Guía práctica para controlar el gasto en el 2019-20

control de gastosEl 2019 va llegando a su fin. controlar el gasto se hace más importante.

Durante un año el estado de nuestra economía puede cambiar en función de nuestros ingresos, gastos o los imprevistos que tengamos que afrontar.

La gran ventaja es que los periodos que no son tan favorables nos sirven para adquirir experiencia y tomar mejores decisiones a corto, medio y largo plazo.

A nivel laboral, un año empieza en septiembre y termina en junio o julio.

En esta época es cuando se producen mayores trasvases de dinero entre gerentes y trabajadores o inversores y mercados.

Gestionar este capital es fundamental para tener una economía fuerte, y siguiendo esta guía para controlar el gasto en 2019-20, mejorarás el estado de tus finanzas.

Los tiempos han cambiado. El control de gastos mediante estrategias hechas a mano sigue vigente, pero ahora te puedes ayudar de aplicaciones y herramientas digitales.

Todo esto sirve para saber dónde va cada euro de tu economía familiar y empresarial. Para mejorar hay que controlar.

Claves para controlar tus gastos en 2019/20

  1. Identifica qué gastos puedes eliminar
  2. Una estrategia que até tu dinero
  3. Piensa a largo plazo y en el ahorro
  4. Utiliza aplicaciones para cumplir tus objetivos

Identificar qué gastos puedes eliminar

Para tener el control tienes que saber dónde se va tu dinero.

Este paso sigue siendo analógico, pero es muy efectivo. Mira tu cuenta bancaria, en el extracto aparecerán todos tus movimientos, es probable que haya gastos que no sean imprescindibles y puedas eliminar.

En ocasiones nos inscribimos en promociones o pagamos seguros por artículos que no utilizamos o que son poco propensos a sufrir desperfectos. Si no existe un rendimiento o satisfacción es mejor dejar de pagar.

Una estrategia que até tu dinero

Cada persona tiene unas responsabilidades diferentes que marcan su nivel de gasto. Para cubrir todas tus necesidades tienes que saber con cuánto dinero cuentas y controlar tus impulsos para que no haya fugas innecesarias.

Lo mejor es que crees una estrategia que distribuya el dinero para llegar a todo. Recordar este plan te servirá de freno y evitará que tu dinero se vaya en bienes o servicios que no necesitas o que no te darán grandes satisfacciones.

Piensa a largo plazo y en el ahorro

Definir tus objetivos es otra forma de controlar tus gastos. Es importante que toda gestión económica tenga fijada la meta del ahorro.

Siempre es positivo que tengas un dinero acumulado que aporte músculo financiero a tu economía.

Puede parecer contradictorio, pero tener la meta de adquirir un producto o servicio que realmente te resulte útil impedirá que gastes tu dinero en otras cuestiones.

Pensar en grande y con visión de futuro evita que destines parte de tu capital a gastos superfluos.

Utiliza aplicaciones para cumplir tus objetivos

En ocasiones no es sencillo controlar un impulso de gasto. Tener una alerta externa que te haga reflexionar puede salvar ese dinero.

Hoy en día tienes a tu disposición varias aplicaciones que organizan tu capital, te avisan cuando se hace un cargo en tu cuenta y establecen tus objetivos de ahorro.

Estas herramientas son de gran ayuda, pero usa siempre su versión gratuita.

Optimizar recursos para controlar los gastos de tu empresa

No es igual gestionar una economía personal que la de una empresa, aunque para tener éxito en ambas partes es necesario el control.

Si eres autónomo o diriges una entidad, estos pasos te ayudarán a sacar el máximo partido a los recursos que tienes a mano.

  1. Identifica los gastos mayores y menores
  2. Conoce a tus empleados y entidades colaboradoras
  3. Ayúdate de las nuevas tecnologías
  4. Invertir en asesores no es una pérdida

Al controlar el gasto debes identificar los gastos mayores y menores

Para controlar los gastos de tu empresa tienes que saber a qué se destina el capital del que dispone la entidad.

Los gastos de una compañía no son iguales que los domésticos, por eso este análisis tiene que ir desde las inversiones globales como la compra de maquinaria de trabajo, hasta las específicas como la adquisición del material de oficina.

Esta información te permite decidir qué fugas de dinero puedes evitar.

Conoce a tus empleados y entidades colaboradoras

Los empleados son una parte esencial de una empresa, pero generan unos gastos que se pueden reducir.

Cada perfil profesional es distinto, algunos tienen que viajar, otros trabajan en la sede de la empresa y hoy en día muchos de ellos lo hacen de forma online.

Conocer sus necesidades y estudiar la rentabilidad de su actividad profesional hará que mejores la gestión del dinero que destinas a cada uno de ellos.

Otra parte esencial para una compañía son sus proveedores. Es conveniente que tengas una relación de confianza con ellos y tengas la tranquilidad de que cumplirán sus encargos por el precio pactado.

Conocerlos en profundidad te sirve para saber si merece la pena continuar con esa colaboración.

Ayúdate de las nuevas tecnologías para controlar el gasto diario

Actualmente la gran mayoría de empresas tienen automatizados todos sus gastos, esto permite a los directivos y gestores de su área económica saber en tiempo real en qué se invierte el dinero.

Esta recopilación diaria de gastos permite hacer balances y análisis de cuentas mensuales para hacer recortes, sacando así el máximo partido a los recursos con los que cuenta la entidad.

Invertir en asesores no es una pérdida

 Controlar el gasto y economía de una empresa no resulta sencillo. Si ves que cada mes se cierra con pérdidas y no sabes cómo tomar el control, busca ayuda en un asesor financiero.

Este profesional te ayudará a poner orden, organizará las cuentas y eliminará aquellos gastos que no son necesarios.

Contar con sus servicios tiene un coste, pero es mejor hacer este gasto y evitar problemas futuros. El dinero que emplees en el asesor financiero tiene que suponer una inversión.