Funciones del Banco Central Europeo | Origen y Organización | CCLoan

taeLa institución monetaria más importante de la Unión Europea es el Banco Central Europeo, también conocido por las siglas BCE. Este organismo actúa como un banco central para todos los países de la zona euro, conformando el llamado Sistema Europeo de Bancos Centrales junto a las instituciones homólogas de los países europeos que no usan el euro.

Para entender de donde viene el B.C.E., es necesario remontarse hasta sus orígenes con el Instituto Monetario Europeo. El IME se fundó en 1994 con un objetivo muy claro: servir como elemento de transición de cara a la futura Unión Económica y Monetaria de la Eurozona, fortaleciendo las políticas monetarias y coordinando los distintos Bancos Centrales de cada país.

De este modo, para 1998 se establece con el tratado de Maastricht la formación del B.C.E. en el que participarían los once países o estados miembros de la UE en ese momento: Austria, Bélgica, Alemania, Francia, España, Irlanda, Italia, Finlandia, los Países Bajos, Portugal y Luxemburgo.

Contenido

¿Quién creó el Banco Central Europeo?.

¿Cuál es el papel del Banco Central Europeo?

¿Cómo funciona el Banco Central Europeo?

¿Qué es el BCE economía?

¿Cuál es la gestión de riesgos en el BCE?

La independencia del B.C.E.

¿Quién creó el Banco Central Europeo?

Durante el proceso de creación de este organismo, se prestó especial atención al hecho de que los distintos estados cumplieran las condiciones necesarias para el tránsito a la llamada moneda única, el euro.

Aunque el nuevo sistema fuera formalizado en 1999 con el cese de la independencia monetaria de los países firmantes, no fue hasta el 1 de enero de 2002 que el euro empezó a circular entre los ciudadanos.

Previamente al establecimiento práctico de la moneda, los distintos Jefes de Estado de cada país acordaron una lista de miembros para el nuevo Comité Ejecutivo del recién creado Banco Central Europeo bce.

Uno de los movimientos clave tras la creación del BCE fue el establecimiento de unos tipos de cambio centrales bilaterales del Sistema Monetario Europeo (SME) para las monedas de los estados miembros, que marcarían las pautas a la hora de determinar los tipos de conversión irrevocable del euro.

Tras el nombramiento del primer presidente del B.C.E. en la figura del holandés Wim Duisenberg (quien fue presidente del ya extinto IME), se han sucedido distintos nombres hasta llegar a Mario Draghi, que ostenta el cargo en la actualidad junto al economista español Luis de Guindos como Vicepresidente.

Es importante recordar que, desde la creación del BCE, nuevos miembros de la UE se fueron añadiendo a los once iniciales: Grecia en 2001, Eslovenia en 2007, la isla de Chipre y Malta en 2008, Eslovaquia en 2009, Estonia en 2011, Letonia en 2014 y finalmente Lituania en 2015. Actualmente, el Banco Central Europeo tiene su sede en Fráncfort (Alemania).

¿Qué países de la Unión Europea?

Estos son los países miembros de la Unión Europea. Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumanía y Suecia. Todos sujetos y directamente influenciados por las políticas del BCE.

¿Cuál es el papel del Banco Central Europeo?

BCEComo hemos mencionado anteriormente, el BCE forma un entramado junto a cada banco central en Europa que no utilice el euro, en lo que se conoce como SEBC o Sistema Europeo de Bancos Centrales.

Para coordinar y dirigir las políticas monetarias dentro y fuera de la eurozona, además de la figura del presidente existen distintos órganos rectores o de gobierno:

