Saber que financiarte un coche es un bien necesario. Podemos sacar mucho partido, porque puede servirnos todos los días, para disfrutar de momentos de ocio con familiares y amigos.

El problema es que para conseguir uno que nos dé todas las garantías, tenemos que aportar una importante suma de dinero.

Existen diferentes modelos de financiación para conseguir un vehículo, pero para adquirirlo tienes que adelantar una cantidad de dinero que es probable que no tengas.

En este artículo te mostramos dónde debes acudir para financiarte un coche sin entrada y las opciones que tienes para obtenerlo.

El mercado financiero no deja de cambiar y esta circunstancia en ocasiones te favorece. Hoy en día tienes diferentes alternativas para financiarte un coche sin entrada.

Incluso algunas marcas te dan esta opción, aunque esto no suele ser lo habitual. Tu principal preocupación debe ser hacer las cuentas correctamente y pagar las cuotas de tu financiación.

¿Puedo financiar cualquier coche sin entrada?

Antes de buscar cualquier alternativa tienes que estudiar la procedencia del coche. Piensa que, si es nuevo, es complicado que te financien el 100% de su compra.

No es una opción imposible, pero para financiarte un coche sin entrada tienes que negociar, y esta alternativa es la más difícil por el precio de la compra.

Los coches de kilómetro cero son una opción muy interesante. Se trata de vehículos prácticamente nuevos y con un precio más bajo. Si escoges un modelo para el que hay pocas ofertas, puedes negociar su financiación completa.

La otra alternativa es que escojas un coche de segunda mano. Para hacerte con él puedes acudir a un concesionario y negociar con esta empresa y su financiera o comprárselo a un particular.

También existen préstamos para esta segunda opción, aunque pueden ser más caros.

¿Quién puede financiarte un coche sin entrada?

No todos los coches son iguales. Es importante que elijas el que realmente necesitas.

Pero sobre todo tienes que asegurarte de que su motor y carrocería están en perfecto estado para evitar pagar por reparaciones de taller. Una vez que elijas tu coche, debes estudiar varias alternativas.

  1. Escoger una marca que te ofrezca esta opción
  2. Hablar con el concesionario
  3. Preguntar en un banco
  4. Solicitar un préstamo P2P

Escoger una marca que te ofrezca esta opción

Ninguna marca te ofrece una financiación completa de tu coche, pero la gran mayoría sabe que tienes otras opciones, y para evitar la fuga de clientes ofrecen un plan alternativo.

Te dan la posibilidad de elegir la cantidad que quieres dar de entrada, según el dinero que aportes, el número de cuotas y la cifra a pagar en cada una de ellas, será mayor o menor.

Hablar con el concesionario

Los concesionarios tienen acuerdos con diferentes financieras de coches. Es difícil que alguna de ellas te adelante la totalidad del dinero, aunque sea mediante el pago de cuotas, pero puede ofrecerte otra alternativa.

Esta opción recibe el nombre de renting y consiste en un contrato de alquiler que dura entre 12 meses y 5 años. Una vez que finaliza este acuerdo eliges si renovar o devolver el vehículo. El inconveniente es que no te quedas con el coche, pero a cambio pagas únicamente por su uso.

Preguntar en un banco

Es muy difícil que un banco acceda a financiarte un coche sin entrada, pero puedes probar. Algunas entidades hacen este tipo de ofertas para aumentar su cartera de clientes o para fidelizar a los que ya tienen.

Además, si llevas años siendo cliente de un mismo banco y nunca has tenido problemas, es probable que estén dispuestos a hacer una excepción. Por preguntar no pierdes nada.

Solicitar un préstamo P2D

Esta es una alternativa que ha surgido debido a la crisis de créditos que han sufrido algunos bancos.

También reciben el nombre de préstamos entre particulares y se obtienen a través de plataformas online. Estas páginas te ponen en contacto con otras personas que te adelantan un dinero a cambio de que se lo devuelvas con intereses.

En principio estas plataformas que actúan como intermediarios están diseñadas para que un particular pueda financiar un proyecto, pero puedes probar.

Tienes la opción de pedir un adelanto con el que pagar una entrada o varias cuotas de financiación, pero después tendrás que devolverlo y por un precio elevado.

Financiarte un coche sin entrada es una gran oportunidad, pero todas las opciones tendrán algún inconveniente.

Si lo consigues, firma un número de cuotas y unas cantidades que puedas asumir, y planifica tu economía para poder pagarlas y evitar problemas. Con las alternativas que ofrece el mercado y unos ingresos estables, casi nada es imposible.