Todos estamos expuestos a momentos de dificultad económica. Este tipo de situaciones son duras, y a veces no nos apetece compartirlas con personas cercanas para no pasar un mal rato, pero tenemos que reaccionar y buscar soluciones. Siempre hay una salida.

Las malas rachas económicas se pueden complicar sin que te des cuenta. Cuando se acumulan las pérdidas, el dinero desciende y puedes entrar en bancarrota.

Esta es una situación extrema que llega a ser muy dura, y lo mejor que puedes hacer es tomar cartas en el asunto. Aquí encontrarás algunas claves para recuperarte, aunque el proceso puede ser lento.

Tú siempre debes tener la última palabra y decidir a quién comunicar que estás en bancarrota. También puedes optar por llevarlo en silencio, pero es momento de activarse. El primer paso es aceptar este nuevo estado de tu economía y marcarte el objetivo de abandonarlo cuanto antes.

¿Qué es estar en bancarrota?

El término bancarrota es sinónimo de quiebra. Un negocio entra en bancarrota cuando el monto de las deudas es tan alto que no se pueden abonar con los beneficios, suponiendo el cierre y el final de la actividad.

Cuando sucede a nivel personal es porque hay una falta de recursos y ganancias que están hundiendo unas finanzas.

¿Cómo se puede salir de la bancarrota?

Aunque las circunstancias sean muy difíciles, no son imposibles de superar. Estar en bancarrota es haber tocado fondo, y el siguiente paso sólo puede ser salir adelante.

Aplicando estos consejos tarde o temprano podrás estabilizar tu situación.

  1. Haz cuentas y averigua exactamente lo que tienes
  2. Busca una forma de conseguir ingresos
  3. Utiliza productos como los minicréditos
  4. Debes tener paciencia para desarrollar tu plan
  5. Siempre debes buscar apoyo si es necesario

Haz cuentas y averigua exactamente lo que tienes  

Pararse a pensar es fundamental. Consulta tus cuentas y averigua cuánto dinero tienes sin contar las deudas y las obligaciones pendientes. Aunque la cantidad sea muy baja, úsala para afrontar los gastos básicos, y si puedes, para eliminar las deudas más pequeñas. Es necesario que hagas estos cálculos para comenzar tu plan, trabajando sobre cifras reales y objetivas.

Busca una forma de conseguir ingresos

Es imposible salir de esta situación sin ingresar dinero. Lo más conveniente sería encontrar un empleo, y si no dispones de tiempo puedes trabajar de forma online. El dinero que ganes impedirá que la situación empeore. Además, podrás usar una parte, aunque sea pequeña, para ir pagando algunas deudas y alejarte de la bancarrota de forma progresiva.

Utiliza productos como los mini créditos

Es muy difícil que una entidad financiera o una plataforma te concedan un préstamo si estás en una situación de bancarrota, por eso debes explorar otras opciones.

Un mini crédito puede ayudarte, se trata de un adelanto de cantidades bajas que oscilan entre los 50 y los 300 euros. La ventaja es que puedes devolverlo en menos de un mes.

Este pequeño impulso puede ayudarte a ir tapando agujeros y empezar a recuperarte, aunque antes de solicitarlo debes planificar tus gastos. Las fintech son el lugar más adecuado para pedir este adelanto.

Pero no olvides que debes cumplir y devolverlo en su momento. Si no lo haces, tendrás una nueva deuda y habrás empeorado tu situación.

Debes tener paciencia para desarrollar tu plan

De nada sirve engañarse. Estar en bancarrota es atravesar una situación muy difícil, necesitarás unos meses e incluso años para recuperarte, así que tómatelo con calma.

Si trazas el plan adecuado y lo ejecutas sin prisas verás los resultados. Es cierto que se puede perder todo rápidamente, pero dando los pasos correctos, los resultados llegarán sin que te des cuenta.

Siempre debes buscar apoyo si es necesario

Si la situación es extremadamente grave y ves que no puedes salir de ella, prueba a contar con alguien de confianza. Es complicado admitir que se está en bancarrota, pero si tienes a personas en tu círculo de amigos o en tu familia que te puedan ayudar, explica tu situación.

Esta ayuda no te generará una deuda, pero es un paso que debes dar únicamente si lo crees necesario. Tú tienes la última palabra.

La mejor forma de afrontar una bancarrota es evitándola. Estos consejos te ayudarán a salir de esa situación. Pero lo mejor es que tomes medidas antes de que llegue.

Si ves que tu economía no va por buen camino, traza un plan para enderezarla. Puedes hacerlo solo o contando con el apoyo de otras personas. Todos atravesamos malas rachas, pero siempre hay que evitar que vayan a peor.

Bancarrota, pasos para salir de ella
Bancarrota!