Créditos Súper Rápidos. ¿Intrigado de Cuán Rápido Tendrás el Crédito?

creditos super rpidos

Cada vez más encontramos dificultades para llevar un ritmo de vida para satisfacer las necesidades del día a día, tanto a niveles más básicos como a nivel financiero.

Ante la aparición de urgencias o imprevistos, nos surge también la necesidad de hacer frente a ciertos pagos en un corto periodo de tiempo y de forma efectiva.

Es entonces cuando los créditos rápidos online conforman unas de las salidas más viables para solventar la situación.

¿En qué consisten los créditos súper rápidos?

Si bien los créditos y préstamos tradicionales ofrecen siempre una alternativa fiable, no todos los clientes son capaces de hacer frente a los requisitos y documentos que las entidades financieras tradicionales necesitan para llevar a cabo las operaciones.

Tanto el aval, como seguros y la nómina suelen convertirse en una barrera que muchas veces no todos somos capaces de saltar.

Los créditos rápidos o créditos súper rápidos aparecen en este sentido como la mejor de las opciones, pues la gran mayoría no requieren de nómina o aval.

Este tipo de financiación la contratamos por unas cantidades de dinero muy pequeñas o moderadas y sin cuota de entrada, con intereses.

Mediante este servicio, que nos ofrecen en su mayoría online, podemos pedir desde 50 euros, hasta un máximo de 1000, aunque algunas plataformas otorgan cantidades mayores a devolver en plazos más largos (lo habitual son 30 días).

Este tipo de créditos aportan una liquidez inmediata que puede resultar de gran utilidad a la hora de solucionar problemas puntuales y situaciones cotidianas, como he mencionado anteriormente.

Durante el sencillo proceso de solicitud, es posible obtener el dinero en menos de un día, incluso en menos de media hora en la mayoría de los casos.

Aunque en muchos casos no se requiera de una nómina, las plataformas de crédito rápido online sí que tendrán en cuenta los datos relacionados con los ingresos y la situación financiera de los solicitantes. De este modo podrán valorar y confirmar rápidamente la operación y los pagos.

¿Cuáles son los usos más comunes de los créditos súper rápidos?

Como hemos puntualizado, los créditos rápidos online son el medio ideal de solventar los problemas que podemos encontrar en nuestra vida diaria.

Satisfaciendo necesidades financieras determinadas y urgentes.

Algunos de los motivos más comunes que podemos encontrar a la hora de pedir un crédito rápido son:

  • La falta de liquidez: es uno de los problemas más comunes y hace referencia a la incapacidad de realizar los pagos tanto con dinero en metálico como con capital bancario o tarjetas de crédito. Se puede dar en cualquier circunstancia.
  • Aparición de imprevistos y otras urgencias económicas: son situaciones que se dan en cualquier unidad familiar durante el día a día y que pueden ser muy variadas.Las situaciones más comunes son el impago de las facturas en el hogar (electricidad, gas, etc.), los casos de emergencia social, problemas de salud y cualquier tipo de pago pendiente.
  • Apoyo familiar ineficaz o inexistente: una de las formas más comunes de hacer frente a los impagos, es pedir ayuda a la familia mediante préstamos informales que sirvan para paliar los problemas del momento.Cuando el apoyo familiar resulta difícil o imposible, los créditos súper rápidos suelen ser la opción más rápida y eficaz.

¿Qué requisitos se necesitan para pedir un crédito súper rápido?

Una de las mayores ventajas a la hora de optar por un crédito rápido es la falta de papeleo y de periodos largos de espera para recibir los pagos.

En la mayoría de las entidades financieras y plataformas online, aprobarán los préstamos si se cumplen ciertos requisitos básicos:

  • Tener la residencia en el país desde el que trabaje la entidad.
  • Ser mayor de edad según las leyes del país o haber cumplido los 21 años y no pasar de los 75.
  • Poseer una cuenta bancaria válida y de preferencia en el país en el que se solicita el crédito.
  • Aportar un DNI o NIF y un teléfono móvil.
  • En algunos casos se piden justificantes o nóminas, para comprobar que se producen ingresos de forma recurrente.Cada vez es más común encontrar plataformas de préstamo online que no requieren de estos documentos.

