Realiza tus proyectos con el respaldo del crédito inmediato

Cualquier emprendedor desea contar con un respaldo económico que le permita llevar a cabo su proyecto con todas las garantías y sin necesidad de pasar por ningún apuro.

El activo más interesante para estas situaciones es el crédito y en ocasiones es necesario que su concesión sea inmediata para poder realizar esa inversión que dé alas a la iniciativa que se tiene pensada o para salvar una situación que ponga en peligro al proyecto.

Un crédito es un dinero que una entidad emisora pone a disposición de un cliente durante un periodo de tiempo que normalmente suele ser de 365 días, el beneficiario puede utilizar ese capital cada vez que lo necesite y solo tendrá que devolver la parte que utilice con sus intereses correspondientes.

Este factor hace que el adelanto de dinero resulte más barato que con otras opciones.

Desde Internet para que el proceso sea rápido

Las entidades bancarias son el lugar habitual donde se solicitan productos como los créditos o los préstamos, pero el inconveniente de los bancos es que el factor de la urgencia queda anulado ya que la concesión se puede alargar varios días debido al análisis que realizan de la situación económica del solicitante al que en ocasiones exigen unos requisitos difíciles de cumplir.

Durante los últimos cinco años la red ha sido el escenario perfecto para la creación y desarrollo de plataformas digitales capaces de emitir productos como créditos y préstamos en un plazo de tiempo muy pequeño y con unas condiciones muy asequibles para los solicitantes, todo esto ha provocado que los bancos hayan perdido una gran cantidad de clientes en favor de este tipo de webs que no paran de crecer.

La reacción de las entidades

Los bancos han querido frenar la pérdida de clientes analizando los protocolos de internet y adaptándose a ellos mediante estrategias comerciales que tenían como eje los conceptos de adaptación, avance, seguridad, prestigio e imagen de marca de la entidad.

En resumen, creando un servicio de banca online y desarrollando aplicaciones del propio banco.

Una de las funciones que han desarrollado las webs de los principales bancos es la concesión de créditos a través de ellas sin necesidad de acudir a la sucursal y garantizando que el dinero llegará al solicitante pocas horas después de que le sea concedido.

Al igual que ocurre con las plataformas, para que sea aprobada la concesión del producto hay que seguir una serie de pasos.

Crédito instantáneo en la web de una entidad

creditos inmediatosEn las webs de las entidades aparecen detallados todos los pasos que hay que llevar a cabo junto con una serie de recomendaciones que sirven para que el cliente pueda realizar el proceso con todas las garantías y evitar cualquier contratiempo.

Por eso el primer consejo que se da es comparar todos los tipos de créditos que ofrece ese banco para elegir el que más se adapte a cada necesidad.

La siguiente recomendación se centra en la cantidad que se quiere solicitar. Esta es una ventaja que tienen las entidades respecto a las nuevas plataformas, la banca online ofrece cuantías más altas debido a la capacidad que tienen los bancos tradicionales.

Normalmente las páginas online ofrecen cantidades bajas a devolver en cómodos plazos, pero poco a poco están mejorando esta prestación aumentado las cifras a las personas que anteriormente han sido clientes de la plataforma.

En la web de un banco se pueden solicitar mini créditos con cantidades que oscilan entre los 50 y los 2.000 euros, una cifra que puede resultar excesiva para un producto que lleva el prefijo “mini”. Las entidades bancarias también ofrecen créditos que pueden llevar a cuantías situadas entre los 5.000 y los 20.000 euros.

Los plazos de devolución estipulados son muy similares en los bancos y en las nuevas plataformas, los mini créditos pueden reponerse en tan solo 30 días, mientras que las cantidades más altas pueden alargarse varios meses y años.

Los requisitos de los bancos

Ninguna entidad bancaria va a conceder un producto sin antes realizar un análisis exhaustivo de la situación económica del solicitante. Los bancos evalúan con detenimiento el nivel de riesgo de las operaciones y si detectan que puede haber algún problema en la devolución del dinero que adelantan frenan todo el proceso u ofrecen un producto con cuantías más bajas.

De esta manera, cuanto más altas sean las cantidades mayores serán las exigencias.

Aunque la adaptación a los parámetros de la red ha logrado frenar la desbandada de clientes, este tipo de condiciones ha sido un paso atrás en la labor de mantenimiento de los usuarios, por eso la gran mayoría de entidades han decidido que para los créditos instantáneos solo sea necesario presentar un justificante de ingresos como la nómina.

Hay que tener en cuenta que la cantidad obtenida de estos productos será muy baja y si se opta a préstamos más altos será necesario presentar documentos como los avales.

Otro requisito que establecen los bancos es que el solicitante no esté incluido en un registro de morosos como el ASNEF o el RAI. Las personas que aparecen en estas listas tienen alguna deuda con otra entidad o empresa, aunque también se han flexibilizado en esta condición y si la deuda es pequeña y el usuario se muestra solvente puede acceder al crédito.

Los datos que piden las entidades son el Documento Nacional de Identidad (DNI), un número de teléfono para informar de cualquier aspecto relacionado con el proceso, un número de cuenta bancaria en la que realizar la transferencia del producto solicitado y un justificante de ingresos.

Por lo general suele ser la nómina para los trabajadores por cuenta ajena y las facturas o declaraciones de IVA para las personas que realizan su actividad profesional por cuenta propia.

El coste de un crédito bancario

La mayoría de los productos financieros tienen un coste que se establece en torno a los intereses y comisiones derivados del mismo, el precio de un crédito bancario suele ser más alto que el del que se obtiene a través de una plataforma digital y encontrar en las entidades un producto sin intereses es prácticamente imposible.

