Ahora puedes superar cualquier situación consiguiendo dinero al instante

Ni tu ni yo somos capaces de prever el futuro más cercano, ni siquiera los acontecimientos que van a suceder en los próximos minutos y este es un hecho que condiciona nuestra economía, pero sobre todo la de cualquier persona que no tenga un dinero ahorrado y cuente con los recursos justos para pasar el mes, una situación en la que todos nos hemos visto alguna vez.

Hace unos años conseguir un crédito al instante era prácticamente imposible, pero ahora para nuestra tranquilidad la situación ha cambiado. En este artículo podrás saber dónde acudir cuando necesitas dinero, las precauciones que debes tomar, la posibilidad de conseguir que este dinero sea gratuito y lo que tienes que aportar para que la operación se produzca con éxito y cumpla con todas las garantías.

Obtener un dinero al instante puede salvarte de una situación extrema o darte una oportunidad única. El mercado financiero actual te ofrece distintas opciones y productos financieros que llegan a tu cuenta en el mismo día en el que has realizado la solicitud.

Tabla de Contenido

  1. ¿Cuáles son los productos financieros a los que debo recurrir?
  2. ¿Cuáles son las principales entidades emisoras?

2.1 El modelo tradicional de los bancos.

2.2 Demasiadas exigencias y trámites muy largos.

2.3 La revolución de las plataformas digitales.

2.4 Mejores ofertas y más facilidades para el pago.

  1. ¿Existen otras opciones?
  2. ¿Cómo me aseguro de la legalidad de la operación?

1.    ¿Cuáles son los productos financieros a los que debo recurrir?

Hoy en día tienes varias opciones para obtener dinero rápido con el que satisfacer tus necesidades o alcanzar tus objetivos, y por eso es recomendable que elijas correctamente el tipo de adelanto que más te conviene, y sobre todo el que más se adapta a tus posibilidades. No debes olvidar que todos tienen un plazo de devolución determinado con unos intereses que suponen una ganancia para la entidad emisora.

Si quieres acertar lo mejor es que solicites un préstamo personal, que es el adelanto de dinero por excelencia y está diseñado para hacer frente a cualquier adversidad. De hecho, muchas entidades lo nombran en función de su finalidad, por eso es probable que veas anunciado el préstamo estudio que sirve para pagar una matrícula académica o el préstamo auto que tiene el objetivo de financiar la compra de un vehículo.

Normalmente este tipo de préstamos se componen de cantidades bajas y tienen un plazo de devolución muy corto, pero la fuerte demanda y la competencia que se ha generado ha provocado un aumento de la oferta y ahora tienes la posibilidad de conseguir un préstamo de cantidades superiores a los 1.000 euros a devolver en uno o varios meses.

Si por el contrario buscas solucionar una emergencia que no requiere la inversión de grandes cantidades de dinero puedes pedir un mini crédito. Este producto se caracteriza porque el dinero llega a tu cuenta como mínimo en el mismo día en el que lo has solicitado, sus cantidades son bajas y oscilan entre los 50 y los 500 euros y se suelen devolver en un plazo máximo de 30 días, aunque si la cuantía es muy baja a lo mejor lo tienes que devolver en dos semanas.

Los mini créditos tienen una finalidad similar a la de los préstamos personales y normalmente se solicitan para pagar una factura que no se puede abonar en ese momento porque ha habido un retraso en el pago de las nóminas. Es común utilizarlos para abonar la reparación de un electrodoméstico de uso diario como un frigorífico o una lavadora, para comprar un coche que se tiene que utilizar en el día a día o para adquirir un objeto de primera necesidad que se ha estropeado como unas gafas graduadas.

2.   ¿Cuáles son las principales entidades emisoras?

Actualmente hay dos vías principales para obtener un dinero al instante, aunque en este artículo también podrás conocer otras alternativas que pueden suponer un riesgo mayor para ayudarte en caso de emergencia, aunque a la larga tengas que asumir un coste económico o personal.

