El intenso ritmo de vida que llevamos en la actualidad nos impide pararnos a organizar detalles cotidianos. Cada mes entra una cantidad de dinero en nuestra cuenta mientras que otra parte se va en gastos obligados y opcionales. Esta situación es normal, pero es necesario controlarla.

Para gestionar tu economía correctamente, evitar sorpresas desagradables o vivir sabiendo que puedes afrontar cualquier imprevisto, tienes que llevar un control.

Para estar al corriente de tus finanzas personales debes hacer un análisis fundamental de tu economía. Aquí te mostramos la forma de hacerlo, de este modo, estarás al tanto de cualquier suceso que afecte a tu dinero.

Para hacer un análisis fundamental de tu bolsillo tienes que tener en cuenta tres variables.

  1. El pasado, siempre que tengas alguna deuda pendiente
  2. El presente y sus gastos habituales
  3. El futuro en el que entran tus próximos gastos.

Al final todo pasa por saber el dinero que tienes y el que tendrás en las próximas semanas o meses.

¿Cómo hago el análisis fundamental de mi economía?

Aunque parezca una obviedad, lo primero que tienes que hacer es fijar un día y una hora para hacerlo. Lo mejor es que dediques un poco de tu tiempo libre para ponerlo en marcha y además lo hagas con tranquilidad.

Para que salga bien tienes que evaluar datos y supuestos reales y objetivos. Una vez que has elegido el momento, tienes que dar estos cinco pasos.

  1. Aclara cuáles son tus ingresos reales
  2. Ten en cuenta los gastos obligados
  3. Averigua cómo quedarán tus cuentas después de futuras compras
  4. Distribuye el dinero para imprevistos y ahorros
  5. Estudia variables como los cambios de precios

Aclara cuáles son tus ingresos reales

Esta información parece fácil de obtener, pero aclararla no es tan simple. Si trabajas por cuenta ajena para una empresa tienes una nómina fija, y ese es tu ingreso real.

Pero puede ocurrir que compatibilices tu trabajo con otras actividades profesionales o que recibas incentivos en forma de extras o comisiones. Para que el análisis fundamental sea efectivo, ponte en frente de todos estos datos y averigua la cifra exacta.

Si eres un trabajador autónomo debes hacer algo parecido, analiza los encargos que tendrás en un mes concreto y mira la cifra neta que cobrarás. No olvides que impuestos como el IVA o el IRPF cuentan como gastos.

Si en estos momentos estás desempleado, puedes contar el dinero que recibes por tu prestación.

Ten en cuenta los gastos obligados

Todos tenemos que asumir una serie de gastos mensuales, calcula cuánto dinero te suponen. Este punto es importante porque sabrás la cantidad que destinas y podrás valorar la posibilidad de eliminar alguno.

En este apartado también tienes que incluir las deudas que puedas tener, y lo mejor es que uses este estudio para eliminarlas. Al final, el análisis fundamental sirve para saber cuánto dinero tienes. Esta información se obtiene restando la cuantía de tus gastos a la de tus ingresos.

Averigua cómo quedarán tus cuentas después de futuras compras

Los dos pasos anteriores son básicos, pero el análisis fundamental también te sirve para crear estrategias de compra. Si estás pensando en adquirir un bien que te supone una inversión importante, resta esa cantidad al dinero que tienes, así sabrás el efecto que dejará en tus finanzas.

Este punto te sirve para estudiar la viabilidad de una compra. Además, puedes usar esta información para crear un plan de ahorro que te permita conseguir esa adquisición.

Distribuye el dinero para imprevistos y ahorros

Una de las grandes ventajas del análisis fundamental es que te permite llegar a todo. Para que tus finanzas sean fuertes el dinero tiene que cubrir tus gastos, pero también es importante que guardes un extra. Esta cantidad puede ir destinada al ahorro.

También puedes usar este remanente para darte algún capricho sin debilitar tu economía o para planificar una gran compra futura. Otra opción es guardar otro extra para afrontar imprevistos.

Aunque esta función también la puede cumplir el ahorro. Tú eres quien decide cómo dividir tu dinero.

Estudia variables como los cambios de precios

Como ya sabes, el estudio del futuro forma parte del análisis fundamental. Los resultados obtenidos en los puntos anteriores, especialmente en los dos primeros, te permiten estudiar posibles cambios.

Los precios de algunos bienes o servicios suelen variar en función del mercado, como ocurre en temporada de rebajas. Además, algunos productos varían sus costes a lo largo del año como ocurre con los carburantes.

Este estudio también te sirve para invertir. Cuando participas en mercados como la Bolsa, intentas averiguar los cambios de precios a los que se someten los activos. Puedes utilizar el análisis fundamental para escoger la cantidad que quieres invertir sin que afecte a tus finanzas.

¿Qué necesito para hacer un análisis fundamental?

No hace falta que seas un experto para hacer un análisis fundamental. Tan solo necesitas un lápiz y un papel, los extractos de tus cuentas, la suma de los gastos que tienes y tus ideas futuras.

Nadie más que tú sabe lo que gana y lo que gasta. Todo se resume en que seas sincero contigo mismo, elijas el momento para hacerlo y tomes el control de tu economía.

análisis fundamental
Análisis Fundamental