  • Consejo de Gobierno: se compone a su vez de miembros del Comité Ejecutivo junto con los encargados de cada banco central de la Eurozona. Se trata de la máxima instancia decisoria del Banco Central Europeo bce que define la política monetaria en la eurozona, fijando los tipos de interés al que los demás bancos pueden obtener dinero del BCE. Desde el año 2015, del Consejo se sabe que se reúne cada 6 semanas, publicando las actas a las cuatro semanas siguientes en la web oficial.
  • Comité Ejecutivo: es un organismo formado por Mario Draghi, el propio presidente del BCE junto con un vicepresidente y otros cuatro miembros, que deben ser nombrados por mutuo acuerdo entre los jefes de estado de los países europeos.
    El mandato no es renovable y expira a los ocho años. La principal función del Comité es la de aplicar la política monetaria, gestionando las operaciones del BCE cada día y dando instrucciones a los bancos centrales. Es responsable también de fijar las reuniones del Consejo de Gobierno.
  • Del Consejo General: lo compone Mario Draghi, el presidente del BCE junto al vicepresidente y los encargados de cada banco central en los países de la UE.
    Tiene un carácter de órgano transitorio, pues no todos los países europeos han adoptado el euro como su moneda, y se encarga por norma general de servir como apoyo para la consulta y coordinación entre los diferentes estados, en vistas a la expansión de la eurozona en el futuro.
  • Consejo de Supervisión: es un organismo compuesto por un presidente, un vicepresidente (elegido por el Comité Ejecutivo del BCE), cuatro representantes del BCE y también representantes de cada supervisor nacional.
    La función del consejo es la de servir como un órgano de debate y planificación a la hora de aplicar las tareas de supervisión propias del BCE. Se encarga también de las propuestas de proyectos de decisiones, siempre desde el procedimiento de no objeción.

¿Cuál es la función del Banco Central Europeo?

La principal aspiración del BCE es la de lograr la estabilidad en el mercado de la Eurozona controlando la inflación, de modo que esta no suba hasta niveles que puedan poner en riesgo el valor del euro como moneda.

Para el propio BCE y su Consejo de Gobierno, el límite de inflación aceptado se fija alrededor de un 2% (medido como Índice de Precios de Consumo Armonizado). Para llevar a cabo este objetivo, el B.C.E. realiza una serie de funciones clave:

  • Definir los tipos de interés a la hora de realizar préstamos dentro de los bancos que pertenecen a la Eurozona, manteniendo así el control sobre el mercado y los posibles cambios en la inflación.
  • Actuar como garante para que todos los estados miembros sean capaces de supervisar con efectividad los mercados e instituciones financieras, así como los sistemas de pago.
  • Gestionar las reservas de divisas dentro de la Eurozona, junto con la compra-venta de las mismas para establecer un equilibrio en los tipos de cambio.
  • Autorizar la creación y fabricación de las monedas y billetes de euro en todos los países miembros.
  • Una labor estadística, recopilando información de los agentes económicos y autoridades competentes junto a los demás bancos centrales para que el Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC) pueda ejercer con normalidad sus funciones.
  • Aportar estabilidad y servir como garantía de seguridad al sistema bancario europeo, contribuyendo a la efectividad de las políticas adoptadas en materia de supervisión de las entidades de crédito.
  • Evaluar los riesgos relacionados con la estabilidad del mercado y los precios, controlando siempre la evolución de estos a través del tiempo y tras la implantación de distintas medidas.
  • Realizar labores de cooperación a nivel europeo e internacional mediante el uso de distintas instituciones, organismos y foros, que tienen como objeto la promoción de las funciones asignadas al sistema de la eurozona.

Además de las funciones clave citadas anteriormente.

El BCE se caracteriza por su funcionamiento, que difiere en gran medida del de sus homólogos en otros países.

La liquidez en la zona euro se lleva a cabo a través de una serie de pujas a las que tienen acceso alrededor de 1500 bancos europeos para comprar contratos de reporto a corto plazo.

Es un método muy diferente al de países como los EE. UU, en el que su Reserva Federal se encarga de comprar los bonos del Tesoro nacional para controlar la liquidez de sus cuentas.

El método del Eurosistema cuenta con que los bancos que piden un préstamo tengan que devolverlo en un corto periodo, ajustando así las tasas de interés de forma regular, y haciendo que los bancos pujen nuevamente cuando los títulos de reporto vencen.

La economía puede así controlarse en cierto modo, ya que, al aumentar la disponibilidad de los títulos para la puja, se aumenta también la liquidez y viceversa.

