¿Qué es la cláusula suelo y cómo afecta a tu economía? – CCLoan.es

Una definición simplificada del término hipoteca sería el de un préstamo que conceden las entidades financieras para poder adquirir un bien inmueble que tiene un precio inaccesible para el interesado. Como ocurre con cualquier adelanto que concede un banco, su devolución se debe realizar en un plazo previamente pactado junto a unos intereses con los que la entidad obtendrá una ganancia.

Mantener estos intereses es fundamental para que la operación le resulte rentable al banco y para ello se vale de la cláusula suelo, también conocida como cláusula túnel, que es una condición de la entidad que impide a los prestatarios beneficiarse de las bajadas que experimenta el Euribor. Este índice indica cuál es el tipo de interés que establecen los bancos a los préstamos a corto plazo, una caída de este indicador reduciría la cuantía de la cuota mensual que tiene que abonar el beneficiario de la hipoteca.  

Contenido

¿Cuáles son las características y cambios en la cláusula suelo?

¿Cómo ayuda la ley en la cláusula suelo?

Segunda sentencia para devolver el dinero.

Tercera sentencia para reparar todos los daños.

¿Qué factores anulan una cláusula suelo?.

El blindaje en el Real Decreto Ley 1/2017.

El factor del Euribor.

¿Cuándo actúa el Euribor?.

¿Cuáles son las características y cambios en la cláusula suelo?

clausula sueloLa cláusula suelo tiene que aparecer en los contratos hipotecarios estableciendo un límite a la aplicación del interés variable, que es aquel que experimenta variaciones a lo largo del tiempo. Estas alteraciones afectan a la rentabilidad de activos como los ahorros o el coste de las hipotecas.

Esta condición es legal, aunque el tribunal de justicia ha ilegalizado algunas cláusulas suelo abusivas por exigir pagos muy altos o por la falta de transparencia que ha habido en las explicaciones que han dado los bancos a sus clientes, provocando que estos firmaran unas condiciones que iban en contra de sus intereses.

Estos casos han ocasionado que las entidades bancarias estén obligadas a explicar el proceso con todo detalle especificando todas las condiciones del préstamo hipotecario. Otra medida que han tenido que asumir los bancos es el establecimiento de una cláusula techo por medio de la cual el beneficiario pague el interés máximo que se haya establecido en el contrato, a pesar de que se produzca una subida del Euribor.

Puede ocurrir que la cláusula suelo no resulte beneficiosa para el hipotecado. En este caso se puede negociar con el banco la eliminación de la misma aunque la entidad puede negarse a hacerlo, entonces la única salida será cambiar de banco, pero esto puede suponer una penalización para el prestatario.

¿Cómo ayuda la ley en la cláusula suelo?

Esta cláusula ha estado en el centro de la polémica durante los últimos años. En España ha provocado la intervención del Tribunal Supremo en colaboración con el Tribunal de Justica de la Unión Europea, incrementando considerablemente la actividad en los juzgados debido al gran número de expedientes que han tenido que resolver.

¿Cuáles son las Jurisprudencias sobre esta condición?

Esta condición bancaria se ha visto afectada por tres sentencias del supremo. La primera de ellas tuvo lugar en mayo de 2013, concretamente en la sentencia “STS 241/2013 de 9-5, rec 485/2012”, que debido a las reclamaciones de cientos de afectados declaró nulas las cláusulas suelo que aparecían en los contratos que habían emitido las entidades financieras.

En la sentencia del 9 de mayo de 2013 el Tribunal Supremo solo admitió como válidas las cláusulas que cumplían con los requisitos de transparencia exigidos en los contratos, anulando aquellas que no los cumplían o que no se adaptaban a esta condición. El TS tampoco admitió aquellas cláusulas que tuvieron un proceso transparente que se realizó de forma aislada.

Otra de las medidas que adoptó el alto tribunal fue la obligación de informar a los prestatarios de que cuando el Euribor bajaba a ciertos niveles los préstamos pasaban a tener unos intereses fijos que solo variaban en caso de que hubiera una subida, sin producir un beneficio para el prestatario en caso de descenso.

