Desde que el pasado 14 de marzo se decretó la cuarentena hemos visto cómo el parón se iba alargando. En principio iban a ser dos semanas, pero llevamos seis y como mínimo habrá dos más. El frenazo que está sufriendo la actividad económica trae consecuencias como la caída del PIB.

El primer semestre de este año no va a ser positivo para las cuentas estatales. Algunas entidades financieras con experiencia en el sector vaticinan una importante caída del PIB. En este artículo te explicamos qué significa esta bajada y las consecuencias que tendrá.

El coronavirus va a dejar una crisis económica que no se esperaba a principios de año. La caída del PIB indica que los próximos meses serán complicados y habrá personas y empresas que atraviesen dificultades económicas. Lo único que queda es esperar a que la economía se recupere en los últimos meses de 2020 y en 2021.

¿Qué significa que haya una caída del PIB?

Las siglas PIB corresponden al concepto Producto Interior Bruto. Se trata de un indicador económico que mide la riqueza que puede producir un país durante un determinado periodo de tiempo. Generalmente señala el valor de todos los bienes y servicios que genera el Estado en un año. Un descenso del Producto Interior Bruto significa que España pierde potencial económico y poder adquisitivo.

Un informe técnico del banco BBVA indica que habrá una caída del PIB del 8%. Esta bajada se producirá por el freno a la producción que ha provocado el confinamiento.

Además, explica que cuanto más dure la cuarentena, más lenta será la salida de la crisis. Este informe, al igual que otros, está cargado de incertidumbre porque desgraciadamente no se sabe cuándo se detendrá definitivamente al coronavirus.

¿Qué consecuencias tiene esta caída del PIB?

El principal efecto de la caída del PIB al 8% es que habrá una recesión económica. Además, un aspecto negativo es que esta situación afectará a las economías domésticas. Estas son las consecuencias que indica el informe del BBVA:

  1. Importante aumento del desempleo
  2. Aumento de la deuda pública
  3. Una recuperación lenta
  4. Daño en sectores esenciales
  5. Peligro de mayor caída del PIB

1.      Importante aumento del desempleo

Este es el principal efecto de todas las crisis económicas. El informe de BBVA indica que a la caída del PIB le seguirá una destrucción de casi 1 millón de puestos de trabajo en 2020. Esto elevaría la tasa de paro a más del 20% y la recuperación progresiva del empleo no llegaría hasta el próximo año.

2.      Aumento de la deuda pública

La crisis de 2008 provocó que la deuda pública de España llegara a un porcentaje muy alto. Las consecuencias económicas de la propagación del Covid-19 harán que esta deuda suba al 120%, una cifra muy preocupante para las finanzas de cualquier estado.

3.      Una recuperación lenta

Este parón económico y laboral está siendo devastador para un gran número de personas y empresas. Hay negocios que han tenido que cerrar y empleados que ya forman parte de las listas del paro.

Este hecho sumado a la caída del PIB, obliga a hacer una restructuración y a poner en marcha de nuevo la actividad económica, pero todo esto va a ser muy lento.

A día de hoy no se sabe exactamente cuándo terminará el confinamiento. Tampoco está clara la fecha en la que todos los sectores volverán al rendimiento de finales del 2019 y principios del 2020. Todo apunta a que la recuperación empezará a notarse en 2021.

4.      Daño en sectores esenciales

Hay sectores que ayudan a mejorar el Producto Interior Bruto, y frenar su actividad en seco provoca que haya una caída del PIB. El caso más destacado es el del turismo, pues los ingresos que genera suponen casi el 15% del PIB, y en 2020 su aportación será mucho más baja.

También hay que tener en cuenta que no todos los sectores se van a recuperar al mismo ritmo. Algunos ofrecen productos que se pueden consumir desde el domicilio.

Otra opción es adaptar la producción al teletrabajo, aunque algunas actividades se tienen que realizar de forma presencial, y estas sufrirán más la crisis.

5.      Peligro de mayor caída del PIB

Una caída del PIB del 8% es un dato muy negativo, pero el problema es que podría empeorar si se alarga el confinamiento. Cuanto más tiempo esté parada la economía, se moverán menos recursos y la contracción será mayor. El informe del BBVA no descarta que la caída del Producto Interior Bruto llegue al 12%.

La economía española atraviesa una situación complicada y tardará en volver al nivel de crecimiento que tenía antes de la expansión del coronavirus.

La caída del PIB es un dato muy negativo. De momento solo puedes proteger tus finanzas personales y esperar a que la pandemia esté totalmente controlada, la recuperación llegará aunque sea lenta.