Cuando se cumplen todos los requisitos, tanto el banco como la plataforma online procederán a verificar los datos y confirmar la operación a la mayor brevedad.

En las entidades financieras más tradicionales, este proceso puede tardar entre 24 y 48 horas, aunque suelen conceder los pagos en unas horas.

Por el contrario, si se escoge la opción online que ofrecen numerosas plataformas, se puede terminar todo el proceso en menos de una hora, incluso en 15 minutos.

Esto es posible porque el procedimiento para conceder créditos súper rápidos apenas requiere de ningún papeleo o de requisitos de acceso importantes.

Es importante recalcar el hecho de que aquellas personas que integren las listas de morosos, por lógica, verán denegadas las solicitudes.

Ahora te dejaré unos consejos para pedir un crédito rápido

A la hora de pedir un préstamo online, es necesario tomar una serie de precauciones básicas, pues este método.

Aunque rápido y efectivo, engloba una serie de riesgos menores y condiciones que pueden dar lugar a alguna confusión. Entre las recomendaciones podemos destacar:

  • Comparar información y consultar entre todas las plataformas y medios disponibles en el mercado financiero.Es importante dedicar un tiempo a valorar las ventajas e inconvenientes entre distintas entidades para poder escoger la que mejor se adapte a las necesidades de cada cliente.
  • Poner a buen recaudo los emails y toda la documentación relacionada con el contrato y la solicitud del crédito, ya sea online o por la banca habitual. Se deben conservar también los recibos de ingresos y pagos.
  • Desconfiar de los anuncios y la publicidad, pues se usan en muchas ocasiones para disfrazar las condiciones menos atractivas que van ligadas a la contratación de los créditos online. Es importante comprobar que lo expuesto en la web concuerde con los intereses y gastos del desglose del crédito.
  • Consultar las condiciones del contrato detenidamente, exigiendo el envío de los documentos, ya sea de forma física o por internet.Estos escritos suelen tener una validez limitada, pero suficiente para su consulta y lectura. Es importante no firmar o confirmar el servicio hasta comprobar que la oferta se corresponde con lo pactado.
  • Existe un derecho de desistimiento de cara al contrato si este se realiza por internet o por la vía telefónica.Según la legalidad española, este derecho puede ejercerse en los 14 días naturales tras la firma, pero es importante consultar las condiciones que se den en cada país.

Si se da el peor de los casos, y el contrato resulta en un conflicto entre el cliente y el acreedor, será necesario pedir las hojas de denuncia o reclamación a la entidad responsable.

Si tras un periodo de un mes (según la legalidad española) no se produce una respuesta satisfactoria, el cliente deberá valorar la vía judicial, pudiendo dirigirse a la autoridad competente en su región en materia de Información al Consumidor.

¿Cuáles son las ventajas de solicitar los créditos súper rápidos?

A medida que las nuevas tecnologías se integran en la vida cotidiana de todas las personas, los servicios financieros tradicionales como la banca, han tenido que ir adaptándose para ofrecer un producto moderno y competente.

Desde hace algún tiempo, las plataformas online de créditos y préstamos rápidos se han convertido en un referente a la hora de hacer frente a los pagos más molestos o urgentes, y son muchos los usuarios que disfrutan ya de sus ventajas. Entre ellas podemos destacar:

  • La comodidad: el ajetreo del día a día y la falta de tiempo hacen que este sea un recurso cada vez más valioso.Muchas personas no desean perder parte del día o de sus horas libres haciendo cola en un banco o preocupándose por el papeleo propio de la nómina y los avales a la hora de pedir créditos súper rápidos, y acuden a servicios online desde casa.

