Euro y Dólar, el peso de las monedas más valiosas del mundo

Actualmente vivimos en un mercado muy globalizado en el que se realizan miles de transacciones al día.

Una de sus curiosidades es el gran número de monedas que operan en todo el planeta. Se estima que actualmente hay más de 150 divisas en todo el mundo, todas ellas están en circulación y sirven como contraprestación por la adquisición o uso de determinados productos y servicios.

Alrededor de las monedas se ha desarrollado un mercado, y cada una de ellas tiene un valor que le permite competir en este entorno. A día de hoy las más valiosas son el Dólar Americano y el Euro.

Leyendo este artículo descubrirás qué beneficios tiene el uso de una moneda potente, y sabrás cuáles son las divisas que se han asentado y que pretenden alcanzar a las dos gigantes.

En el año 2002, la Unión Europea lanzó una moneda única.

El Euro, para todos país perteneciente a la institución, a excepción de Inglaterra que por aquel entonces, aún dentro de la UE, siguió utilizando la Libra.

El Euro cambió radicalmente el escenario que había en el mercado de divisas europeo, y aunque trajo el aumento de precios a algunos países, los ciudadanos se beneficiaron al poder acudir a otros estados del continente y poder pagar sin necesidad de cambiar y afrontar el coste de esta operación.

Ventajas de utilizar una moneda potente

Desde la Unión Europea destacan diferentes beneficios obtenidos al utilizar la segunda moneda más potente del mundo, pero el que más sobresale es la estabilidad financiera del mercado, una circunstancia que también recae en los ciudadanos, que casi 18 años después se han olvidado de monedas como la peseta española, apenas recordada ya por las nuevas generaciones.

  1. Estabilidad en los precios
  2. Seguridad para las empresas que operan en la Unión
  3. Un crecimiento mayor
  4. La Unión Europea sube escalones en la economía global
  5. El valor de la identidad

Aunque los precios medios y los salarios de los diferentes países europeos son diferentes, no se pagan las mismas cantidades por una compra en países vecinos, como es el caso de España y Francia.

Los precios de los estados de la Unión son ahora más estables.

Similares a los que existían antes del Euro, aunque hay que diferenciar las zonas de los países mediterráneos y sureños como Portugal, Italia o Grecia que tienen precios similares y bajos, y el área de los países nórdicos como Noruega, Suecia o Dinamarca, que tienen precios más altos.

euro usdEl sector empresarial y los emprendedores que han puesto en marcha negocios con miras internacionales, sí se han beneficiado de tener una moneda única.

Hace años, las importaciones y exportaciones podían aumentar su precio debido a los cambios de divisa que se tenían que hacer entre los distintos estados de la Unión. A día de hoy, esta situación ha cambiado, y económicamente se ha creado una Europa mucho más global.

El hecho de globalizar el mercado europeo utilizando una moneda única ha provocado un crecimiento de la institución y de los países que la componen, aunque en algunos estados este crecimiento ha sido más notable que en otros.

Lo que sí es cierto es que se ha logrado crear una moneda fuerte.

Un moneda que ha hecho frente al todopoderoso Dólar norteamericano, que en ocasiones ha visto su liderazgo en peligro. De hecho, a día de hoy, el valor de esta moneda es solo un 4% superior al del euro.

Uno de los motivos que impulsaron el lanzamiento del Euro fue la necesidad de crear un elemento representativo de la Unión.

A nivel económico esta circunstancia no genera ningún beneficio, pero este tipo de instituciones siempre han buscado mejorar su posición, y de algún modo el Euro une a los ciudadanos de distintos países, un hecho que reivindica la Unión en momentos críticos como el Brexit Británico.

La amenaza del mercado asiático

Estados Unidos y Europa han sido referentes mundiales en ámbito económico, social y político. Pero desde hace años, el mercado asiático está experimentando un gran crecimiento representado en monedas como el Yen japonés, que se sitúa justo detrás del euro, y aunque todavía no es una amenaza seria, desde la Unión se vigila muy de cerca.

Una divisa que cada vez genera más preocupación es el Yuan de China, esta moneda nunca ha estado entre las más utilizadas y valoradas, pero hace un año se publicaron datos que indicaban que la divisa del gigante asiático contaba con una reserva espectacular que superaba los 3 billones de dólares.

A día de hoy, el poder de la economía china es similar al de la Alemana, y dobla en reservas a Japón. La economía china hoy ocupa el tercer y cuarto puesto de las más poderosas del mundo.

El ascenso de las monedas digitales

Un fenómeno que no ha pasado desapercibido es la salida y aumento de valor de las monedas virtuales. Se caracterizan porque no tienen detrás ninguna institución que las regule, como ocurre con el Euro y el Banco Central Europeo, y funcionan en base a un sistema de algoritmos que crean una especie de registro contable.

Todas las operaciones que se realizan con estas monedas se llevan a cabo en entornos digitales, y estas divisas no tienen soportes físicos. Un factor que es muy atractivo para los inversores en monedas digitales es que su sistema no suele pedir datos personales, por lo que su identidad es totalmente anónima.

El número de monedas digitales no deja de aumentar.

Las más destacadas son el Dogecoin, el Litecoin, el Ripple, el PeerCoin y la más conocida, que es el Bitcoin. Actualmente un Bitcoin equivale a unos 8.000 euros, pero su valor es muy fluctuante y las operaciones realizadas con las monedas digitales son tremendamente arriesgadas.

A día de hoy las monedas digitales y las físicas parece que operan en escenarios totalmente distintos, pero realmente están muy cerca. Utilizar diariamente una moneda como el Euro trae más ventajas que inconvenientes, sobre todo a la hora de salir al extranjero.

Además, al ser usada en tantos países, se puede cambiar sin dificultades, el futuro dirá si su posición se ve amenazada por las divisas asiáticas.

Primer préstamo sin Interés