Evita una larga deuda con los créditos a corto plazo

Todo dinero adelantado tiene que ser devuelto, y el hecho de que una deuda se alargue en el tiempo puede ser contraproducente.

Si tu objetivo es obtener un dinero de forma anticipada y evitar una larga deuda que perjudique tus finanzas, lee este artículo donde encontrarás toda la información sobre los créditos a corto plazo y las alternativas que ofrece el mercado a las medianas y grandes empresas.

Organizar correctamente tu economía personal y profesional es fundamental para tener unas cuentas saneadas y poder recurrir a productos financieros basados en el financiamiento a corto plazo, de esta forma podrás obtener un préstamo sin que su devolución condicione el estado de tus finanzas durante un espacio de tiempo largo que te impida hacer frente a los retos y necesidades que puedan surgir.

¿Cuál es la base del financiamiento a corto plazo?

credito a corto plazoEsta forma de financiación se basa en la concesión de préstamos a corto plazo que tienen un plazo de devolución inferior a un año. Existen diferentes productos financieros que se corresponden con este modelo como las cuentas por cobrar o los inventarios, pero el más solicitado y el que tiene las condiciones más interesantes es el crédito a corto plazo, que se devuelve en menos tiempo de lo habitual.

¿Qué hay que tener en cuenta al pedir un crédito a corto plazo?

Como ocurre con cualquier producto financiero, el crédito a corto plazo lleva asociados una serie de aspectos que son beneficiosos y otros que no resultan tan interesantes. En primer lugar hay que destacar que son muy recomendables para situaciones de emergencia porque llegan a tu cuenta bancaria en muy poco tiempo.

El motivo es que son concedidos sin necesidad de presentar una documentación extensa, tan solo es necesario que aportes tus datos personales y tu número de cuenta. Además, los créditos a corto plazo tienen una tasa de interés muy atractiva.

El único problema de los créditos a corto plazo es que las cantidades aportadas no son muy altas y el hecho de tener que devolverlas en tan poco tiempo puede convertirse en un problema, sobre todo porque este producto se tiene que rembolsar en el tiempo acordado en el contrato de concesión.

¿Existen otros instrumentos financieros para financiarse a corto plazo?

Generalmente los créditos a corto plazo son solicitados por personas físicas que necesitan un adelanto puntual, pero el mercado financiero ofrece otros productos que son muy interesantes para las empresas y que también se pueden devolver en menor tiempo:

  • Líneas de crédito
  • Descuento de facturas, factoring o factoreo
  • Cartas de crédito Stand by

Esta modalidad de línea de crédito recibe el nombre de revolutiva y se basa en un adelanto de dinero a corto plazo, pero con la ventaja de que tienes la opción de pagar por anticipado y reducir este periodo de tiempo sin que seas penalizado por ello.

En el comercio internacional se utiliza la carta de crédito, que es un documento que garantiza al importador la entrega de la mercancía que ha solicitado y al exportador el pago del envío que ha llevado a cabo. De este producto surge otro que se utiliza en las transacciones internacionales que es la carta de crédito Stand By, en la que interviene una entidad bancaria que protege a los proveedores extranjeros, que en caso de no recibir el pago acordado en el tiempo pactado recurren al banco para que les abone la deuda y cobre al deudor la cuantía que debe.

El descuento de facturas, factoring o factoreo también es una modalidad muy utilizada en los acuerdos comerciales y se basa en la cesión del derecho de cobro de una factura a un tercero que adelanta el dinero a la empresa que la emite. Este actor que hace las funciones de acreedor, recibe una comisión por su papel en este proceso, y en caso de no cobrar la factura, la empresa que ha recibido el adelanto asume las responsabilidades pertinentes.

El mercado ofrece diferentes opciones, escoger una u otra depende de la persona o empresa que necesite el adelanto de dinero y de sus circunstancias, lo mejor es decidir con la cabeza fría y así obtener el producto que más se adapte a tus objetivos y necesidades.