Cómo afrontar la cuesta de septiembre sin renunciar al verano

Antes de la cuesta de septiembre, el verano es un periodo en el que la mayoría de las personas tenemos unos días de vacaciones.

Para desconectar de la rutina y de los problemas del día a día, pero el dinero está presente en la gran mayoría de aspectos de la vida. Es inevitable pensar en él durante los momentos de ocio que se dan en los meses de julio y agosto porque seguidamente llega septiembre, que junto a enero, es quizás el mes más duro del año para el bolsillo.

cuesta de septiembreEs importante que te tomes un descanso y por unos días dejes de mirar tu cuenta bancaria, poniendo la vista en el futuro. Leyendo este artículo descubrirás algunas claves de gestión económica que te permitirán afrontar la cuesta de septiembre sin tener que renunciar a los meses anteriores.

Una de las recomendaciones más habituales en el terreno económico es tener visión de futuro, y esta es la primera medida que se debe tomar para evitar que septiembre se convierta en un mes difícil para todos. Es conveniente planificar los gastos de este mes en el momento de organizar las vacaciones, pero también existen otras claves que te pueden resultar de gran ayuda.

¿Es posible pasar la cuesta de septiembre sin apuros?

A primera vista puede parecer complicado si te quieres ir de vacaciones y tus ingresos no son espectacularmente altos, pero teniendo el control de tus cuentas y planificando con antelación, puedes disfrutar del verano y sobrevivir a septiembre. El principal objetivo es que te anticipes tomando algunas medidas.

  1. Reduce tus gastos durante los meses previos
  2. Analiza qué gastos son imprescindibles y cuáles prescindibles
  3. Haz un presupuesto
  4. Vigila las ofertas
  5. Líbrate de los productos que no necesitas
  6. Recurre a productos financieros

Piensa en invierno y disfruta en verano

En el sentido económico pensar supone tomar decisiones correctas. Salvo que cambies de trabajo o que tengas un golpe de suerte, es complicado que de forma repentina comiences a ganar más dinero, esta situación hace que si quieres tener recursos para disfrutar de tus vacaciones no te quede más remedio que reducir gastos.

Es conveniente que una vez pasado el mes de enero te conciencies sobre tu situación económica y reduzcas tus gastos para afrontar las vacaciones y septiembre.

Recuerda que el ahorro está en las pequeñas cosas, en ocasiones se hacen desembolsos en la compra de productos o servicios que aportan muy poco a corto plazo y nada a medio y largo plazo, un ejemplo de este tipo de gastos son las suscripciones a determinadas promociones que no se utilizan con frecuencia.

Si este pago se produce de forma puntual no hay problema, pero si se prolonga en el tiempo supone una pérdida de dinero en un artículo que no te llena, y siempre será mejor tener ese capital en tu cuenta.

Elimina los gastos que no necesitas

Para hacer cualquier planificación es necesario que utilices un lápiz y un papel y consultes tu cuenta bancaria, de esta forma verás directamente las cifras de tus gastos e ingresos y detectarás cuáles son prescindibles. Si retienes este dinero, podrás utilizarlo para tus vacaciones o para los gastos típicos de septiembre.

Un presupuesto para tener el control

Saber cuánto te van a costar tus vacaciones y qué gastos tendrás en septiembre te será de gran ayuda en tu planificación. Lo mejor es que hagas un presupuesto físico en papel o en un documento digital como una hoja Excel y tomes decisiones en torno a las cifras que aparecen en él, de esta forma cumplirás tus objetivos sin temor a tener pérdidas que dañen tus finanzas.

Siempre hay promociones que puedes aprovechar

Gastar menos de lo previsto para la compra de un producto o servicio siempre te va a ayudar, el verano es un periodo de rebajas que puedes aprovechar para comprar ropa para esta estación y para la época de frío por un precio más bajo. Además, algunos portales de venta online siguen esta línea sacando a la venta todo tipo de artículos que puedes conseguir por unos euros menos.

Uno de los gastos típicos del mes de septiembre es la compra de libros de texto y material escolar, adquirirlos con uno o dos meses de antelación o dejarlos pagados antes de irte de vacaciones te puede ayudar a llevar mejor el duro mes de septiembre.

También puedes reducir los costes de ocio reservando el vuelo y el hotel mucho tiempo antes, el verano es temporada alta y la diferencia de precio con otras estaciones es abismal. Dinero que ahorras, dinero que tienes en septiembre.

Saca beneficios de aquello que no necesitas

Es muy probable que tengas en tu casa objetos que ya no utilizas, hace años esto suponía una carga, pero ahora se pueden convertir en una oportunidad.

Actualmente existen multitud de aplicaciones de compra venta, tan solo necesitas hacerte un perfil, subir fotografías y colocar el precio de aquello que quieres vender. Este sistema te ayudará a ganar un extra y puede venir muy bien para librarte de objetos innecesarios que te generan gastos.

Echa un vistazo al mercado financiero

Si te ves muy apurado o quieres pasar unas merecidas vacaciones en las que no pienses la cuesta de septiembre, puedes recurrir a un préstamo rápido que llega a tu cuenta en pocos minutos y que se concede bajo unas condiciones muy interesantes.

Para obtenerlo lo mejor es que acudas a una plataforma digital en la que no tengas que someterte a extensos trámites, pero recuerda que no deja de ser un producto financiero que tienes que devolver con sus intereses correspondientes y en un plazo determinado de tiempo.

Es probable que planificar las vacaciones y la cuesta de septiembre sea algo más duro, pero con estos trucos verás que no te falta dinero para lograrlo. La medida más importante es hacerlo con antelación y anticiparte a las situaciones que puedan surgir, tener un dinero ahorrado también puede ayudarte.