Asesor Financiero | Profesional que Ayuda a Descubrir las Necesidades

Gestionar el dinero no es nada fácil y a veces a ti o a mí nos surgen dudas sobre las cantidades que tenemos que apartar para el ahorro, los gastos prioritarios o las inversiones que pensamos hacer y que nos suponen un riesgo importante, sobre todo cuando no conocemos en profundidad mercados como la bolsa para los que hace falta estar especializado.

La figura del asesor financiero nos puede ayudar a gestionar nuestro dinero de forma efectiva y tomar decisiones que sirvan para sacarle una rentabilidad que vaya directa a nuestro bolsillo. En este artículo descubrirás todo acerca de este profesional, cuáles son sus funciones y los motivos que hacen que sea conveniente contar con sus servicios.

Contenido

¿Cómo trabaja un asesor financiero?

El día a día de un profesional.

¿Cuáles son sus principales servicios?

El valor de la organización.

Habilidades de coordinación.

¿En qué competencias me tengo que fijar al contratar un asesor?

Capacidad para gestionar los conflictos.

Dividir y seleccionar.

La estadística, una parte más de su trabajo.

¿Cuál es el futuro del asesor financiero?

Un nuevo objetivo para las entidades bancarias.

¿Existe algún tipo de formación para ser asesor financiero?

El asesor financiero se encarga de averiguar de forma fría y calculada cuáles son nuestras necesidades financieras analizando la situación económica, personal y familiar para recomendarnos cuáles son las operaciones más beneficiosas teniendo en cuenta nuestros objetivos y capacidad económica.

¿Cómo trabaja un asesor financiero?

Puede que en las películas hayas visto a profesionales de las finanzas vestidos con trajes de chaqueta, administrando las fortunas de varios millonarios y obteniendo ganancias astronómicas en cada operación, pero la realidad es totalmente distinta. Estos profesionales tienen una rutina diaria de trabajo en la que no dejan de estudiar los cambios que experimentan los diferentes mercados.

Todos sus conocimientos les sirven para analizar las circunstancias presentes y futuras de sus clientes y es necesario que sean capaces de soportar la presión de acertar en cada recomendación. Su trabajo depende del buen resultado de sus consejos y encadenar varias operaciones negativas les puede suponer una pérdida de ingresos y un desprestigio en su carrera profesional.

El día a día de un profesional

Los dos aspectos principales de la relación entre asesor y cliente son la confianza y la cercanía, por eso su primera labor es comunicarse con ellos y concretar reuniones que sirvan para evaluar el estado de sus finanzas y en función de ello crear nuevos objetivos o mantener los mismos.

Estos encuentros también sirven para despejar las dudas del asesor, que tiene que saber en todo momento la situación económica de su cliente, esta información es fundamental para trazar planes financieros y estrategias que a corto, medio o largo plazo aporten una rentabilidad. Algunas personas utilizan estas ganancias para abonar los servicios de este profesional.

Otra de las labores del asesor financiero es hacer de representante de su cliente, y tiene que contar con la confianza suficiente para comprar y vender productos en su nombre. En la gran mayoría de los casos llevará a cabo este tipo de operaciones sin consultar, algunos mercados experimentan cambios vertiginosos creando oportunidades que se tienen que aprovechar en ese mismo momento.

La organización y el orden también son cualidades esenciales en este profesional que tiene que tener registrados de forma minuciosa todos los datos de sus clientes y los mercados a los que pueden acudir para obtener un beneficio. Para que todo esto salga bien es imprescindible que el asesor haga una investigación diaria y esté en plena formación.

¿Cuáles son sus principales servicios?

Como su propio nombre indica su principal función es la de asesorar, aunque también debe brindar un servicio de gestoría que le sirva para analizar el perfil de su cliente y en base a ello iniciar las estrategias de inversión que se llevarán a cabo en este momento y en un futuro cercano.