2.1 El modelo tradicional de los bancos

Durante décadas las entidades bancarias han sido el único lugar al que se podía recurrir para solicitar un dinero por adelantado, esta situación les ha hecho tener una gran capacidad económica debido a sus operaciones de especulación y al gran volumen de clientes del que disponen. De hecho, actualmente todo el mundo está obligado a tener una cuenta bancaria en la que domiciliar la nómina y en la que se cargan los recibos de suministros básicos como la luz o el agua.

Por este motivo muchos usuarios siguen escogiéndolos cuando necesitan obtener dinero rápido, pues aportan más seguridad que otras vías y el hecho de tener un lugar físico al que recurrir si hay algún problema con la operación aporta una tranquilidad que es muy valorada por el cliente. Pero todo esto tiene una gran desventaja y es que el adelanto no llega a la velocidad que se necesita, de ahí que sea complicado obtener un dinero al instante en las entidades bancarias.

2.2 Demasiadas exigencias y trámites muy largos

La opción de los bancos es interesante si llevas años siendo cliente de la entidad, pero si esto no es así, te va a costar conseguir un crédito al instante. El motivo es que el banco no concede ningún dinero sin que tenga las garantías de que este va a ser devuelto con sus intereses correspondientes, y la única forma de saberlo es analizando tu situación económica.

Cuando realices la solicitud es muy probable que tengas que aportar tus datos personales junto a documentos como la nómina, la declaración de la renta o tu contrato de trabajo. La entidad quiere comprobar que cuentas con unos ingresos estables y que no vas a tener ningún problema en pagar el adelanto.

Si las cantidades son altas es probable que la entidad te pida un aval que blinde la operación y que le sirva de garantía en caso de que haya cualquier problema. A veces este respaldo puede ser un bien inmueble como un vehículo o una vivienda o la firma de una persona de tu entorno que acredite que responde por ti en caso de que no puedas pagar alguna cuota de devolución del préstamo.

Todos estos trámites junto a esta entrega y comprobación de documentos hacen que la operación se alargue durante uno o varios días, esto hace que el banco no sea la mejor opción si la emergencia que tienes que solucionar es inmediata. En estos momentos muchos bancos están modificando su forma de operar adaptándose a los parámetros de internet donde se encuentran las nuevas plataformas digitales que les están quitando una gran cantidad de clientes.

Hoy en día todas las entidades cuentan con una banca online y una aplicación que sirve para hacer operaciones sencillas como transferencias o cambios de datos. También existe la posibilidad de solicitar productos como los mini créditos, pero aunque el periodo de concesión se reduzca, si quieres un dinero al instante el mercado te ofrece opciones más interesantes.

2.3 La revolución de las plataformas digitales

No cabe duda de que internet ha cambiado la forma de operar en el sector económico, su desarrollo ha traído consigo la aparición de las plataformas digitales, unas webs que tienen capacidad para conceder créditos al instante de forma rápida y sencilla y que están siendo todo un dolor de cabeza para las entidades bancarias.

Estos portales son la mejor opción a la que puedes recurrir cuando necesites un adelanto de dinero. La rapidez es su seña de identidad y esta celeridad la han conseguido estableciendo condiciones que están al alcance de cualquier usuario que puede obtener un dinero al instante en pocos minutos y sin moverse de casa, tan solo necesita un dispositivo móvil y una buena conexión a internet.

Al igual que ocurre con las entidades cada portal tiene sus propias normas, pero los requisitos que exigen a los usuarios son casi siempre los mismos. Una de las webs que no deja de posicionarse en los grandes buscadores es CCLoan.es, este portal puede conceder un préstamo de 300 euros en tan solo 15 minutos con un plazo de devolución de 30 días, pero si no quieres alargar la deuda en el tiempo y cuentas con recursos puedes devolverlo en menos tiempo.