No existe un tipo de interés fijo para los créditos concedidos por las entidades, ya que este porcentaje varía en función del banco en el que se solicite el producto.

Generalmente un mini crédito tiene un coste muy alto porque su interés se establece diariamente y es complicado que la entidad lo conceda con un periodo de devolución que supere los treinta días.

Los créditos inmediatos suelen ser más asequibles, pero siempre es conveniente consultar varias ofertas. Además, si se solicita una cantidad alta habrá que hacer frente a tres tipos de comisiones, la primera de ellas es la de apertura que al igual que ocurre con los intereses corresponde a un porcentaje del total del dinero solicitado.

Las dos restantes se aplican cuando se rompe con el contrato firmado, una de ellas es la de cancelación que se aplica cuando se adelanta el pago de varias cuotas para acortar el plazo de devolución del producto, y la otra corresponde a los intereses de demora que entran en juego cuando se supera el plazo de devolución establecido.

Los intereses de demora son un tipo de comisión muy similar a la sanción, cuando se aplican se producen cargos en la cuenta del cliente que pueden ser de unas cantidades muy elevadas que encarezcan el producto que ha solicitado.

Por este motivo, la primera recomendación que se da a cualquier usuario es analizar su propia economía personal para ser consciente de sus posibilidades y leer detenidamente la letra pequeña de cualquier contrato.

La dificultad de establecer un tiempo concreto

Ninguna entidad bancaria aporta una información específica sobre el tiempo que tardará un crédito inmediato en llegar a la cuenta del solicitante.

Por las características del producto se deduce que este periodo será breve y el capital quedará entregado en el mismo día en que se solicita, aunque todo depende del análisis de la situación financiera del solicitante.

Esta situación también se produce en las nuevas plataformas digitales, muchas de ellas son capaces de conceder el crédito en tan solo 15 minutos, pero este espacio de tiempo se puede alargar porque el capital tiene que ser ingresado en una cuenta bancaria y en ocasiones la entidad tarda entre 24 y 48 horas en aceptar la transferencia y dejar el dinero disponible para el solicitante.

El crédito inmediato en una plataforma digital

Si no se dispone de mucho tiempo o se necesita dinero para solventar un apuro la mejor recomendación es acudir a una plataforma digital, el motivo es que los requisitos que exigen al cliente son asequibles para cualquier persona.

Además, los trámites son muy ágiles ya que el único objetivo es cumplir con la legalidad vigente, tampoco es necesario reunir papeles en forma de justificante o explicar para qué se va a destinar el dinero solicitado.

El valor de la seguridad digital

Al entrar en internet aparecen multitud de webs que son capaces de emitir créditos en poco tiempo, esto es una ventaja porque el abanico de posibilidades es muy grande, pero a la vez es un inconveniente porque es necesario filtrar y escoger un portal seguro que se adapte a las necesidades del solicitante.

Los dos aspectos que más preocupan a los usuarios de internet son la privacidad y la seguridad. Actualmente el comercio electrónico está cada vez más blindado y las leyes de protección de datos velan por la intimidad de los usuarios, desarrollando secciones como la política de privacidad o la autorización de cookies.

Durante los últimos años también se ha comenzado a aplicar una norma llamada “Derecho al olvido” que obliga a las empresas que tengan publicadas alguna lista de deudores a borrar inmediatamente esos datos una vez que la persona subsane la deuda.

Esta situación ha sido bien recibida por muchos usuarios que se veían obligados a realizar multitud de reclamaciones para borrar sus nombres de estos registros.

Pasos a seguir para conseguir un crédito al instante

Una vez que se ha seleccionado una web que cumpla con todas las garantías como CCLoan.es es necesario demostrar una serie de requisitos.

Los de esta plataforma son muy accesibles para cualquier usuario que tan solo debe tener una edad comprendida entre los 21 y los 75 años, residir en España y ser titular de una cuenta bancaria española donde se ingresará el dinero solicitado.

Si se cumplen todas estas condiciones CCLoan.es inicia un proceso de verificación que es muy rápido y para el que tan solo es necesario aportar dos datos de contacto, uno de ellos es la dirección de correo electrónico y otro el número de teléfono móvil, ambos canales servirán para comunicar que el dinero ya ha sido enviado.

Una de las grandes ventajas que ofrece CCLoan.es es que el usuario está asesorado en todo momento ya que una vez que se registra en la web tiene acceso al “área de cliente”, una sección en la que puede resolver todas sus dudas.

Además, cualquier persona puede utilizar el simulador de préstamo de la web y saber los costes y el plazo de devolución que tendrían los productos ofertados en la plataforma.

Una oportunidad única

Algunas plataformas web ofrecen los créditos sin intereses, esto supone que el producto es totalmente gratuito para el usuario.

CCLoan.es es uno de los portales en los que un primer cliente puede adquirir un dinero por adelantado con el único compromiso de devolverlo en el plazo establecido. Esto es una oportunidad única para aquellos usuarios que están iniciando su negocio o que atraviesan una situación complicada y tienen contados los euros que pueden gastar.

Este tipo de ofertas se producen por la competencia que se ha desarrollado en el mundo digital. El exceso de demanda provoca que las plataformas tengan que ofrecer productos muy asequibles para atraer usuarios y fidelizarlos, aunque esto no exime al cliente de investigar sobre el origen y la actividad de la web y comprobar que plataformas como CCLoan.es cumplen con todas las garantías legales.