La importancia de contar con la extensión de un plazo

Acceder a un crédito o préstamo puede ser esencial para salvar una situación de apuro o para invertir en un bien o servicio necesario que se podrá amortizar a medio o largo plazo. El gran inconveniente es no poder cumplir con dicho plazo, y esto puede traer graves consecuencias, por eso la mejor opción es solicitar una ampliación.

Cada vez más plataformas permiten recurrir a la extensión del plazo con muy poco tiempo de antelación, en ocasiones basta con 24 horas. Además, suelen ser más flexibles si el crédito se ha concedido a través de una tarjeta, en estos casos con solicitarlo el mismo día del vencimiento será suficiente.

Aun así lo más recomendable es avisar lo antes posible, ya que cada web ofrece unas condiciones diferentes y puede ser que esta ampliación sea denegada.

El tiempo máximo de extensión de un plazo suele ser de un mes, aunque el solicitante puede adaptarlo a sus necesidades y pedirlo de 7 o 14 días, siempre que no supere el límite impuesto por la plataforma.

Esta situación se suele dar a mediados o finales de mes, cuando el prestatario todavía no ha recibido la nómina y necesita pagar su deuda.

Cómo solicitar esta ampliación

En primer lugar es necesario leer con detenimiento el contrato que se firmó en el momento de la concesión del préstamo para comprobar si aparece algún fragmento relacionado con la ampliación del plazo.

Si esto no se menciona en ningún apartado lo mejor es contactar con la entidad emisora para que informe sobre todas las condiciones inherentes a la extensión.

Si el adelanto ha sido concedido por una plataforma digital, lo más probable es que el solicitante se haya registrado como usuario de la web.

En este caso deberá ir a su perfil y pinchar en la opción “solicitar ampliación del plazo”, a continuación se desplegará una ventana en la que aparecen todos los detalles de esta operación junto con un formulario para realizar la solicitud. En el momento en el que se conceda se avisará al cliente mediante un SMS o a través de un correo electrónico.

Otra opción es contactar con el departamento de atención al cliente por medio de un email o a través de una llamada. En esta sección explicarán todos los condicionantes que tiene esta ampliación y los pasos que hay que seguir para solicitarla.

Si el adelanto ha sido concedido con una entidad bancaria, lo mejor es acudir a la sucursal más cercana y solicitar información sobre cómo realizar esta extensión, aunque también se puede contactar con la entidad emisora a través de la banca online.

El avance de internet ha influido en este sentido de tal manera que si esta ampliación se quiere solicitar a la Agencia Tributaria, habrá que rellenar un formulario de solicitud en su web oficial.

Ventajas de solicitar una extensión

Solicitar la extensión de un plazo es fundamental para evitar los intereses de demora en los que se incurre una vez que ha vencido el periodo establecido.

También sirve para mantener el historial de pago con la entidad en números favorables. Si en este documento aparecen retrasos o deudas es probable que la plataforma no vuelva a conceder un adelanto al cliente.

También se evita formar parte de listados de morosos como el RAI o el ASNEF. En el momento en que la deuda está vigente la entidad puede registrar el nombre del deudor en estas listas.

Figurar en ellas cierra las puertas a la concesión de un préstamo o a la contratación de productos con operadoras de telefonía móvil.

Otro aspecto muy importante es que ayudan a mantener la economía personal en buen estado, evitando acumular más deuda por no pagar en el plazo establecido. Además, si el pago se lleva a cabo dentro de la ampliación, no habrá problemas en la concesión de préstamos futuros.

La extensión del plazo en las hipotecas

Hacer frente a los pagos de una hipoteca acarrea unos gastos mensuales que en ocasiones suponen un trastorno para los beneficiarios, por eso ampliar los plazos puede ser muy beneficioso si se está pasando por algún apuro económico.

Además, esta extensión también repercute en el importe de las cuotas, que pueden reducirse según las necesidades del solicitante.

El principal inconveniente es que una entidad bancaria no funciona igual que una plataforma emisora de préstamos o créditos y la hipoteca es un producto diferente.

Esto hace que a la larga haya que abonar unas cantidades por solicitar esta extensión. Para un banco, conceder la ampliación supone un adelanto de dinero que recuperará con los intereses correspondientes.

Requisitos que se exigen

Las entidades bancarias no conceden esta extensión a cualquier cliente, aunque lo normal es obtenerla sin grandes trámites.

Cuando el banco recibe la solicitud el primer dato que analiza es la cuota que se abona cada mes y el tiempo que queda para que el plazo expire. Si en este estudio ve viable el adelanto, lo más probable es que se conceda sin reparar en la situación económica del solicitante.

Otro aspecto que mirará la entidad es que la persona que solicita la ampliación no porte una deuda de una cuantía alta y tenga sus gastos al día.

Aparecer en un registro de morosos como el RAI o el ASNEF puede impedir la concesión de la extensión, aunque esto depende de la entidad.

En cuanto a la documentación, exigirá la presentación de un contrato laboral que demuestre que la situación es estable. En el caso de los autónomos será necesario demostrar que se tienen unos ingresos regulares.

También es obligatorio presentar algún tipo de aval que sirva de garantía de pago.

En ocasiones el banco pregunta al solicitante para qué destinará el dinero ahorrado con el adelanto de la hipoteca. Es frecuente que las entidades quieran tener el mayor número de datos posibles para analizar la viabilidad de la operación. Hay que tener en cuenta que con esta ampliación el plazo de devolución establecido no debe exceder los 40 años.

¿Cuánto cuesta ampliar el plazo de una hipoteca?

