortización que reflejará cómo evoluciona la devolución del préstamo.

¿Cómo se devuelve un préstamo en España?

amortización de un préstamo

Existen varios sistemas de devolución de préstamos, estos dependen del propio prestamista y del acuerdo al que se llegue con él, pero el más habitual y prácticamente el único que se utiliza en España es el método francés, que consiste en establecer un sistema de cuotas constantes que se abonan mensualmente hasta que finaliza el proceso de devolución del préstamo, que está compuesto por tres elementos fundamentales:

  • Cantidad adelantada
  • Plazo de amortización
  • Tipo de interés

Todas las condiciones y características del préstamo se establecen en torno a la cifra adelantada, también es importante el plazo de amortización, que es el tiempo que se tarda en devolver el dinero y que se establece según el número de cuotas mensuales. La cantidad que se abone cada mes será el capital amortizado del préstamo.

El elemento que tiene más peso en el cálculo de la amortización del préstamo son los intereses. Cuando se solicita un adelanto la entidad bancaria ofrece diferentes condiciones y una de ellas tiene que ver con el pago del interés que puede ser fijo, es decir que se mantiene en la misma cifra durante el periodo de vigencia del préstamo, variable si puede cambiar, o mixto si al principio se mantiene en una cantidad y con el paso de los años comienza a variar.

También es importante que tengas en cuenta que el coste del préstamo está relacionado con el plazo de amortización, cuanto más largo sea, más dinero tendrás que poner por disfrutar del adelanto, ya que cada cuota incluye el pago del interés. Cuantas más mensualidades queden establecidas, mayor cifra de interés tendrás que abonar.

¿Cómo se calcula la amortización de un préstamo?

Además del plazo de amortización y de los intereses, debes tener en cuenta dos conceptos que también influyen al calcular la amortización del préstamo. Uno de ellos es el periodo de carencia que es una cláusula que debe aparecer en el contrato de concesión y que indica que una de las dos partes queda eximida de cumplir sus obligaciones durante un periodo de tiempo determinado.

El otro término es la Tasa Anual Equivalente, más conocida como TAE, ofrecida por los bancos y que agrupa todos los gastos inherentes al préstamo como los intereses o las comisiones establecidas por la entidad.

Para calcular la amortización de tu préstamo puedes recurrir a una serie de herramientas digitales que te ofrece la web del Banco de España y que son accesibles para cualquier usuario, otra forma es crear una tabla Excel y anotar en ella todos los pagos mensuales que vas realizando.

Si prefieres hacer el cálculo de forma analógica tendrás que apuntar la primera cuota del préstamo dividiendo su coste para establecer qué parte del dinero se destina a devolver el préstamo y qué parte a pagar el interés. Debes hacer esta misma operación con la cuota que se establezca a la mitad del periodo de carencia del préstamo y con la final.

¿En qué productos resulta más sencillo hacer este cálculo?

Cuantas menos cuotas de devolución tenga un préstamo, más sencillo será calcular su amortización, por este motivo los mini créditos son el producto que menos problemas genera al hacer estas operaciones. El motivo es que sus cantidades son muy bajas y oscilan entre los 300 y los 1.000 euros y en la gran mayoría de casos se suelen devolver de una sola vez o en 5 o 6 cuotas.

cero interés