Todos los beneficios y límites que aporta la banca privada

La gestión efectiva de los recursos económicos con los que se cuenta y la búsqueda de la rentabilidad son los objetivos principales de cualquier persona que cuente con un capital que le permita realizar diversas operaciones.

Decidir correctamente es fundamental para que la operación económica aporte beneficios, y la intervención de la banca privada puede ser muy valiosa para alcanzar los objetivos.

La banca privada está formada por una serie de agentes financieros que llevan a cabo una función de intermediarios entre clientes, empresas y el propio Estado.

Su cometido es ofrecer un servicio de gestión profesionalizado del patrimonio del usuario que contrate sus servicios.

La labor más destacada que desempeñan es la de asesoramiento en determinadas operaciones como inversiones o gestión de patrimonio, además de informar sobre todas las normas fiscales a las que tienen que acogerse sus clientes.

El proceso de trabajo de la banca privada está marcado por el análisis previo que realizan de la situación económica de su cliente, de este estudio obtendrán datos como su liquidez, el tipo de inversor que es o los riesgos que puede asumir.

Una de las obligaciones de la banca privada es ofrecer un servicio personalizado, por este motivo solicitará al cliente toda la información posible sobre su situación financiera.

Dos tipos de banca privada

Generalmente las acciones de la banca privada se centran en rentabilizar al máximo las inversiones del cliente. El asesor financiero suele tomar el capital del usuario como un activo al que se le puede sacar una rentabilidad que también beneficie a la entidad y a él mismo.

La forma de actuar de un banco es idéntica a la de una empresa convencional, por este motivo busca diferenciarse de la competencia y aumentar su oferta con el objetivo de incrementar su cartera de clientes.

Este contexto ha provocado la creación de un nuevo tipo de banca privada llamada banca de producto.

La finalidad de este servicio es colocar productos rentables centrándose en el estado del mercado financiero y en las campañas comerciales que puedan surgir, dejando a un lado el trato personalizado y los intereses del cliente.

Estilos diferentes para un servicio de asesoramiento

El tipo de cultura que predomina en determinados continentes y países influye en la gestión económica que llevan a cabo sus habitantes.

Esto también se hace notar en los servicios que ofrece la banca privada, que varían en función del perfil del cliente y de sus objetivos.

La primera forma de operar se denomina estilo estadounidense y se caracteriza por estar más centrado en el usuario corporativo.

Es decir, un cliente que cuenta con importantes recursos económicos y que gestiona una mediana o gran empresa que mueve importantes cantidades de capital y que ha construido una trayectoria que le ha hecho ganar un gran prestigio en su sector.

La cultura económica de Estados Unidos genera este tipo de clientela para la banca privada. Las ciudades más importantes del país están repletas de grandes empresarios que son conscientes de las posibilidades que les brinda el sistema capitalista y buscan el mejor asesoramiento para aumentar sus riquezas.

El otro estilo es el suizo-español. En esta modalidad la banca privada ofrece un servicio de asesoramiento más medido y conservador buscando reducir al máximo el nivel de riesgo de sus clientes.

El objetivo es satisfacer sus necesidades económicas y hacer crecer su patrimonio manteniendo la premisa de que perder tiene que ser la última opción.

Al igual que ocurre en Estados Unidos, los clientes de la banca privada que opera en Europa son personas que tienen un poder adquisitivo alto.

La diferencia entre unos y otros se sitúa en la forma de gestionar el dinero. Aunque el sistema capitalista también impera en Europa, la cultura del viejo continente es más conservadora y esto hace que el usuario no vea con buenos ojos asumir determinados riesgos.

Cómo trabaja la banca privada en España

Las formas en las que prestan sus servicios las bancas privadas en cada país son muy similares, aunque hay rasgos que las diferencian.

En España su principal característica es que actúa como si fuera una banca personal centrándose en reforzar el factor de la exclusividad.

Otro rasgo de la banca privada española es que el diseño y la distribución de las oficinas que ofrecen este tipo de servicios son diferentes al de una sucursal bancaria convencional.

El objetivo es que el cliente de un determinado banco o los potenciales usuarios puedan distinguirlas con claridad y sepan que en ese lugar se les va a proporcionar un servicio preferencial y personalizado.

La finalidad de la banca privada es ofrecer al usuario un producto que se adapte totalmente a sus necesidades.

Esta es la base del proceso de trabajo que comienza cuando la entidad bancaria de una persona observa que su poder adquisitivo ha aumentado considerablemente, en este momento le ofrece el servicio de banca privada a través de un primer contacto en el que se establecen las bases de este nuevo servicio personalizado.

Una vez que el cliente acepta utilizar los servicios de la banca privada se le asigna un asesor que realiza un estudio de su situación financiera.

A partir de aquí se establece un contacto directo y continuo en el que el usuario informa sobre sus objetivos y preferencias y el trabajador bancario le informa sobre las posibilidades reales que tiene de alcanzarlos.

Si las ideas del cliente son factibles se le aconseja sobre los pasos que debe seguir para obtener la rentabilidad, y si el asesor detecta que la estrategia del usuario no es la más adecuada, le ofrece diferentes alternativas que le lleven a reducir los riesgos y a acercarse a los beneficios.

El contacto y el control están presentes en todas las partes del proceso, de hecho el cliente puede llamar o escribir a su asesor en cualquier momento dentro del horario laboral.

Además, los bancos suelen organizar reuniones cada cierto tiempo para evaluar el estado de las finanzas del usuario y modificar la estrategia trazada si se observa que puede haber algún contratiempo.