    Para pedir un crédito rápido tan solo es necesaria una conexión estable a internet, bien sea desde un dispositivo móvil o el propio ordenador. Una vez en la red, las plataformas explican cómo pedir los préstamos de forma rápida y sencilla, y estos se conceden en apenas minutos.

  • Sencillo y rápido: tal y como hemos indicado en apartados anteriores, los trámites que se llevan a cabo en este tipo de créditos son extremadamente rápidos, y muy fáciles de seguir.Mediante el uso de la documentación más básica, las solicitudes se revisan y se aprueban de forma casi inmediata en la mayoría de las plataformas online.

    Este procedimiento llama la atención si lo comparamos con los interminables procesos y periodos de espera típicos de una entidad bancaria tradicional, que a veces puede tardar días o semanas en conceder los créditos.

  • Un método seguro: las entidades de préstamos y créditos súper rápidos online se han especializado en ofrecer un servicio de atención al cliente que sea capaz de solventar las dudas y problemas de forma rápida y efectiva.Ya que los créditos se conceden en muchos casos en cuestión de minutos, la plataforma está obligada a atender las necesidades del cliente al momento, y a seguir las directrices y normativas de la banca española y europea.

    Estas vienen marcadas entre otras directivas por la Ley de Créditos al Consumo o la Ley 16/2011, de 24 de junio de contratos de crédito al consumo.

    Y la Directiva 87/102/CEE, aplicable y preceptivo a todos los préstamos por importe superior a doscientos euros (200,00 €), conforme a lo dispuesto en los artículos 10 y 12 de la Ley de Créditos al Consumo.

  • Adaptación y flexibilidad en los pagos: una de las características más destacables de los créditos rápidos es que pueden configurarse a medida desde la propia página web de la plataforma.Esto significa que el cliente puede elegir las cuotas a pagar y el plazo estipulado para devolver el dinero, otorgando así una gran flexibilidad. La fecha límite para este tipo de servicios suele ser de 30 días hábiles.

    Pero es posible alargar los plazos estipulados si se abona una comisión concreta, que depende de cada entidad.

  • Promociones y ofertas: debido al auge de este tipo de servicios de créditos súper rápidos, muchas empresas están optando por ofrecer condiciones muy favorables en determinadas situaciones.Una de las promociones más comunes se basa en la idea de captar nuevos clientes, otorgándoles el primer préstamo de forma totalmente gratuita y sin intereses.

    El no tener que devolver ni un euro de más a la hora de realizar los pagos, puede ser un incentivo decisivo para confiar en este tipo de plataformas.

¿Es lo mismo un crédito que un préstamo?

Es muy fácil confundir ambos términos, pues forman parte del vocabulario financiero que se usa en distintas situaciones cotidianas.

Ambos servicios implican el intercambio de bienes entre una entidad o particular que es el prestamista, y el cliente o prestatario que recibe un pago establecido por ambos con unas condiciones determinadas.

Si bien es cierto que estos productos son muy similares, existen algunas diferencias remarcables entre ellos.

Los préstamos hacen referencia al recibo de una cantidad previamente pactada en su totalidad con el acreedor. Por norma general este tipo de pagos se realizan en la cuenta del cliente de una sola vez.

Quedando pendiente de su devolución en el futuro según el plan de amortización establecido (cuotas, intereses etc.).

Es importante destacar que los intereses de un préstamo se aplican a la totalidad de la cuantía concedida, y el contrato termina cuando el dinero es reembolsado al prestamista.

Por otro lado, los créditos abren la posibilidad de que el cliente vaya disponiendo del capital establecido con la entidad en distintos plazos y según sus necesidades.

En pocas palabras, el acreedor concede una cantidad máxima que puede ser retirada por partes o en su totalidad, a discreción del beneficiario.

Los intereses en este tipo de servicio solo se aplican a la parte que se retire. La principal ventaja de los créditos súper rápidos sobre el préstamo regular es su flexibilidad, en el sentido de que el cliente puede decidir cuándo y cuánto dinero retirar.