El coronavirus sigue dando que hablar. El virus no solo causa problemas sanitarios a personas de diferentes países, también ha creado un ambiente de preocupación en los mercados y en las economías de diferentes naciones.

Ante este escenario debemos proteger nuestra salud sin caer en el alarmismo y después mirar por nuestra economía.

El mercado de valores es uno de los más potentes. Se trata de un espacio en el que se compran y venden diferentes activos financieros. En este artículo te mostramos en números el impacto del coronavirus en este mercado, una situación que empieza a preocupar a los operadores.

El sistema económico también se ha visto agitado por el impacto del coronavirus. El impacto del coronavirus ha sido mayor en Asia al ser el continente en el que se ha generado. y problemas en las economías emergentes. El contexto es muy diferente al de finales de 2019, aunque se espera que en unos meses haya una recuperación.

¿Cuál es el impacto exacto del coronavirus en el mercado de valores?

El daño más visible que está dejando este virus en el mercado de valores es la incertidumbre, pues los inversores se piensan seriamente si operar en este espacio. Además, la inestabilidad económica de países consagrados y emergentes dificulta el estudio y la capacidad de anticiparse a los cambios. Estos son los números que reflejan el impacto del coronavirus:

  1. Problemas para las economías asiáticas
  2. Aumento de la volatilidad del mercado
  3. Pérdida del interés por parte del inversor
  4. La huella de una semana nefasta
  5. El futuro sigue siendo incierto
  6. El mercado espera al segundo trimestre
  7. Esperanzas de mejora a largo plazo
  8. Cambios en el comportamiento de los actores
  9. Problemas en activos que están fuera del mercado
  10. Oportunidades en un entorno desfavorable

Problemas para las economías asiáticas

El impacto del coronavirus ha sido mayor en Asia al ser el continente en el que se ha generado. La economía china ha visto cómo se frenaba su imparable crecimiento, pero las finanzas de países como Japón o Corea del Sur también tienen problemas.

Las principales industrias de estos estados han bajado considerablemente su producción y esto afecta a sus exportaciones y a sus ganancias. Como consecuencia, se produce una bajada en el precio de los activos pertenecientes a estas entidades y pierden presencia en mercados como el de valores.

Aumento de la volatilidad del mercado

La volatilidad es un término que hace referencia a las variaciones de valor que experimentan las acciones respecto a su media durante un determinado periodo de tiempo.

El impacto del coronavirus en las grandes empresas provoca que resulte más complicado saber si una operación será rentable o no. Este contexto genera dudas y reduce la actividad del mercado.

Pérdida del interés por parte de los inversores

Algunos inversores se echan atrás a la hora de poner dinero en el mercado cuando este se muestra excesivamente inestable. El miedo a perder siempre existe, especialmente en aquellos que dan sus primeros pasos.

Un mercado nunca es un entorno seguro, pero ahora es más cambiante que hace unos meses. En muchos casos se piensa que es mejor guardar el dinero en vez de arriesgarlo innecesariamente.

La huella de una semana nefasta

El impacto del coronavirus fue devastador durante la semana pasada. El barómetro de bolsas en países desarrollados y mercados emergentes MSCI registró una caída superior al 10%. Estos datos tan preocupantes no se producían desde la última gran crisis de 2008. Actualmente el mercado no pasa un buen momento, pero pudo recuperarse de los efectos de recesiones anteriores.

El futuro sigue siendo incierto

Los expertos indican que mercados como el de valores no saben exactamente cuál será el impacto del coronavirus en su funcionamiento y el tiempo que durará, esta situación les perjudica.

El sector médico es el que tiene más información sobre el virus, además, en estos momentos la comunidad científica y sanitaria centra sus esfuerzos en evitar contagios y en frenar la propagación del virus.

El mercado espera al segundo trimestre

Importantes organismos económicos empiezan a dar por perdido el primer trimestre del año. El impacto del coronavirus ha causado más daño del esperado.

Ahora, instituciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI) han rebajado sus expectativas de crecimiento mundial que estaban en un 3,1%, y esperan que se produzca una recuperación en el segundo trimestre.

Esperanzas de mejora a largo plazo

Cuando se espera una mejora a largo plazo, es que el impacto del coronavirus ha sido más grave de lo que se anticipó en un principio.

Esta epidemia no es la primera que sufren los mercados, seguramente todavía recuerdes otras como la del SARS en 2002 o la de la gripe porcina en 2009. En aquel momento también hubo desplomes, pero con el paso del tiempo llegó la recuperación.

Cambios en el comportamiento de los actores

La incertidumbre que se vive en el mercado provoca cambios en los principales actores. Para que el mercado de valores funcione es necesario que salgan a la venta activos como las acciones y que haya inversores dispuestos a comprar. Los que superan sus dudas y se deciden a operar lo hacen en productos a largo plazo, y como consecuencia caen los de corto.

Problemas en activos que están fuera del mercado

Las materias primas tienen un peso importante en la economía mundial, de ellas depende directa e indirectamente el funcionamiento de todo tipo de empresas.

El impacto del coronavirus ha reducido la demanda de petróleo por la bajada de actividad de muchas entidades. Los países productores lo están notando y muchas compañías que se dedican a este sector ven cómo sus productos bajan en el mercado de valores.

 Oportunidades en un entorno desfavorable

El impacto del coronavirus en mercados como el de valores también tiene consecuencias positivas, algunas empresas pertenecientes al sector sanitario están creciendo.

Además, se pueden encontrar compañías de prestigio que han bajado el precio de sus acciones. Recuerda que si acudes al mercado debes hacerlo con precaución, ya que la volatilidad sigue siendo alta.

En estos momentos los mercados están llenos de dudas. El de valores también se ha visto afectado por el impacto del coronavirus y el escenario actual es diferente al que se preveía en el cierre del pasado año. Los efectos del virus son un hecho, pero las esperanzas de recuperación se mantienen y los próximos meses serán decisivos.