Las entidades siempre buscan obtener un beneficio, por eso las operaciones que realizan con el capital de los clientes están enfocadas en la inversión en acciones y fondos.

Además, no es extraño que ofrezcan al usuario invertir en productos que ofrece el propio banco, de esta forma el dinero circula dentro de la propia entidad repercutiendo de forma positiva para la banca.

Aunque generalmente es la entidad quien se acerca al cliente, cualquier usuario puede solicitar los servicios de la banca privada, aunque será el propio banco el que después del análisis financiero que realice, decida si le ofrece este servicio o le recomienda otras opciones que se adapten a su poder adquisitivo.

Motivos para contratar estos servicios

Si el cliente que se hace con los servicios de la banca privada cumple con los requisitos que establece la entidad, puede disfrutar de importantes ventajas.

El trato personal y el asesoramiento continuo reducen los riesgos de cualquier movimiento de capital que realicen, y tienen acceso a una información exclusiva de la que no disfrutan el resto de usuarios. Además, todas las acciones que realice la banca están enfocadas en obtener rentabilidad.

Aunque invertir en productos del propio banco es una opción que interesa principalmente a la entidad, el cliente también obtiene un beneficio al jugar con uno de los factores de riesgo que adquiere la banca, que es la posibilidad de perderlos.

Si un cliente invierte en un depósito del banco y este no aporta el beneficio esperado, es probable que el usuario busque explicaciones o cambie de entidad, por eso la información que se le proporcione será precisa y detallada.

Otra ventaja que aporta la banca privada es la disposición de una tarjeta de crédito sin comisiones. Si un cliente habitual realiza una compra por un valor superior a los fondos que tiene en su cuenta, se le cargarán una serie de comisiones por recurrir al crédito de la tarjeta.

El usuario de la banca privada puede estar muy tranquilo en este aspecto, aunque es recomendable que contacte con el banco para clarificar las condiciones asociadas a su tarjeta de crédito.

Los bancos suelen otorgar a los usuarios de la banca privada un trato de clientes privilegiados, esta consideración se deja ver al ofrecer mejores condiciones en la concesión de créditos, descuentos en algunas compras o seguros médicos o el acceso a productos de forma totalmente gratuita.

Inconvenientes de la banca privada

La banca privada no deja de ser un servicio que ofrece una entidad financiera, y como ocurre con todos, también aporta una serie de desventajas que es conveniente evaluar.

En este caso el análisis sobre su contratación no es necesario que sea muy profundo, ya que el banco asume un cierto riesgo al ofrecer esta opción y solo la llevará a cabo si considera que el cliente puede hacer frente a todas las condiciones que ello supone.

No todos los usuarios pueden acceder a la banca privada, las ventajas que proporciona solo las disfrutarán los usuarios que cuenten con un capital mínimo de 30.000 euros.

Esto hace que la banca privada solo esté disponible para clientes solventes y que lleven varios años formando parte de la entidad.

Otro aspecto negativo son las comisiones a las que hay que hacer frente por beneficiarse de este servicio, aunque estas no suelen ser muy elevadas y generalmente se sitúan en el 1% trimestral.

Este porcentaje se realiza sobre la cantidad total de dinero de la que dispone el cliente. Normalmente, antes de ser beneficiario de la banca privada el banco suele pactar unas comisiones que se adaptan al poder adquisitivo del cliente.

El pago de estas comisiones está directamente ligado al uso de este servicio, aunque el banco puede ofrecerlo de forma gratuita y solo cobrar por las inversiones que se lleven a cabo.

Este procedimiento no suele ser habitual y solo lo hará con clientes que cumplan un determinado perfil.

Asociación Española de Banca Privada

La banca privada lleva operando durante varias décadas en España. El avance de los tiempos y los cambios políticos y sociales que se vivieron en el país motivaron la creación de la Asociación Española de Banca Privada (AEB).

Cualquier banco español o extranjero puede formar parte de esta sociedad, que tiene el objetivo de defender los intereses de las entidades que luego repercutirán en las aspiraciones de sus clientes.

Esta asociación surgió en el año 1977 bajo los preceptos de la ley 19/1977 que tenía como base la regulación del derecho de asociación sindical.

La AEB no ha dejado de crecer durante sus 42 años de existencia hasta el punto de que actualmente está formada por 80 bancos privados.

Funciones de esta sociedad

Para defender los intereses de sus asociados, la AEB lleva a cabo una serie de acciones basadas en el diálogo con empresas y administraciones españolas.

Además de tener contacto con políticos y altas esferas del estado, también tiene la capacidad de elaborar informes y posicionarse respecto a normativas y decisiones de los gobernantes que puedan afectar al sector bancario.

Otra de sus funciones es proporcionar el mejor servicio a sus asociados informándoles en todo momento del rumbo que toman organismos públicos como el Banco de España o la Administración Pública.

También tienen capacidad de influencia sobre los convenios colectivos que regulan las condiciones de los trabajadores de la banca.

El área jurídica es una de las más valoradas en la asociación ya que se encarga de estudiar todos los asuntos que puedan afectar a los intereses de los integrantes de la sociedad.

También tiene un gran valor el gabinete de comunicación, que publica de forma periódica comunicaciones relevantes sobre la actividad financiera del país.

Uno de los motivos que lleva a los asociados a formar parte de la AEB, es su labor de representación en la Federación Bancaria de la Unión Europea (FBE), tomando partido en sus decisiones y formando parte de los diferentes grupos de trabajo que se integran en ella. Además de esto, también realiza labores de enseñanza en materia bancaria.

El Cubo del Rubik es una gran idea de regalo para cualquier ocasión. Ahora puedes resolverlo en línea con el sitio web de solver.