¿Cómo saber si estoy en una lista de morosos?

Las listas de morosos, temidos registros automatizados en el que aparecen reflejados todos los datos de personas físicas o jurídicas que tienen una deuda con una entidad determinada.

Se trata de un fichero de consultas para que los bancos y las empresas puedan revisar si un potencial cliente tiene algún pago pendiente.

Si apareces en una lista de morosos eso te genera importantes consecuencias que se manifiestan en el momento de solicitar un préstamo o al contratar determinados productos o servicios con entidades bancarias o con empresas adscritas a las diferentes listas de morosos que hay en España.

Referencia Rápida al Contenido

¿Motivos que te pueden llevar a un listado de morosos?

¿Acaso existen otras razones que determinan la aparición en las listas de morosos?

LISTADO DE MOROSOS

¿Cuáles son los pasos para salir de una lista de morosos?

¿Cómo saber si estoy en una lista de morosos?

¿Cómo saber si estoy en más de una lista de morosos?

¿Cuántos ficheros de morosos existen en España?

  1. ASNEF.
  2. RAI.
  3. CIRBE.

¿Cuál es el marco legal que rodea las listas de morosos?

¿Pueden terceros revisar las listas de morosos?

¿Desde cuán hacienda pública las listas de morosos?

¿Qué hay con ley de protección de datos?

¿Motivos que te pueden llevar a un listado de morosos?

El principal motivo para ingresar en una lista de morosos es tener una deuda dineraria cierta, líquida, vencida y exigible, es decir, el impago de una factura, crédito, cuota por un servicio, etc. Si esto ocurre, la entidad con la que se tiene contraída una obligación de pago puede incluir el nombre del deudor en una de estas listas.

La normativa vigente en materia de protección de datos personales establece cómo debe ser la notificación a la hora de incluir a una persona en uno de estos ficheros.

Una persona que va a ser incluida en una de estas listas debe recibir un requerimiento de pago por parte del acreedor, si se mantiene el impago y la persona es incluida en una lista de morosos, el propio fichero debe notificar al deudor de que sus datos han sido registrados por los acreedores en un plazo de 30 días.

Además de las deudas, existen otros motivos que llevan a las personas a formar parte de estas listas, aun así, la administración tiene la obligación de proteger el contenido de este fichero en base a la ley de protección de datos.

Es imprescindible evitar cualquier tipo de filtración o que se utilice la información que aparece en estas listas a modo de presión sobre el deudor o como forma de chantaje entre una persona y una entidad.

Uno de los factores que se tienen que cumplir para que una persona entre en la lista es asegurar que el presunto deudor es consciente de que debe una cantidad de dinero.

Aunque este punto ha generado cierta división de opiniones, porque no se exige comprobar que el destinatario ha recibido la notificación, simplemente con enviar la carta correspondiente se da el trámite por cumplido.

Esta situación ha llevado a que se produzcan determinados casos en los que el receptor no es consciente de que ha sido incluido en estas listas porque cuando se envió la carta estaba pasando una temporada fuera de su domicilio o se ha producido algún error en la dirección de entrega.

En otros casos esta situación ha beneficiado al deudor, que al saber que tiene una obligación de pago sin cumplir decide ignorar la notificación y asegurar que nunca ha llegado para solicitar que desaparezca su nombre de las listas de morosos.

Hoy en día y a pesar de estos casos, no se tiene constancia de que se vaya a cambiar este procedimiento del que cada vez se duda más.

¿Acaso existen otras razones que determinan la aparición en las listas de morosos?

LISTADO DE MOROSOS

El personal que se encarga de la gestión de estos ficheros debe analizar el origen de estas deudas para evaluar si cumplen con todas las garantías legales.

Si existen dudas sobre su origen, el supuesto deudor tiene derecho a emitir una reclamación que dé como resultado la eliminación provisional de su nombre en el registro.

Todo esto producirá la apertura de un proceso en el que se busque una prueba concluyente que determine el origen de la deuda, los resultados de esta investigación determinarán si ese nombre es borrado definitivamente del fichero o se vuelve a restituir. 