La extensión de una hipoteca se lleva a cabo a través de un trámite que recibe el nombre de “novación”, aunque esta operación supone unos costes, siempre resulta más económica que solicitar una nueva.

Aun así, será necesario abonar las tasas que corresponden a la realización de una escritura pública.

También habrá que abonar los costes de un notario que se encargue de llevar a cabo todos los trámites de registro, además de pagar el impuesto de Actos Jurídicos Documentados.

Puede suceder que el banco cobre unos intereses por llevar a cabo este proceso, aunque esto depende de cada entidad, y antes de iniciar la novación indicará a cuánto ascienden para que el solicitante pueda evaluar la rentabilidad de la operación.

Ventajas y recomendaciones

Si la operación no resulta excesivamente costosa el dinero obtenido puede ser muy útil para salvar algún apuro económico, o para iniciar algún proyecto empresarial que a la larga pueda aportar beneficios con los que pagar los intereses inherentes a este adelanto.

Aun así no hay que olvidar algunos aspectos que se deben consultar con la entidad bancaria, como una posible subida de los intereses de la hipoteca y un cálculo exhaustivo de los gastos totales que supondrá esta operación, así como la necesidad de contar con un notario en el procedimiento.

Ampliación del plazo en el pago de impuestos

Esta operación puede ser complicada, pero no imposible. En España la Agencia Tributaria permite solicitar una ampliación en el pago de los impuestos, para ello hay que realizar una solicitud telemática y las cuotas que no se han abonado se tendrán que domiciliar en una cuenta bancaria.

Esta solicitud se puede presentar aunque no esté permitido ampliar el plazo de pago del impuesto que se tiene que abonar.

Con este requerimiento el plazo de pago se extiende, el motivo es que la Agencia Tributaria puede tardar bastante en evaluar la solicitud, y si esta es aceptada se abrirá un nuevo periodo de pago en el que se pueden reunir las cantidades para hacer frente al tributo.

Si Hacienda concede el aplazamiento de pago enviará una carta detallando los nuevos plazos y las cuotas que hay que abonar.

La Agencia Tributaria hará los cargos correspondientes en la cuenta aportada entre los días 5 y 20 de cada mes. Aunque esta ampliación lleva sujeta unos intereses de demora, es fundamental cumplir con estos pagos, de lo contrario las sanciones pueden ser muy fuertes.

Pagar más tarde

Si se tienen importantes problemas de liquidez una opción es pagar el impuesto una vez que el plazo haya expirado, aunque para esto es imprescindible abonarlo antes de que la Agencia Tributaria detecte que no se ha realizado el pago, sino habrá que cumplir una sanción que puede ser muy costosa.

Consecuencias de no cumplir con la ampliación

Al tratar con hacienda todo lo que no sea cumplir con su normativa o plazos será motivo de sanción. En caso de no pagar los recibos correspondientes a la ampliación concedida, se abrirá un nuevo periodo para pagar esta deuda, pero los intereses irán aumentando en un 20%.

La única forma de bajar este recargo es abonar las cuotas en el primer plazo de ampliación y con la mayor antelación posible, de este modo se reducirá al 10%.

Si se dejan pasar los plazos la deuda irá aumentando paulatinamente y las consecuencias pueden ir a más, llegando al embargo de cuentas, además de emplear la vía ejecutiva para pagar el importe que se debe.

Antes de llegar a este punto la Agencia Tributaria suele conceder oportunidades para el pago, de hecho, aplica la misma fórmula con las sanciones.

La controversia del impuesto de sucesiones

El impuesto de sucesiones y donaciones es el que corresponde a las herencias o concesiones de dinero. Se trata de un tributo que es muy criticado por los contribuyentes, el motivo es que las tasas pueden llegar a ser tan elevadas que los beneficiarios de una herencia pueden verse obligados a renunciar a la misma por no contar con los recursos suficientes.

El plazo para pagar el importe de este impuesto es relativamente bajo, tan solo 6 meses desde el fallecimiento de la persona, pero este periodo se puede ampliar otros cinco meses más.

Contando con este incremento el plazo se situaría en 9 meses, un tiempo que a veces no resulta suficiente para reunir el dinero si las cantidades o los bienes heredados tienen un gran valor.

En caso de que sea imposible hacer frente a este impuesto no quedará más remedio que renunciar a la herencia por medio de una declaración de voluntad. En ocasiones este proceso es muy doloroso para las personas, no solo en el sentido material, sino por el valor sentimental que llevan implícitos esos bienes.

Tomando a la norma como referencia es evidente que se trata de un tributo flexible porque permite una ampliación de varios meses, pero su existencia es muy criticada. Además, no es un impuesto fijo y puede variar dependiendo de la Comunidad Autónoma en la que esté empadronado el beneficiario.

Aumento de plazo en empresas y operadoras

Algunas empresas privadas conceden ampliaciones en los plazos de financiación de un producto o permiten que se modifiquen las condiciones para hacer más cómodo el pago del bien adquirido. Esto también suele ser habitual en las operadoras de telefonía móvil, pero se trata de una operación sujeta a determinadas condiciones.

Las prórrogas en los pagos suelen ser muy cortas, en ocasiones ni siquiera llegan a la semana. Además, tan solo se puede pedir un determinado número de ampliaciones a lo largo del año. Como máximo pueden ser tres, aunque todo esto depende de las condiciones que exija la empresa.

Incumplir con las condiciones de la ampliación puede acarrear el pago de intereses elevados o la intervención de la vía judicial para reclamar la deuda. Por este motivo, siempre es recomendable controlar el estado de la economía personal y estudiar la viabilidad de las operaciones.