CCLoan.es | Las Entidades Hipotecarias Contra Tus Bienes ✔

Un banco hipotecario es una entidad que puede concederte un crédito o un préstamo si tienes un bien inmobiliario que respalde la operación.

Antes de conceder un adelanto de dinero las entidades bancarias analizan la situación económica del solicitante para minimizar el riesgo de pérdidas, pero si cuentas con una propiedad a modo de aval el banco tiene la tranquilidad que necesita para conceder el producto financiero.

Nunca se sabe cuándo puedes necesitar financiación para iniciar un proyecto ilusionante o comprar un vehículo que necesites para el trabajo o tu vida personal.

Todos sabemos que existe la opción de pedir un minicrédito o un préstamo rápido que llegaría a tu cuenta en pocos minutos, pero las cantidades de estos productos financieros suelen ser muy bajas, por eso debes valorar la opción de recurrir a una entidad bancaria hipotecaria.

Tabla de Contenido

¿Cómo funciona el banco hipotecario?

¿Cuáles son las características del banco hipotecario?

¿Dónde puedo encontrar toda la información?

¿Es posible conseguir un préstamo hipotecario sin comisiones?

¿Asumo un riesgo al contratar una hipoteca variable?

Un punto intermedio acordado con el banco hipotecario.

¿Cómo puedo contactar con un banco hipotecario?

¿Es complicado ser cliente de un banco extranjero?

Un banco hipotecario es una entidad que puede concederte un crédito o un préstamo si tienes un bien inmobiliario que respalde la operación.

Antes de conceder un adelanto de dinero las entidades bancarias analizan la situación económica del solicitante para minimizar el riesgo de pérdidas, pero si cuentas con una propiedad a modo de aval el banco tiene la tranquilidad que necesita para conceder el producto financiero.

Nunca se sabe cuándo puedes necesitar financiación para iniciar un proyecto ilusionante o comprar un vehículo que necesites para el trabajo o tu vida personal. Todos sabemos que existe la opción de pedir un minicrédito o un préstamo rápido que llegaría a tu cuenta en pocos minutos, pero las cantidades de estos productos financieros suelen ser muy bajas, por eso debes valorar la opción de recurrir a un banco hipotecario.

Esta entidad tiene capacidad para conceder créditos y préstamos con garantía hipotecaria. La operación consiste en que utilices un bien inmueble de tu propiedad a modo de aval para que el banco tenga la garantía de que no va a tener pérdidas en caso de que no cumplas con la devolución del préstamo. Esta operación es muy común, tanto que durante un siglo ha estado operando el banco hipotecario de España, una institución que dejó de existir durante la década de los 90.

Si quieres saber cómo utilizar tus bienes para obtener un préstamo de altas cantidades, entender cuál es la forma de actuar del banco hipotecario, sus características y todas las posibilidades que se te abren y contar con información suficiente para decidir con claridad, quédate en este artículo.

¿Cómo funciona el banco hipotecario?

bancos hipotecarios

La naturaleza de esta entidad es conceder créditos o préstamos con una garantía hipotecaria. Este tipo de bancos tienen una larga trayectoria y llevan operando durante siglos y su objetivo es aumentar la producción emitiendo productos financieros que suponen un adelanto de dinero protegido por una propiedad del beneficiario.

El banco hipotecario actúa emitiendo cédulas hipotecarias que son títulos que emite una entidad y que sirven para reconocer una obligación de pago que tiene como respaldo una propiedad del deudor. También crea bonos de ahorro y depósitos de ahorro que tienen el objetivo de conseguir liquidez.

Hoy en día el banco hipotecario ha dejado de actuar, pero los bancos comerciales han tomado el relevo y se encargan de realizar estas funciones, de hecho algunas entidades muy potentes han absorbido a este tipo de bancos con la idea de aumentar su oferta y crecer sumando usuarios a su cartera de clientes.

¿Cuáles son las características del banco hipotecario?

A simple vista puede parecer que el banco hipotecario funciona de una forma muy similar a las entidades convencionales, pero sus rasgos indican que en ocasiones no tienen nada que ver. En primer lugar porque el objetivo de la entidad hipotecaria es conceder créditos para construir, reformar o ampliar un bien inmueble que puede ser una vivienda e incluso un solar, no existen distinciones.