El deudor también debe tener en cuenta que su aparición en una de estas listas no es repentina, los gestores de estos registros tienen la obligación de revisar pormenorizadamente todos los requisitos que se tienen que cumplir.

Además, este proceso se debe realizar de forma rigurosa y confidencial para evitar cualquier tipo de reclamación.

¿Cuáles son los pasos para salir de una lista de morosos?

Aparecer en una lista de morosos sin una causa justificada es una situación improbable y excepcional.

Siempre que se registra un nombre se revisa el caso tomando todas las precauciones, aunque en ocasiones se producen errores documentales que desembocan en un registro que no se tiene que producir. 

En estos casos el presunto deudor tiene la posibilidad de recurrir presentando pruebas concluyentes que indiquen que ese nombre no tiene que aparecer. Si el recurso es admitido, la identidad de la persona física o jurídica deberá desaparecer de forma inmediata.

¿Cómo saber si estoy en una lista de morosos?

La forma más sencilla es preguntando por la situación. El propio deudor puede consultarlo cada vez que lo necesite por medio de una solicitud que envía a la entidad responsable del Fichero de morosos.

Para completar este requerimiento, debe adjuntar una copia del Documento Nacional de Identidad (DNI o NIF), el pasaporte o el documento identificativo equivalente.

Cualquier usuario tiene derecho a entrar en estas listas las veces que lo desee y comprobar si su nombre aparece en ellas.

Actualmente este proceso es muy rápido debido a la digitalización de estos registros, que permiten realizar la solicitud y adjuntar los documentos de forma online y en pocos minutos. Además, este proceso es totalmente gratuito.

¿Cómo saber si estoy en más de una lista de morosos?

En ocasiones un mismo nombre aparece en varias listas de morosos. Se trata de una situación excepcional que tiene una solución sencilla, saldar la deuda.

Una vez que se cumpla con la obligación correspondiente la identidad debe ser borrada automáticamente de todos los registros en los que aparece.

Una vez que se haya notificado esta eliminación, es recomendable que el afectado revise estas listas para asegurarse de que ya no forma parte de ellas. También es conveniente consultar estos registros si se produce una situación tensa o de malentendido entre una persona y una empresa por el pago de una factura.

¿Cuántos ficheros de morosos existen en España?

Actualmente existen tres registros oficiales. Cada uno tiene sus registros propios y procesos que permiten consultar a las personas que están incluidas en una lista de morosos como consecuencia del impago de sus deudas.

1.    ASNEF

La Asociación Nacional de Establecimientos Financieros Es el principal y el más conocido de todos. Para consultar si se pertenece a este registro tan solo es necesario presentar el Documento Nacional de Identidad, el código postal y toda la documentación que sirva para aportar datos relacionados con la deuda.

2.    RAI

Corresponde a las siglas de Registro de Aceptaciones Impagadas. Este fichero destaca por contener una gran cantidad de información sobre las deudas contraídas por las empresas. Para que una entidad sepa si está incluida en él, tiene que presentar su Código de Identificación Fiscal (CIF) y rellenar un formulario.

3.    CIRBE

Su nombre procede de la abreviatura de Central de Información de Riesgos, la información que contiene trata sobre préstamos, garantías o avales.

No está considerado un registro de morosos como tal, su cometido es evaluar los riesgos económicos que conllevaría llegar a algún tipo de acuerdo con una persona o entidad. Para acceder a esta central, es imprescindible presentar el DNI y rellenar el formulario correspondiente.

Una vez que se envían todos los datos exigidos y se realiza formalmente la solicitud de acceso, se abre un plazo de un mes para que el usuario pueda desplazarse a la oficina de estos organismos y pueda saber el resultado de su consulta. Otra opción es solicitar que le sean enviados a su domicilio por correo certificado.

¿Cuál es el marco legal que rodea las listas de morosos?

LISTADO DE MOROSOS

La gran mayoría de las normas se centran en el ASNEF, el motivo es que es el listado de morosos más conocido y consultado.