Esta norma se estableció para que los consumidores estuvieran al corriente de todos los compromisos que adquirían en el momento de acceder al préstamo hipotecario. El objetivo fue dotar al proceso de una mayor transparencia ya que el desconocimiento provocó importantes daños en la economía de muchos beneficiarios, que llenaron las calles de las grandes ciudades españolas a través de manifestaciones en las que reclamaban una información clara y precisa por parte de los bancos.

Otra medida que tomó el Tribunal fue obligar a los bancos a informar de forma transparente de todos los aspectos inherentes al contrato hipotecario, aunque estos no tuvieran nada que ver con las cláusulas suelo.

En líneas generales la intervención del TS fue del agrado de los consumidores, aunque el Tribunal solo centró sus medidas en el apartado de la transparencia y añadió que aquellas modificaciones no afectaban a otros términos del contrato ni a las cantidades de dinero que ya se habían abonado.

Segunda sentencia para devolver el dinero

En 2015 el Tribunal Supremo volvió a intervenir con una sentencia que servía para complementar a la establecida dos años antes. Fue la “STS 139/2015 de 25-3-2015, rec 138/2014”.

Esta nueva resolución declaraba abusivas y anulaba aquellas cláusulas que aparecieran en un contrato de préstamo hipotecario y que estuvieran sujetas a un interés variable. En estos casos los bancos estaban obligados a devolver el dinero correspondiente a los intereses que se hubieran pagado después de la primera sentencia del 9 de mayo de 2013.

Tercera sentencia para reparar todos los daños

La tercera sentencia del Tribunal Supremo provocó cierta controversia entre los expertos de la abogacía. Esta resolución indicaba que el consumidor tenía capacidad para decidir si quería seguir vinculado a las condiciones establecidas en el contrato de préstamo firmado antes de que se publicaran las dos sentencias anteriores.

También se estableció que el consumidor quedaba totalmente desvinculado de las condiciones abusivas que tenían estas cláusulas. El objetivo era proteger al hipotecado de cualquier aspecto perjudicial para su economía creando un acuerdo que fuera justo para ambas partes.

Otra medida que generaba esta sentencia recaía sobre los países miembros, que tienen la obligación de poner en marcha medios de prevención para evitar que profesionales y consumidores se vean afectados por las cláusulas abusivas que puedan aparecer en los contratos.

La tercera sentencia también obliga a los jueces a intervenir de oficio en el caso de que aparezca una cláusula abusiva en el contrato, sin necesidad de que el consumidor tenga que informarse de sus derechos y denunciar esta situación presentando una solicitud de anulación de tal cláusula.

Además, también se indicó que los jueces tienen la obligación de aplicar la ley sin modificar ninguna cláusula que se considere abusiva. El motivo es que uno de los objetivos de esta sentencia era sentar un precedente que indicara que establecer una condición perjudicial para los intereses del consumidor tendría unas consecuencias legales para la entidad bancaria.

¿Qué factores anulan una cláusula suelo?

Debido al lenguaje farragoso de las sentencias, algunos expertos han recogido a modo de resumen los aspectos que provocan la nulidad de una cláusula suelo:

  • El primero de ellos es aparecer en un contrato de préstamo con intereses variables que provoquen una bajada de la cantidad a abonar cuando se produzcan descensos en el Euribor.
  • El siguiente factor es la falta de información al consumidor de todos los términos que aparecen en el acuerdo, y que pueden provocarle un perjuicio grave en su economía personal al tener que pagar más dinero del que tenía planeado.
  • Al igual que el interés a pagar no puede bajar cuando descienda el Euribor, tampoco puede subir cuando este indicador experimente un ascenso, con lo cual en todos los contratos que aparezca una cláusula suelo, también tiene que aparecer una cláusula techo.
  • Otra obligación que establecen los bancos es que la cláusula suelo esté ubicada en un lugar visible y claro del contrato. Algunas entidades colocaban las condiciones de esta cláusula entre una serie de datos pasando desapercibidas a primera vista, esto afectaba principalmente a los solicitantes que no tuvieran grandes conocimientos de economía. Actualmente, si esta cláusula no se ubica en un lugar visible queda anulada.
  • Unas explicaciones incompletas también pueden llevar a la anulación de esta cláusula. El banco tiene la obligación de crear una fase precontractual en la que muestren una serie de ejemplos y simulaciones sobre las consecuencias que tendría el abono de estos intereses.
  • Un aspecto que también puede ser determinante es la claridad de las explicaciones y el lenguaje que utilizan los trabajadores del banco, si este no es claro la cláusula puede ser anulada. En ocasiones se han proporcionado a los clientes explicaciones cargadas de tecnicismos que los confundían o provocaban que firmaran condiciones que no habían entendido Se trata de un aspecto muy difícil de medir y comprobar, pero el alto Tribunal decidió establecerlo.