También acogen depósitos de participaciones de préstamos hipotecarios creando cuentas especiales y realizan todas las operaciones con una garantía que las respalda. Otro aspecto que les diferencia es que son capaces de conseguir préstamos que proceden del extranjero e incluso actúan como intermediarios de crédito entre los obtenidos con moneda extranjera y nacional.

Además, están en disposición de emitir obligaciones y realizar inversiones en activos que generen beneficios a corto plazo. No debes olvidar que se trata de una entidad que tiene como objetivo obtener un beneficio económico y que debes cumplir los acuerdos establecidos, de lo contrario corres el riesgo de perder una propiedad de gran valor.

¿Dónde puedo encontrar toda la información?

Actualmente todas las entidades tienen una página web que describe cuál es su origen, su forma de actuar y sus mejores ofertas. No existe una página del banco hipotecario como tal porque esta institución ya desapareció, pero sí existe la opción de contactar con los bancos tradicionales o preguntar a la entidad en la que tienes ubicadas tus cuentas si ofrecen este servicio.

¿Es posible conseguir un préstamo hipotecario sin comisiones?

Una hipoteca es un préstamo que permite financiar la compra de una vivienda. Es una de las formas de financiación más habituales en España, la ofrecen todos los bancos y saben que unas buenas condiciones son una fuente segura de clientes.

Con el elevado precio del mercado inmobiliario comprar una casa de una sola vez es prácticamente imposible y solo a través de este tipo de préstamos se puede realizar la inversión.

Todos sabemos que a los bancos no les gusta correr ningún tipo de riesgo y por eso antes de conceder cualquier adelanto piden documentos como la nómina, el contrato de trabajo o la declaración de la renta, pero esta situación no se produce con las hipotecas ya que la entidad utiliza la vivienda financiada como garantía en caso de que no cumplas con la devolución del préstamo.

En el préstamo hipotecario la entidad adelanta el dinero de tu vivienda y tú lo devuelves mes a mes por medio de cuotas que llevan incluidos unos intereses que suponen un beneficio para el banco, pero este producto lleva incluidos una serie de gastos extra que inflan la operación como el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados o las tasas notariales.

La comisión que establecen los bancos es la de apertura, que se fija por el simple hecho de iniciar la operación. También puede que tengas que hacer frente a los intereses de demora, pero esto solo sucederá si te retrasas en el pago de las cuotas.

El hecho de que exista una fuerte competencia siempre es una ventaja para el cliente de una entidad, esto ha provocado que algunos bancos puedan conceder una hipoteca sin comisiones en la que desaparece la de apertura. Normalmente esta oferta la publican las entidades que llevan poco tiempo operando y quieren aumentar su cartera de clientes.

El auge de las plataformas digitales ha beneficiado al consumidor, el hecho de que estas webs hayan quitado clientes a las entidades bancarias ha provocado que estas sean más flexibles en sus condiciones para conceder créditos o préstamos hipotecarios. Muchas entidades están cambiando su forma de operar y han creado una banca online y unas aplicaciones muy potentes, pero sobre todo han lanzado ofertas que permiten al usuario obtener un producto muy interesante con un coste muy bajo y reduciendo el papeleo que tenían que presentar hace años.

¿Asumo un riesgo al contratar una hipoteca variable?

Un producto muy habitual que ofrecen los bancos es la hipoteca variable, se trata de un préstamo hipotecario en el que el importe de las cuotas mensuales varía según indicadores como el Euribor, que se trata de un índice de referencia que se publica diariamente y que establece la media del tipo de interés que fijan los bancos europeos en los préstamos a corto plazo que conceden.

El tipo de interés de las hipotecas variables está formado por el valor del Euribor más un diferencial fijo. Normalmente los bancos suelen actualizar el tipo de interés cada seis meses en función del valor establecido por el Euribor, esto hace que durante este tiempo se pague la misma cuota mensual, pero una vez que pasa este periodo su importe puede subir o bajar, por este motivo este préstamo recibe el nombre de hipoteca variable.