La gran mayoría de los bancos y entidades lo tienen en cuenta y recurren a él periódicamente cuando tienen que firmar la concesión de determinados productos como los créditos a nuevos clientes sobre los que no se tienen datos.

Los socios más habituales del ASNEF son las entidades financieras, las empresas de telecomunicaciones, aseguradoras, entidades bancarias u operadoras de seguros. Los pequeños empresarios también pueden asociarse a estas listas, aunque no es una situación habitual.

Estos ficheros deben acogerse a las normativas pertinentes de protección de datos, ya que en su interior aparece información económica y personal sobre sus integrantes.

Para blindar estos datos se ha creado una medida que corresponde al Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) de la Unión Europea. Esta regulación abre un nuevo concepto que tiene la función de proteger los datos digitales de índole financiera y personal que circulan por la red.

¿Pueden terceros revisar las listas de morosos?

La única persona que puede consultar una lista de morosos es ella misma, ningún tercero puede consultar un nombre que no sea el suyo, aunque las empresas asociadas sí pueden acceder a estos datos.

Las entidades asociadas pagan mes a mes una tarifa que les permite acceder a estos ficheros para saber quién figura en ellos, con qué entidad tiene contraída la deuda y a cuánto asciende la misma.

¿Desde cuán hacienda pública las listas de morosos?

Desde hace cuatro años la Agencia Tributaria publica determinados listados de morosos en los que figuran las personalidades más relevantes que tienen contraída una deuda con hacienda.

Cada vez que uno de estos registros se hace público los medios de comunicación detallan los nombres de algunos de sus integrantes.

Cantantes, futbolistas, clubes deportivos o grandes empresas suelen aparecer en estas listas con deudas que en ocasiones superan el millón de euros. Esta medida se debe al sistema antifraude de la propia Agencia Tributaria.

Además, se utiliza de modo ejemplarizante ya que el contribuyente puede ver cómo los organismos del Estado están pendientes de la situación de cada uno de ellos y con toda seguridad detectan la existencia de algún tipo de deuda que esté sin abonar.

¿Qué hay con ley de protección de datos?

La inclusión de internet en el sector económico ha traído importantes ventajas para la banca y los usuarios, pero su efectividad se ha puesto en duda en materia de protección de datos.

Se han producido casos en los que piratas informáticos han hackeado una página saltando todos los límites de seguridad y accediendo a su contenido, y sobre todo, los nombres de las personas que tenían contraída una deuda han permanecido en la red aunque esta obligación hubiera quedado saldada.

Aparecer en un fichero de morosos sin cumplir los requisitos establecidos o habiendo pagado la deuda atenta contra el derecho al honor, la intimidad y la propia imagen, además de establecer algunas dificultades a los afectados que se manifiestan cuando tienen que pedir un préstamo o solicitar la financiación de algún producto.

Este contexto provocó que el 25 de mayo de 2018 se aplicara el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD).

Se trata de una normativa promovida por la Unión Europea que tiene el objetivo de proteger los datos de las personas físicas.

Esto implica que cualquier empresa de la Unión Europea que lleve a cabo sus actividades dentro de las fronteras del continente deberá cumplir con esta normativa, de lo contrario corre el riesgo de asumir sanciones que pueden ser superiores a los 20 millones de euros.

Esta norma obliga a que el acceso a los datos se realice con total precisión, sobre todo si es una empresa asociada quien realiza esta solicitud. Hay que tener en cuenta que, aunque la empresa esté registrada cumple el mismo papel que el de un tercero.

Otro factor con el que hay que contar es que las deudas prescriben una vez que pasan seis años desde su emisión, por lo que una vez transcurrido ese periodo de tiempo la identidad sobre la que recae la deuda debe ser borrada del fichero.

Uno de los inconvenientes del desarrollo tecnológico es que toda la información que se publica en la red deja un rastro que es imposible de borrar, por este motivo es fundamental que los datos estén bien protegidos. Si se comete un fallo en esta materia se puede estar incurriendo en un delito.

Primer préstamo sin Interés