El COVID-19 está afectando a propietarios de empresas con la expansión mundial y el parón provocado ha afectado en mayor o menor medida a todos los sectores.

Los pequeños empresarios siempre están más expuestos y muchos de ellos ven cómo su negocio está en peligro. Otros están logrando sobrevivir a esta crisis, aunque en las pymes hay un ambiente de preocupación.

Después de esta crisis sanitaria vendrá una crisis económica, y a día de hoy, el COVID-19 está afectando especialmente a propietarios de entidades pequeñas. En este artículo te mostramos el daño que está causando y las medidas que toman algunas compañías para sobrevivir.

El descenso de la producción, la bajada de ingresos o las limitaciones para trabajar, muestran que el COVID-19 está afectando a propietarios de pymes.

No todos los negocios son iguales, ni atraviesan la misma situación económica. Pero no todo está perdido, tomando algunas medidas se pueden reducir los efectos de esta crisis.

¿El Covid-19 está afectando a propietarios de pequeñas empresas?

Los pequeños empresarios están deseando que todo vuelva a la normalidad. Existen muy pocos casos de aumento de ingresos y la mayoría siente incertidumbre por lo que está pasando y lo que puede pasar. Así les está afectando el COVID-19.

  1. Cese de actividad obligado
  2. Los gastos superan a los ingresos
  3. Se agotan las reservas de ahorro
  4. Temor por un futuro incierto

Cese de actividad obligado

Para que una empresa genere ingresos necesita funcionar. Esta cuarentena por el coronavirus ha provocado que muchas de ellas cesen su actividad o que descienda el número de horas de trabajo.

La consecuencia es una bajada en la producción que pone en peligro la estabilidad de la compañía.

Los gastos superan a los ingresos

Este es el principal motivo por el que el COVID-19 está afectando a los propietarios de las pymes. Mantener una empresa es complicado. Hay que pagar nóminas, impuestos e invertir en material y maquinaria para desarrollar la actividad.

Cada compañía tiene sus gastos, en algunos casos son más elevados que en otros, pero sin ingresos no se puede sobrevivir. Cuando un negocio permanece parado y gasta más de lo que ingresa, su continuidad corre peligro.

Se agotan las reservas de ahorro

Algunos empresarios guardan un dinero al que recurrir en momentos de crisis. El mercado siempre sorprende y tener una reserva económica ayuda a soportar estas situaciones. El problema aparece cuando las crisis se alargan más de lo normal y esta reserva comienza a agotarse.

Nunca antes se había vivido una situación de paro total. Hace meses parecía imposible que el mundo tuviera que enfrentarse a una crisis sanitaria y económica de estas dimensiones.

El COVID-19 está afectando a propietarios de pequeños negocios porque cuentan con reservas de ahorro muy pequeñas y algunos ni siquiera las tienen. Además, la crisis puede ser más dura con los negocios que se crearon en el último trimestre de 2019 y no han tenido tiempo para generar los ingresos esperados.

Temor por un futuro incierto

Un mes de parón puede ser largo y devastador para los pequeños negocios. Durante este tiempo muchos de ellos perderán clientes y además es probable que parte de esta clientela también sufra las consecuencias económicas del Covid-19.

En este contexto es normal que haya dudas sobre si todo volverá a la normalidad después de esta crisis, por eso siempre es recomendable aguantar antes de tomar medidas drásticas.

¿Pueden sobrevivir las pymes al impacto del Covid-19?

Aunque el COVID-19 está afectando a propietarios de pequeñas y medianas empresas, algunas entidades se están adaptando a esta situación.

El problema aparece cuando las soluciones que toman algunas compañías no sirven para todos los sectores. Estas son algunas de las medidas.

  1. Adaptación al teletrabajo
  2. Flexibilidad de horarios
  3. Acceso a ayudas públicas

Adaptación al teletrabajo

Esta medida está salvando a un gran número de pequeñas y medianas empresas. Es cierto que en sectores en los que es indispensable que el trabajador esté en su puesto no se puede aplicar, pero el progreso digital ha permitido que muchas pymes hayan trasladado a la red su actividad o parte de ella.

Si el empleado cumple su función desde su domicilio la producción se mantiene sin apenas cambios.

Flexibilidad de horarios

Al ver cómo el covid-19 está afectando a otros propietarios que ven peligrar su negocio, muchos de ellos saben que adaptarse es la mejor solución.

La cuarentena impide que la actividad se desarrolle a un ritmo normal. Si el empresario consigue que los horarios se acomoden a esta situación podrá paliar las consecuencias de esta crisis.

Acceso a ayudas públicas

Una gran crisis económica traería importantes problemas al sector empresarial, por eso la administración está tomando algunas medidas para evitar que se produzca un gran desastre.

Es cierto que el covid-19 está afectando a propietarios de diferentes negocios, pero antes de tomar una decisión precipitada es conveniente revisar el Boletín Oficial del Estado (BOE) o consultar con expertos y organismos públicos encargados de la protección de trabajadores. En momentos difíciles hay que valorar todas las opciones.

El covid-19 está afectando a propietarios de todo tipo de empresas, especialmente a aquellas que son pequeñas, que llevan poco tiempo en el mercado o que hacen un servicio exclusivamente presencial.

Hay negocios que están en juego, pero esta crisis terminará y habrá que valorar todas las soluciones posibles.