Gran parte del trabajo del asesor financiero se basa en comprar y vender productos financieros como acciones o bonos en representación de sus clientes, para ello es necesario que conozca los valores de monedas extranjeras y así ampliar su ámbito de actuación a otros mercados. Hoy en día con internet apenas existen fronteras y operar fuera de Europa puede traer importantes beneficios.

La promoción de determinadas inversiones y finanzas también forma parte de sus funciones, pero siempre debe tener como prioridad el beneficio de su cliente. La diversificación es clave para el asesor financiero, los mercados actuales ofrecen infinitas opciones para cada operación y elegir la más adecuada para el cliente propicio le obliga a focalizar la mente en diversos objetivos.

El valor de la organización

Cada acción que lleve a cabo el asesor financiero debe quedar registrada, de esta forma puede realizar un análisis posterior de sus consecuencias tanto si han sido positivas como negativas. En este registro también deben aparecer sus clientes y en las reuniones que fije con cada uno de ellos debe mostrarle de forma visual el recorrido de su dinero o del producto financiero que han decidido vender o comprar.

Para que todo esto genere los resultados esperados es imprescindible que tenga conocimientos legales, no solo de las normativas españolas, también de las europeas y de las americanas. No todos los mercados funcionan del mismo modo y una operación que se permite aquí puede que no sea legal en otra parte del mundo y el desenlace sea tener que hacer frente a una sanción que genere pérdidas.

Habilidades de coordinación

En ocasiones el asesor financiero no trabaja solo sino que pertenece a una empresa o gestiona un equipo de colaboradores que le ayudan a investigar todas las tendencias del mercado y elaborar informes semanales y mensuales sobre el estado del mismo. En este sector la información siempre da ventaja.

Cuando el asesor forma parte de una compañía o trabaja para una entidad siempre debe buscar que esta crezca y se desarrolle y para ello tiene que controlar todas sus cuentas fijando su atención en los ingresos brutos y netos. Si se encarga de asesorar a una empresa es conveniente que no trabaje solo para evitar que se vea sobrepasado por unas cuentas que parecen no tener fin, gestionar un equipo que investigue y redacte informes estadísticos de los mercados junto a la formación del profesional es una fórmula que suele traer importantes beneficios.

¿En qué competencias me tengo que fijar al contratar un asesor?

Un asesor financiero tiene que tener habilidades personales y profesionales. Es esencial que tenga una gran capacidad para la comunicación oral y escrita. En ocasiones tendrá que explicar a algunos clientes la marcha de un mercado concreto o justificar por qué ha llevado a cabo una determinada operación.

Estas explicaciones pueden estar cargadas de lenguaje técnico con el que el cliente no está familiarizado. Esta situación se tiene que evitar para que la comunicación sea fluida y la persona sepa en todo momento qué está ocurriendo con su dinero y las posibilidades que tiene de obtener una rentabilidad.

Para que todo esto se produzca es necesario que el asesor financiero tenga capacidad para escuchar y tener la empatía suficiente para entender los miedos y dudas del cliente ante una operación que pueda parecerle muy arriesgada, nunca debe olvidar que es un representante financiero de una persona que ante todo quiere evitar las pérdidas.

Esta forma de trabajo obliga al asesor a ser totalmente transparente en el momento de tomar decisiones y ejecutarlas, también tiene que tener una red de contactos con otros profesionales para recibir información sobre determinados mercados y empresas y en un momento dado hacer alguna consulta sobre una operación determinada.

Capacidad para gestionar los conflictos

El dinero es uno de los bienes más valorados por cualquier persona, por eso el asesor debe saber tratar con clientes conflictivos que a veces pierden las formas cuando ven que su capital se está empleando en una operación cargada de riesgos que puede que no salga como ellos esperan.

En estos casos el asesor financiero tiene que aplicar toda su capacidad de diálogo y transmitir calma de una forma respetuosa y directa, pero sobre todo debe dar una sensación de seguridad total en la acción que está llevando a cabo y recordar de forma sutil al cliente que el sí cuenta con la formación necesaria para operar de esa manera.

