¿Dejarías a tu novio/a por tener muchas deudas?

noviosEl dinero es una gran preocupación que todos tenemos.

Es necesario para muchos aspectos del día a día, y por eso se cuela en nuestra vida personal en más de una ocasión.

Tener una pareja con deudas puede convertirse en un problema.

Pero existen diferentes maneras de abordar esta situación.

Es probable que alguna vez te hayas preguntado:

¿Dejarías a tu novio/a por unas deudas?

Cada caso es diferente.

Aquí podrás encontrar algunas claves para ayudar a tu pareja y mejorar tu relación. Siempre es bueno que pruebes posibles soluciones antes de dar un paso definitivo.

Uno de los aspectos que fortalece a las parejas es afrontar los problemas de forma conjunta.

Esto no quiere decir que tengas que pagar sus deudas, pero puedes dar consejos que sirvan para mejorar su situación, ayudarle a planificar o recomendarle que trate de ahorrar.

Si esto no resulta y ves que te afecta, puedes plantearte otras alternativas.

¿Cómo puedo ayudar a mi pareja con sus deudas?

Una implicación personal puede ser perjudicial cuando se tratan asuntos de dinero.

Por este motivo, debes afrontar esta situación con frialdad y actuar como si estuvieras ayudando a cualquier otra persona.

Tampoco es positivo que te desgastes en exceso, no olvides que la responsabilidad no es tuya. Estas claves pueden solucionar los problemas de tu pareja.

  1. Transmite tranquilidad
  2. Ayuda a establecer un plan
  3. Haz un pequeño seguimiento y aconseja
  4. Motiva a tu pareja con pequeños detalles
  5. Establece las responsabilidades

Transmite tranquilidad

Las deudas generan estrés y preocupación, por eso es importante que transmitas tranquilidad a tu pareja.

El objetivo es que sienta que podéis controlar la situación y que todo saldrá bien aunque lleve tiempo y esfuerzo.

Con la cabeza despejada de pensamientos negativos es más fácil comenzar una planificación.

Ayuda a establecer un plan

Hacer una planificación es imprescindible para alcanzar cualquier objetivo económico, y es muy útil para saldar deudas.

Siéntate con tu pareja, mirad cuáles son sus ingresos y gastos, y ayúdale a identificar los prescindibles.

A partir de ahí trazad un plan basado en una correcta distribución del dinero y que tenga como objetivo principal saldar las deudas.

Haz un pequeño seguimiento y aconseja

Un plan solo tiene sentido si se pone en práctica.

Esta responsabilidad es de tu pareja, pero es conveniente que cada cierto tiempo revises o preguntes para saber cómo va todo.

Si ves que algo falla ponlo en común y aporta consejos basados en tus conocimientos y experiencias.

Siempre hay margen de mejora, y todo lo que ayude a reducir o eliminar la deuda es bienvenido.

Motiva a tu pareja con pequeños detalles

Tu dinero siempre tiene que estar a salvo, pero esto no quiere decir que de vez en cuando aportes ayudas simbólicas.

Si salís a tomar algo paga la consumición o invita al café que se toma a media mañana. Gastarás muy poco, pero tu pareja notará que confías en ella y se sentirá más motivada.

Establece las responsabilidades

Ayudar a tu pareja es un gesto positivo, pero es conveniente que cada persona sea independiente económicamente y sepa administrar sus recursos.

Además, es recomendable que tu pareja resuelva sus deudas con sus propios medios. La experiencia le servirá para aprender y sentirá la satisfacción personal de haber podido solucionar el problema.

¿Es posible evitar este tipo de problemas?

No puedes estar encima de las decisiones de tu pareja o anticiparte a los malos resultados de una operación económica.

Pero sí puedes aclarar algunos puntos para evitar que el dinero genere conflictos en la relación.

Es importante que tengas la cabeza fría desde el principio. Administrar tus finanzas con éxito y llevar el nivel de vida que quieres requiere un gran esfuerzo.

Por eso debes ser fiel a ti mismo y no dejar que todo se hunda por tu pareja.

Es importante que no haya secretos y que las dos partes conozcáis la situación económica que atravesáis, esto evitará conflictos y reforzará la confianza entre ambos.

El amor es imprevisible, pero es conveniente que ambos tengáis un concepto similar del dinero y que aspiráis a llevar un estilo de vida parecido.

Esto también evita problemas, aunque no debe ser una barrera. Si cada cual gestiona sus finanzas y todo está aclarado desde el principio, no tienes por qué cerrarse a nada.

¿Debo dejar a mi pareja si la situación es insalvable?

Esta decisión es total y absolutamente personal y solo te corresponde a ti.

Si ves que el dinero está dañando en exceso la relación, estás perdiendo liquidez o tus finanzas están en peligro, debes plantearte cualquier opción.  La decisión final es solo tuya.

Meta descripción: