El endeudamiento, Entendiendo el misterio

Cuando hablamos de economía todos coincidimos en una cuestión, lo peor que nos puede pasar es estar en un estado de endeudamiento.

Tener una obligación de pago con un particular o con una entidad nos resta capacidad económica y disminuye nuestras posibilidades de hacer inversiones o adquirir bienes o servicios que nos aporten un beneficio personal o económico.

En este artículo descubrirás que nada es gratis y el endeudamiento puede ser muy perjudicial para nuestros intereses, también obtendrás información sobre los conceptos financieros que tienen que ver con esta situación, sus consecuencias reales y las medidas que puedes tomar para evitarlo.

El concepto de endeudamiento puede tener dos vertientes, una de ellas se refiere a la situación de deuda como tal y la otra a un estado al que se llega solicitando un dinero extra. Esta segunda opción se suele dar en las empresas, sobre todo en aquellas de gran tamaño que cuentan con un capital de millones de euros.

¿Qué es el endeudamiento?

La definición general de endeudamiento se refiere a la obligación u obligaciones de pago que tiene una persona o empresa con otros particulares o entidades.

Con el paso del tiempo y la llegada de un nuevo marco empresarial marcado por la inclusión de la tecnología este concepto ha evolucionado y también hace referencia a la búsqueda y obtención de financiación que llevan a cabo las empresas para poder desarrollar sus actividades utilizando productos financieros como créditos, préstamos, pagarés o emisión de obligaciones.

Hace años que el mercado financiero vio una oportunidad de especular y hacer negocio a través del endeudamiento, desarrollando una serie de conceptos teóricos y prácticos que pueden servir tanto a empresas como a particulares para adquirir obligaciones de pago con un riesgo muy bajo y que les permitan obtener financiación para superar una situación adversa o para invertir. Algunos de ellos son

  • Tasa de endeudamiento
  • Administración del endeudamiento
  • Endeudamiento y apalancamiento

¿Qué es la tasa de endeudamiento?

Puede ocurrir que un particular o entidad necesite un dinero extra que le aporte un beneficio a nivel personal o profesional. Los productos financieros que ofrece el mercado y que se basan en un adelanto de dinero exigen la devolución de la cantidad adelantada con sus intereses correspondientes.

descubierto bancarioLa tasa de endeudamiento, también llamada ratio de endeudamiento se refiere al volumen de deuda que puede soportar una persona o empresa, esta capacidad de endeudamiento viene determinada por dos factores principales uno es el plazo y otro el volumen de ingresos que tengas, no debes olvidar que una deuda puede dañar seriamente tu economía.

Tus ganancias dependen de tu trabajo y de la remuneración que obtengas a través de él si eres particular o de la cantidad de bienes y servicios que seas capaz de vender en el caso de que seas una empresa.

El otro factor que hay que valorar es el plazo que se refiere al periodo de tiempo que te concede el prestamista o la entidad emisora del préstamo para devolverlo.

Algunos expertos coinciden en que lo mejor es que el plazo de la deuda sea largo para pagar pocas cantidades en cada cuota, mientras que otros consideran que es más rentable adquirir obligaciones de pago a corto plazo para liquidar la deuda cuanto antes. Ambas opciones tienen sus ventajas e inconvenientes y serán más o menos beneficiosas en función de su capacidad económica y necesidades presentes y futuras de la persona o de la entidad.

¿Cómo se calcula la capacidad de endeudamiento?

El ratio de endeudamiento se calcula por medio de una fórmula muy sencilla que consiste en dividir el importe total de la deuda que se quiere asumir entre los capitales propios de la entidad que están formados por el dinero total del que dispone y su patrimonio neto, que hace también referencia al total del que dispone una empresa pero sin contar sus deudas.

Aunque este tipo de operaciones también se pueden aplicar a las finanzas de los autónomos o particulares, se suelen utilizar en un entorno de endeudamiento empresarial donde las cantidades son más altas y es necesario llevar a cabo una planificación más detallada antes de adquirir un producto basado en un adelanto de dinero.

La importancia de saber administrar las deudas

Si la economía de una empresa o la de un particular tiene objetivos de crecimiento es imprescindible que sepa controlar sus deudas para contar siempre con capital y poder resolverlas sin pasar ningún tipo de apuro. Hoy en día para obtener un dinero extra es imprescindible recurrir a productos como los créditos o préstamos, pero se deben gestionar fríamente para evitar que se conviertan en un problema.

En el terreno empresarial los expertos recomiendan a los gestores que antes de obtener un dinero prestado analicen los motivos que les llevan a tomar esta decisión y a continuación realizar una planificación eficaz de su capital para poder afrontarla. Antes de firmar nada también es necesario que se comparen las consecuencias que tendría asumir esta deuda a corto o largo plazo. Otra medida que se tiene que tomar para que el endeudamiento resulte efectivo es basarlo en las necesidades de la entidad.

El nunca entendido concepto de apalancamiento

El concepto de apalancamiento financiero puede resultar algo ambiguo, pero de forma simplificada se refiere a la utilización del endeudamiento para llevar a cabo una operación. Es decir, una empresa toma la decisión de hacer una inversión utilizando productos que generan una deuda como un crédito o un préstamo en lugar de usar los recursos propios con los que cuenta. El coeficiente de apalancamiento es la proporción que existe entre el capital propio y el de crédito.

¿Por qué se utiliza esta técnica?

Las empresas utilizan el recurso del apalancamiento con el objetivo de obtener beneficios a largo plazo. Uno de los casos más comunes se produce en la compra de acciones, una entidad solicita un préstamo valorado en una cantidad determinada que tiene un tipo de interés que puede ser del 20%, al cabo de unos meses el valor de estas acciones habrá aumentado a causa de este porcentaje y será el momento de vender.

A simple vista esta operación parece muy beneficiosa, pero tiene incluido un riesgo con el que hay que contar y es la imposibilidad de vender esa acción o ese paquete de acciones, si no se logra este fin se contraerá una deuda que a medio o largo plazo generará pérdidas.

¿Puede entrar la administración pública en endeudamiento?

La administración pública tiene capacidad para llevar a cabo algunas operaciones financieras funcionado igual que una empresa privada que tiene el objetivo de conseguir un dinero extra. De hecho, el artículo 157 de la Constitución regula estas prácticas al igual que la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA) que en su artículo 14 establece que el endeudamiento es un recurso más que pueden utilizar las 17 regiones españolas para obtener financiación.

El Ministerio de Hacienda también regula todas estas formas de endeudamiento refrendando leyes como la LOFCA y estableciendo que las operaciones de crédito a corto plazo tienen que tener la finalidad de cubrir necesidades puntuales de tesorería, mientras que los recursos obtenidos de las operaciones a largo plazo se deben destinar a las inversiones, y las ganancias obtenidas no deben ser superiores al 25% de los ingresos que obtienen las comunidades.

Las comunidades autónomas pueden llevar a cabo este tipo de operaciones sin solicitar permiso al Estado, aunque tienen la obligación de adaptarse totalmente a estos requisitos, pero si deciden operar en el extranjero o emitir deuda tienen que consultar a la administración central.

¿Es conveniente que las administraciones estén en deuda?

Cuando las administraciones públicas como el Estado o las comunidades autónomas llevan a cabo operaciones de endeudamiento pueden obtener rentabilidad, pero también corren los riesgos habituales de estar en deuda, una situación que puede provocar que las arcas públicas pierdan recursos que tengan que ser inyectados desde una administración superior o desde un banco privado con el que se generará una nueva deuda.

¿Se ha normalizado la operación del endeudamiento?

Desde hace varios años los gobiernos de distintos países europeos han iniciado operaciones financieras basadas en el endeudamiento a las que se han sumado las de las empresas de cada Estado, creando una situación que ha llevado al Fondo Monetario Internacional (FMI) a alertar de un nuevo endeudamiento a niveles nunca vistos con cifras globales que cada vez están más cerca de los 200 billones de euros, unos números que indican que el endeudamiento en Europa ha crecido más del 60% en la última década.

Las políticas basadas en los bajos costes para la financiación que iniciaron la mayoría de los bancos centrales de los distintos países de la unión han provocado que muchas entidades públicas y privadas opten por el endeudamiento como medida para obtener rentabilidad, hasta el punto de que el FMI ha recomendado a los 31 países con deudas públicas y privadas superiores a los 100 billones de dólares que mejoren su gestión para obtener más fondos.

A finales del año pasado desde el FMI se lanzó un mensaje con un aspecto muy positivo que es el anuncio de que la economía mundial no ha parado de crecer desde 2011 y otro muy negativo que es la confirmación de que existen grandes posibilidades de que en 2020 comience otra crisis económica. Este mensaje se debe tomar como una alerta para que administraciones, familias y empresas revisen sus finanzas y gestionen sus deudas fríamente y a medio plazo para evitar que la recesión dañe su economía.

¿Cuáles son los misterios de un endeudamiento rentable?

Préstamos Rápidos – €300 Sin Intereses ✔ Para Clientes Nuevos.

Como se ha visto tanto en el terreno empresarial como en el personal endeudarse es estar en una cuerda floja en la que se puede perder o ganar dinero, la rentabilidad no está asegurada en ninguna operación, pero existen algunas claves y prácticas que te acercan a las ganancias y te alejan de las pérdidas.

  • Plantearse si es necesario
  • Esperar el momento oportuno
  • Analizar si se pueden asumir plazos y cantidades
  • Realizar cálculos precisos
  • Ser conscientes de que pueden llegar momentos duros
  • Saber qué técnicas existen para pagar en casos extremos

Antes de firmar nada es imprescindible estar seguro y sobre todo no confundir los conceptos necesidad y deseo, también es fundamental analizar la economía personal y saber hasta dónde se puede llegar y tomar decisiones en base a ello. Elegir el momento oportuno es imprescindible a la hora de invertir y para eso hay que saber esperar.

Nunca se debe firmar una deuda que sea inasumible ni contraerla en base a un dinero que puede llegar de otra operación financiera de la que no se está seguro. El análisis de los plazos y cantidades se debe hacer en base a los recursos con los que se cuenta y para evitar errores es esencial calcular correctamente todos los intereses y gastos que puede generar el préstamo.

Cuando se realiza una operación de endeudamiento también hay que tener en cuenta que pueden llegar momentos difíciles que obligan a sacrificar algunos gastos que son prescindibles y que normalmente se destinan al ocio y al tiempo libre, por eso antes de firmar hay que pensar hasta dónde se está dispuesto a llegar en casos extremos.

Conocer los productos financieros te puede salvar cuando las deudas te ahoguen si sabes recurrir a técnicas de consolidación o invertir en productos que den un beneficio que te libere de tus obligaciones, pero todo esto siempre llevará asociado un factor de riesgo, por eso lo mejor es contar siempre con un dinero ahorrado que te sirva para solventar estas situaciones sin tener que contar con agentes externos.

Resumen final: El endeudamiento es una operación a la que recurren particulares que tienen que solventar una situación puntual o necesitan recursos para invertir, y también las empresas que gestionan grandes cantidades de dinero y que buscan aumentar sus ganancias en base a productos financieros.

Contraer una deuda puede ser beneficioso, pero es necesario analizar los riesgos antes de dar un paso definitivo.

Primer préstamo sin Interés