El blindaje en el Real Decreto Ley 1/2017

Este Real Decreto del 20 de enero de 2017 se creó para garantizar la existencia de un mecanismo de devolución del dinero que le corresponde al consumidor por la nulidad de estas cláusulas, aunque no estableció ninguna forma de sanción a los bancos que incumplieran con estas medidas.

Esta normativa destaca porque tiene un carácter extrajudicial y gratuito, y solo se abona si el consumidor lo desea. A este Real Decreto le siguió otro correspondiente al 26 de mayo de ese mismo año en el que se establecía la creación de una comisión para controlar y evaluar que se produjeran las devoluciones establecidas en la anterior normativa.

Este decreto también reforzó a normativas anteriores, separando a las demandas colectivas que se deben atender en juzgados de lo Mercantil de las individuales que se tienen que tramitar en los Juzgados de Primera Instancia. Otra medida que se adoptó fue el establecimiento de 54 juzgados especializados y con capacidad de tramitar los litigios en materia de la cláusula suelo, asignando uno por provincia y en las principales islas de los archipiélagos balear y canario con el objetivo de que ningún afectado quede desatendido.

El factor del Euribor

Este indicador se calcula estableciendo un promedio del tipo de interés que se recoge en una encuesta que se realiza a los bancos más prestigiosos de Europa. A efectos prácticos el Euribor se utiliza como referencia para fijar el tipo interés que llevan asociados los créditos y los préstamos. Tomando como referencia la cláusula suelo, afectará al préstamo hipotecario incidiendo directamente en el precio total que se pague por la vivienda al finalizar la hipoteca.

La forma de actuar de los bancos se ha cuestionado en multitud de ocasiones siendo acusados de manipular el Euribor. Estas acciones tuvieron consecuencias para las entidades bancarias que fueron multadas por la Comisión Europea en diciembre de 2013, siendo obligadas a abonar cantidades multimillonarias por sus actuaciones.

El Banco Central Europeo (BCE) también tomó parte en este asunto. Con el objetivo de evitar futuras manipulaciones modificó el sistema que daba forma al Euribor. Esta medida fracasó provocando que el BCE tuviera que reunirse con otros organismos como el Sistema Europeo de Supervisión Financiera (SESF), la Comisión Europea (CE) y la Autoridad Europea de Valores y Mercados (AEVM) para establecer un nuevo índice que estará activo a partir del año 2020.

¿Cuándo actúa el Euribor?

Este indicador tiene diferentes plazos de aplicación. Puede ser corto cuando se da a diario o cada dos o tres semanas, medio, que correspondería de uno a tres meses, y largo que llegaría a los seis o nueve meses. La periodicidad con la que se aplica el Euribor es un factor de peso en el establecimiento de los préstamos, aunque todo esto puede cambiar si en 2020 se aplica el plazo diario que están diseñando diferentes organismos europeos.

El establecimiento del Euribor provocó que desaparecieran otros indicadores como el píbor de de París o el fíbor de Frankfurt que se fusionaron en enero de 1999 para crear este indicador que sigue vigente. En España esta modificación supuso un traspaso de poderes del Banco de España al Banco Central Europeo, siendo eliminado el míbor que era en indicador que había en aquel entonces.

El Euribor es un indicador exclusivamente europeo, lo que significa que solo puede aplicarse en países miembros de la Unión Europea y que ha influido en las cantidades pagadas a través de las hipotecas de miles de beneficiarios.