Para solicitar este préstamo tienes que tener entre 21 y 75 años, ser titular de una cuenta bancaria a la que se te enviará el dinero y residir en España. Si cumples con estas condiciones solo tienes que registrarte en la web y comenzar un proceso de verificación que dura muy poco tiempo y para el que tendrás que aportar tu número de teléfono móvil junto a una dirección de correo electrónico donde se te avisará de que el dinero ya está en camino.

Todos sabemos que operar a través de internet genera algunas dudas sobre todo en cuestiones de privacidad o seguridad, para comprobar que un sitio web es totalmente legal debes revisar su página, los comentarios de sus usuarios y si tiene habilitado elementos como la política de privacidad, la de cookies o el aviso legal.

Otro aspecto que es fundamental en el ámbito económico es la información, saber de dónde procede el dinero que obtienes y el coste del mismo es fundamental para operar de forma efectiva, por este motivo estos portales tienen un teléfono de contacto, una dirección de correo electrónico y algunos hasta un chat online que responde de forma casi instantánea. En CCloan.es una vez que te registras tienes acceso a una sección llamada “área del cliente” donde puedes resolver tus dudas y obtener toda la información que necesitas.

2.4 Mejores ofertas y más facilidades para el pago

En internet puedes encontrar algunas ofertas que difícilmente podrás ver en las entidades bancarias. Si eres primer cliente, CCLoan.es te ofrece la posibilidad de obtener el préstamo de 300 euros de forma totalmente gratuita con un 0% de interés, el único compromiso que deberás cumplir será devolver esta cantidad en el plazo acordado.

Aunque los préstamos que conceden un dinero al instante suelen ser de pocas cantidades puede ocurrir que en un momento determinado tengas dificultades para devolverlo, en estos casos tienes la opción de solicitar una prórroga y ampliar el plazo a varios días. Es muy poco probable que un banco conceda esta oportunidad y es conveniente que solo recurras a ella en casos extremos ya que es una última ocasión con la que debes cumplir si no quieres enfrentarte a sanciones que dañen tu economía.

3.    ¿Existen otras opciones?

Si te ves muy apurado puedes recurrir a otras vías menos usuales que los bancos y las plataformas digitales. Una alternativa son las casas de empeños que te adelantan un dinero al instante a cambio de que dejes un objeto de valor como garantía. Tradicionalmente eran las joyas, pero ahora puedes utilizar elementos tecnológicos como un teléfono móvil o un ordenador portátil, aunque no debes olvidar que los productos que utilicen tienen que estar en perfecto estado.

Tener un bien inmueble siempre es una garantía a la que puedes sacar partido, últimamente están adquiriendo un gran protagonismo las financieras que utilizan tu vehículo como respaldo, su forma de actuar es simple pues te conceden un adelanto de dinero a cambio de que dejes tu coche como garantía. A simple vista esto parece muy interesante, pero corres el riesgo de perder tu vehículo si no cumples con las condiciones pactadas.

4.    ¿Cómo me aseguro de la legalidad de la operación?

La mejor forma de blindar una operación y asegurarte de que es totalmente legal es firmar un contrato en el que queden por escrito todas las condiciones del acuerdo económico al que has llegado.

Si pides un crédito al instante con una entidad bancaria lo más seguro es que sea el propio banco el que te haga firmar, lo mismo ocurre con las plataformas digitales donde confirmas que estás de acuerdo con todas las condiciones que te llegan por escrito, pero esto no siempre es así y es imprescindible que este contrato exista para que ambas partes puedan reclamar en caso de que haya problemas.

Resumen: Conseguir dinero al instante siempre ha sido muy complicado, pero ahora puedes obtenerlo sin dificultad a través de las plataformas digitales, aunque si lo prefieres también puedes recurrir a una entidad bancaria o a otras opciones en las que corres más riesgos, la decisión final es tuya.