Las hipotecas fijas representan un caso totalmente contrario, el tipo de interés es el mismo durante el tiempo de vigencia del préstamo, y esta cifra no está sujeta a ningún tipo de índice. La gran ventaja de esta modalidad de préstamo hipotecario es que te aporta una tranquilidad única y no es necesario que cada cierto tiempo tengas que leer los suplementos económicos de color salmón de los diarios o vivir con la tensión de no saber si tu banco te va a dar una alegría con la bajada de la cuota o un enfado por la subida de la misma.

Un punto intermedio acordado con el banco hipotecario

Puede ocurrir que no te convenzan ni las hipotecas fijas ni las variables y en estos casos el banco hipotecario te da la oportunidad de contratar una hipoteca mixta. Este tipo de préstamos combinan el funcionamiento de las dos anteriores. Sus condiciones varían según el periodo de vigencia del préstamo.

Un caso muy usual es que en una hipoteca de 30 años durante los primeros 10 se pague una cuota fija y durante los 20 restantes se aplique un tipo de interés variable tomando al Euribor como referencia.

Aunque antes de contratar este préstamo, es recomendable que hables con tu banco hipotecario, resuelvas todas las cuestiones y leas con detenimiento la letra pequeña del contrato para evitar que una subida te obligue a hacer un esfuerzo mensual. También es conveniente que analices tu situación económica antes de realizar cualquier contratación.

¿Cómo puedo contactar con un banco hipotecario?

La información es un aspecto fundamental con el que hay que contar antes de realizar cualquier contratación de un producto financiero. Si te estás planteando obtener un dinero utilizando como garantía una de tus propiedades lo más conveniente es que contactes con tu banco habitual para ver si te puede ofrecer este servicio y bajo qué condiciones para que puedas valorar si te conviene o es mejor estudiar otras opciones.

Si la respuesta de tu banco no te convence lo mejor es que recurras a internet. Un gran número de bancos hipotecarios, algunos de ellos de origen latinoamericano, han comprendido que la red es un buen nicho para conseguir clientes y tienen unas webs muy actualizadas donde explican todas las condiciones de sus préstamos y ofrecen un servicio de atención al cliente que trabaja de forma efectiva para resolver cualquier duda que pueda surgir.

Muchas de estas entidades carecen de sucursales físicas y operan directamente en la red. Este tipo de banco hipotecario te ofrece la posibilidad de contratar préstamos y realizar pagos con tarjetas de crédito o de débito que te envían al buzón de tu domicilio junto con una carta donde te explican la forma de utilizarlas y las limitaciones que tienen, aunque si has contratado una de crédito no debes olvidar que tienes que llevar un control de gasto ya que las compras que realices no se cargarán en tu cuenta hasta el mes siguiente.

Otra de las posibilidades que te ofrecen es invertir en productos de renta fija y variable, también puedes realizar transferencias, consultar tu saldo y últimos movimientos a través de una aplicación o domiciliar la nómina y utilizar la cuenta creada para pagar impuestos.

Si decides operar con un banco hipotecario es muy probable que tengas que realizar operaciones de compra y venta en una moneda distinta al euro, en este caso es necesario que compares el valor de ambas divisas y analices si la operación te resulta rentable. Lo mismo ocurre si quieres abrir una cuenta de ahorro introduciendo dólares en lugar de euros.

¿Es complicado ser cliente de un banco extranjero?

Con internet los trámites y la burocracia han dejado de ser un problema. Ser cliente de un banco hipotecario nacional o de uno extranjero es muy sencillo, tan solo es necesario registrarse en la web y responder un test online que incluye una serie de cuestiones para evaluar tu situación financiera.

También es necesario que aportes una serie de datos personales como el Documento Nacional de Identidad (DNI) y leas y aceptes los términos y condiciones. Es indispensable que tengas en cuenta este paso y confirmes una vez que hayas evaluado todo lo que aparece en este acuerdo para evitar problemas. Finalmente debes crear un usuario y una contraseña, aportar tu número de teléfono y correo electrónico y empezar a operar.

Resumen final: Los bancos hipotecarios son entidades que conceden adelantos de dinero a cambio de que dejes un bien inmueble de tu propiedad como garantía. Esta oferta es muy interesante para obtener financiación y aunque este tipo de bancos no operan con la intensidad de hace años, tienes la opción de contactar con tu entidad o buscar este servicio en bancos que operen de forma online.