En algún momento a todos se nos han acumulado varias deudas. Esta circunstancia puede llegar sin que nos demos cuenta debido a operaciones fallidas e imprevistos económicos. Todo tiene solución, pero es preferible evitar la creación de nuevas obligaciones que provoquen que todo se complique.

Si debes cantidades importantes a diferentes personas o entidades tienes que buscar otras alternativas antes de pedir dinero prestado. Esto no quiere decir que no puedas solicitar adelantos, pero tienes que escoger bien el producto y valorar sus condiciones.

Además, existen otras formas de solucionar esta situación sin crear nuevas obligaciones de pago. Aquí encontrarás algunas de ellas.

Seguramente habrás leído antes este consejo, pero es fundamental. Debes aclarar tu situación y organizar tu economía, una vez que hayas hecho esto, traza una estrategia. No debes olvidar que acabar con tus deudas y dejar de pedir dinero prestado debe ser tu prioridad.

¿Qué hago para dejar de tener deudas?

La solución parece simple, dejar de pedir dinero prestado, pero es imposible vivir con deudas, ya que, si no sales de esa situación, tus finanzas acabarán destruidas. Estos consejos harán que dejes de deberle hasta el gato.

  1. Convierte tus deudas en un gasto básico
  2. Habla con tus acreedores
  3. Olvida los planes que te supongan un gran gasto
  4. Haz una reunificación de tus deudas
  5. Elige el adelanto adecuado

Convierte tus deudas en un gasto básico

Todos los meses tienes que afrontar una serie de gastos que son obligatorios. Si quieres salir de una situación de deuda permanente incluye esta obligación en tus gastos habituales.

Seguro que cuando recibes tus ingresos mensuales te haces una idea de cuánto vas a gastar en comida o suministros. También debes pensar automáticamente qué cantidad destinarás al pago de tus obligaciones.

Lo aconsejable es que cojas lápiz y papel y pongas encima de la mesa tus deudas, tus ingresos y los gastos habituales que tienes que afrontar. De esta forma, ordenarás tus prioridades y trazar una estrategia que sirva para mejorar tu situación.

Habla con tus acreedores

Deber dinero a varias personas o entidades es un problema que no debes ocultar. Es mejor que los acreedores conozcan tu situación y trates de acordar un nuevo plazo de pago.

Esta transparencia te quitará presión y evitará que solicites más dinero prestado sin pensar en las consecuencias, aunque no debes olvidar que tanto el aplazamiento de la fecha de pago como la prórroga suponen una última oportunidad.

Olvida los planes que supongan un gran gasto

Es probable que cuando lleguen los fines de semana o se acerquen épocas de vacaciones aparezcan planes para desconectar. Tener deudas no significa renunciar a ellos, pero no puedes decir a todo que sí.

Averigua el gasto que te supondrá esa forma de ocio, y si es muy elevado e interfiere en el pago de tus deudas, déjalo para otro momento. Cumplir con tus obligaciones es tu prioridad.

Haz una reunificación de tus deudas

Existe un mecanismo llamado reunificación de deudas que consiste en agrupar todos tus pagos en uno solo. De esta forma, en lugar de pagar uno por uno a tus acreedores, abonas un único pago mensual. Con este sistema quizás tardes más tiempo en librarte de esas deudas, pero tienes la garantía de que todo está bien organizado.

La reunificación de deudas la realizan empresas que reciben el nombre de mediadoras.

Contacta con ellas e infórmate de las condiciones que ofrecen. Si tienes muchos pagos pendientes es mejor que recurras a esta opción en lugar de pedir dinero prestado. Además, tienes la tranquilidad de saber que estás pagando correctamente.

Elige el adelanto adecuado

Una forma de acabar con tus deudas es pedir dinero prestado, pero antes de hacerlo debes analizar el producto que escoges. Ninguna entidad bancaria o empresa emisora de créditos te concederá una gran cantidad si estás cargado de obligaciones de pago, pero puedes solicitar una ayuda para un pequeño impulso.

Si tienes pequeñas deudas pendientes solicita un mini crédito en una fintech. Los trámites son rápidos y no tendrás que presentar una documentación extensa, pero la cantidad adelantada será baja.

El objetivo es que tengas dinero para sanear de una vez tus cuentas a la mayor brevedad.

Este tipo de adelanto lo puedes devolver en el plazo máximo de un mes. No olvides que tienes que cumplir, de lo contrario, en lugar de solucionar un problema habrás creado otro nuevo.

Palabras Finales

Si sigues estos consejos reducirás tus deudas de forma progresiva. Tienes que tener paciencia, pero para salvar tu economía todo esto resulta necesario. Además, nadie vive con tranquilidad cuando le debe hasta al gato. La solución depende de ti.

deber dinero
Deber Dinero Hasta Al Gato