La aprobación para participar en las pujas de títulos se concede si los bancos interesados son capaces de ofrecer pruebas de garantía a través de préstamos a otras entidades.

Dichos préstamos, aunque se dan en distintos valores de la banca, suelen hacer referencia a la compra de deuda pública en los estados de la Eurozona.

¿Qué es el BCE economía?

Si hablamos del funcionamiento del B.C.E., es necesario dejar un apartado especial para las reservas internacionales o exteriores. Estos depósitos de capital extranjero son controlados por todos los bancos centrales europeos y el propio B.C.E., y se componen de monedas de reserva.

Su principal función es la de servir como un indicador financiero al mostrar los recursos disponibles del país para hacer transacciones de carácter internacional con divisas reconocidas y fuertes. La cartera de reservas del B.C.E. aporta la liquidez necesaria para que esta institución sea capaz de realizar operaciones de divisas cuando así lo estime.

En el caso europeo, las carteras de reserva actuales tienen su origen en las transferencias de activo extranjero que proporcionaron los bancos centrales en su momento con la creación de la moneda única.

En las reservas internacionales del B.C.E. se incluyen las monedas de más peso internacional a la hora de realizar operaciones de divisas: el dólar estadounidense, el yuan renminbi chino, los yenes japoneses, el oro y los derechos especiales de giro.

Como el mercado no es estático, la composición de la cartera de reservas también cambia a medida que pasa el tiempo, pues siempre se producen variaciones en el valor de mercado de los activos y operaciones de divisas u oro.

Por otro lado, el B.C.E. también dispone de la denominada cartera de recursos propios, al igual que muchas otras entidades financieras.

Esta tiene como objetivo principal el proporcionar ingresos para que el organismo pueda controlar sus gastos de explotación mediante activos que se invierten denominados en euros para maximizar el rendimiento.

La cartera de recursos del BCE se compone de los importes mantenidos en el fondo general de reserva, la provisión frente al riesgo cambiario (incluyendo los tipos de interés y precio del oro) y la parte invertida del capital desembolsado del B.C.E.

¿Cuál es la gestión de riesgos en el BCE?

Tanto la cartera de reservas exteriores como los recursos propios deben estar supervisados y gestionados de un modo eficiente. De este modo, se facilitará la liquidez que dicte la política monetaria y se disminuirán los costes del mantenimiento para las reservas.

Si la exposición al riesgo de los activos invertidos se realiza con control, el BCE aumentará las posibilidades de conseguir sus objetivos financieros. Además de los riesgos de crédito, liquidez y mercado, existen otros ámbitos en los que el BCE debe mantener una vigilancia especial en su gestión:

  • La distribución estratégica de los activos
  • La medición y presentación de toda la información sobre el rendimiento y las exposiciones al riesgo.
  • La conformidad
  • La determinación de límites para los riesgos en el mercado y en el crédito.

Con motivo de evitar un posible conflicto de intereses, los riesgos financieros producidos por la gestión de la cartera del BCE son analizados por un departamento especial, la División de Gestión de Riesgos. Este equipo de profesionales, tras elaborar su informe, lo comparte directamente con los miembros del Comité Ejecutivo.

La independencia del B.C.E.

Una cualidad fundamental de cara al Banco Central Europeo es su independencia. Por ley, las distintas instituciones y gobiernos de los estados que pertenecen a la Unión Europea deben respetar la independencia del BCE.

Esta característica hace que el B.C.E. tenga que presentar siempre los informes anuales ante distintos organismos de la UE: la Comisión Europea, el Parlamento Europeo, el Consejo Europeo y el Consejo de la Unión Europea. El parlamento emite también su opinión sobre los candidatos que opten a la Junta Directiva a través de una consulta.

En materia financiera, la independencia del BCE hace hincapié en que este sea capaz de desempeñar sus funciones de forma autosuficiente con un presupuesto propio.

Por consiguiente, las funciones y mecanismos financieros del Banco Central Europeo permanecen separados de los de la Unión Europea, y mantienen su independencia gracias al capital aportado y suscrito por los bancos centrales de los países miembros.