Dividir y seleccionar

En ocasiones va a tener que gestionar las cuentas de diferentes clientes y para que las operaciones den la rentabilidad esperada debe dividir, priorizar y realizar las operaciones más urgentes lo antes posible para evitar efectos negativos. Además, tiene que ser capaz de resolver problemas sobre la marcha de forma efectiva y sin dejarse llevar por la tensión del momento.

Todos los pensamientos del asesor financiero tienen que tener un soporte estratégico y anticipativo, también tiene que ser una persona detallista a nivel personal y profesional. En el terreno financiero un descuido lleva a una pérdida, por eso es recomendable que almacene la información en lugares seguros y confidenciales, sobre todo si se trata de los datos de sus clientes.

La estadística, una parte más de su trabajo

Las finanzas también requieren que se aplique el método científico en ciertos momentos, por eso es recomendable que el asesor tenga una visión matemática de los mercados y sea capaz de gestionar programas estadísticos con los que elaborar informes, gráficos y figuras que sirvan para explicar de forma visual el estado de los mercados y las consecuencias de sus operaciones.

No cabe duda de que la labor del asesor es totalmente vocacional, el hecho de que tenga el objetivo de aportar beneficios a un tercero hace que sea un profesional con vocación de servicio capaz de trabajar en equipo y de forma individual, y por muy metódico que sea tiene que tener esa motivación que le lleve a asumir un riesgo en un momento determinado.

¿Cuál es el futuro del asesor financiero?

La transformación digital está provocando que muchos puestos de trabajo desaparezcan y que profesionales que llevaban realizando su trabajo de una determinada manera hayan tenido que reciclarse para no quedar fuera de un mercado laboral que no deja de evolucionar.

De momento el futuro de los asesores financieros no corre peligro, tan solo es necesario que refuercen su formación en entornos digitales y sean capaces de emplear estas nuevas formas de comunicación.

El conocimiento del mercado siempre se va a valorar y aunque sea a través de la red, muchas personas necesitarán a alguien que les ayude a tomar decisiones correctas sobre sus finanzas. El riesgo de pérdida sigue siendo el mismo en entornos analógicos y digitales.

Un nuevo objetivo para las entidades bancarias

Todos los bancos necesitan contar con un equipo de asesores financieros que aconsejen a sus clientes y muevan el dinero que tienen depositado en la entidad. Trabajar para un banco tiene grandes ventajas para este profesional que cuenta con el respaldo de una empresa que le facilita información de primera mano sobre cualquier aspecto financiero que necesite conocer.

Los asesores de las entidades bancarias se ven obligados a pensar de otra manera, ya que las operaciones que lleven a cabo tienen que aportar beneficios al cliente y al propio banco. Esta circunstancia dificulta su labor porque el objetivo que tienen que conseguir es mucho más ambicioso y la presión llega por dos vertientes, la del cliente y la de la entidad para la que trabaja.

¿Existe algún tipo de formación para ser asesor financiero?

Actualmente es complicado encontrar una titulación que tenga este fin, los asesores financieros son personas que llevan trabajando varios años en el sector financiero y han tenido éxito en las operaciones que han llevado a cabo, esta profesión se elige con el tiempo.

Si tu objetivo es convertirte algún día en asesor financiero debes cursar formaciones centradas en la economía, en la contabilidad, en el derecho y en la administración y dirección de empresas. Una vez que has conseguido alguna titulación de este tipo debes adquirir experiencia laboral y realizar formaciones específicas en formas de inversión como el mercado bursátil, la renta fija o la renta variable y aprender de especialistas y de tu propio entorno.

Resumen final: El asesor financiero es un profesional que tiene la misión de ayudarte a gestionar tu dinero de forma efectiva para que puedas obtener una rentabilidad a corto, medio o largo plazo. Para ello debe conocer tu situación y necesidades económicas y tener la formación y la experiencia necesarias para adelantarse a los cambios del mercado.