FONDOS DE INVERSIÓN | Actividad común en el sector | CCLoan.es

Invertir es una de las actividades más comunes en el sector económico, buscar la rentabilidad, obtener ingresos extras y alcanzar el objetivo de apartar un dinero para el ahorro son las señales de que una economía está totalmente saneada y atraviesa un buen momento. Para alcanzar estas metas es necesario gestionar los recursos de forma efectiva y en ocasiones asumir algunos riesgos.

Contenido

La opción de los fondos de inversión.

¿Qué elementos forman parte de estos fondos?

Ventajas de recurrir a los fondos de inversión.

Una forma de operar consolidada.

Las variaciones que experimenta el fondo.

¿Cuáles son las fuentes de inversión más habituales?

El cálculo de la rentabilidad del fondo.

La actividad de los fondos buitres.

Aspectos que hay que tener en cuenta antes de invertir.

fondos de inversiónEl mercado financiero es cada vez más amplio y hoy en día el inversor tiene un gran abanico de posibilidades a las que destinar una cantidad que posteriormente pueda recuperar con una ganancia extra.

Durante la crisis económica las inversiones disminuyeron debido a las prioridades del ciudadano medio, pero factores como la creación de empleo o la subida del salario mínimo interprofesional han dado vida a las inversiones.

La opción de los fondos de inversión

Un fondo de inversión es una herramienta de ahorro y búsqueda de beneficio que se nutre de las aportaciones que realizan los inversores, el objetivo es obtener una rentabilidad que vaya en consonancia con el riesgo que se asume.

El valor del fondo viene determinado por el dinero que destinan las personas que participan en él y el resultado de las operaciones se divide de forma equitativa entre ellos.

Uno de los motivos que hacen que los fondos de inversión sean un instrumento que puede aportar importantes beneficios es que se basan en la repartición del capital de un inversor en diferentes activos y mercados.

La ventaja de esta diversificación es que las pérdidas que se puedan producir en una operación están compensadas con las ganancias que generen otras, de esta forma el dinero del inversor se mantiene en unas cifras relativamente estables.

Otro aspecto destacable de los fondos de inversión es que no tienen vencimiento, esto quiere decir que el inversor puede incorporarse o abandonarlo cuando lo considere oportuno.

Este hecho provoca que haya una menor presión en los integrantes que no se ven atados a la actividad de este instrumento, además esta opción también es muy útil si los resultados no son los esperados y se opta por invertir el dinero de otra forma.

¿Qué elementos forman parte de estos fondos?

Además de los inversores que realizan las aportaciones para que los fondos de inversión se pongan en marcha es necesaria la intervención de una entidad gestora que es quien se encarga de enviar este conjunto de aportaciones a activos financieros como la renta fija, la variable o a una combinación de ambas.

La entidad gestora realiza estas inversiones siguiendo unas consignas que se han acordado previamente o en el momento de constitución del fondo, estableciendo unas políticas con las que todas las partes tienen que estar de acuerdo.

También es necesario que exista una entidad depositaria que se encargue de vigilar el patrimonio del fondo, tanto los bienes inmuebles como los monetarios.

La función de esta entidad es fundamental porque además de asegurarse que el valor del fondo se mantiene y no sufre ninguna alteración, también tiene cierta potestad para tomar decisiones que entienda que van en beneficio de los participantes.

Ventajas de recurrir a los fondos de inversión

Si se cuenta con un dinero extra que en caso de perderlo no dañaría la economía personal, los fondos de inversión son una opción muy interesante, aunque hay que tener en cuenta que se trata de una operación que está sujeta a los movimientos y fluctuaciones del mercado que en ocasiones son muy difíciles de prever.

El primer aspecto positivo es que permiten llegar a cualquier mercado, algunos de los que operan en el sector financiero son inaccesibles para el inversor individual, pero operando de forma conjunta aumentan las posibilidades.

Además, algunos mercados reducen el coste de los productos financieros cuando un grupo de inversores destinan su dinero conjuntamente.

Otra ventaja es que se cuenta con los servicios de un equipo profesional de gestores que disponen de una formación que les permite analizar fríamente la evolución del mercado con el objetivo de que las inversiones que lleva a cabo el fondo obtengan los resultados esperados, y sobre todo no incurran en pérdidas.

La diversificación de los fondos también se deja ver en la cantidad de productos que existen en el mercado y que se adaptan al tipo de inversor.

La forma de operar con el dinero está directamente relacionada con la personalidad del actor, existen inversores que están dispuestos a asumir grandes riesgos, que son los que suelen apostar por la renta variable y los conservadores que prefieren guardar el capital que tienen antes de exponerlo a una operación arriesgada, normalmente invierten en renta fija.

Una forma de operar consolidada

Todos los fondos de inversión funcionan de una forma determinada. El primer actor que interviene es el participante que pone una cantidad de dinero a cambio de adquirir una serie de participaciones, a continuación aparece la sociedad gestora que ingresa ese dinero en el propio fondo para invertirlo en el activo que considera más conveniente.

La sociedad gestora tiene la obligación de conocer el mercado con todo detalle y tomar la decisión de destinar este dinero a renta fija, variable, acciones, divisas o bonos, pero nada de esto podría funcionar sin la presencia del patrimonio del propio fondo que es el dinero que lo conforma y da lugar a la cartera del fondo que es el conjunto de títulos que forman parte de este instrumento.

Esta forma de operar hace que el inversor sea propietario de una parte del fondo que obtiene mediante su aportación. A la vez que se forma la cartera del fondo se crea también una cartera individual, que es un capital que está en el aire a la espera de que se obtengan los beneficios esperados a través del fondo.

Las variaciones que experimenta el fondo

Las alteraciones que se producen en el funcionamiento de los fondos de inversión vienen determinadas por las altas y bajas de los inversores que forman parte de él, cuantas más personas realicen aportaciones al fondo, mayores serán sus recursos y aumentará su capacidad para llevar a cabo operaciones de mayor volumen.

El otro factor tiene que ver con los cambios y fluctuaciones que se producen en el mercado. En ocasiones los activos en los que se invierten aumentan o disminuyen su valor debido a la influencia de distintos factores, aunque se establecen mecanismos para evitar pérdidas si las alteraciones del mercado son notables.

Esta situación no evita que varíe el precio de las participaciones incidiendo directamente en la actividad del inversor.

El riesgo es un factor que está presente en cualquier inversión y también puede alterar el funcionamiento del fondo, los riesgos más habituales que alteran a esta herramienta son los de la inversión en renta variable, el tipo de interés y de cambio y el riesgo de crédito.

A estos hay que añadirles la incertidumbre que supone invertir en países que están emergiendo en la economía mundial pero que todavía no están consolidados como potencia.

También hay que tener en cuenta las concentraciones geográficas y sectoriales, la liquidez, así como la inversión en instrumentos derivados. Otros contratiempos que pueden surgir están directamente relacionados con la política fiscal o las leyes económicas que imperan en los países donde se realizan las operaciones.

¿Cuáles son las fuentes de inversión más habituales?

Existen diferentes tipos de fondos de inversión que destinan el dinero de sus componentes a activos que se adaptan a las políticas que se han acordado cuando se constituyó el fondo.

Existen fondos de renta fija que son aquellos que destinan sus recursos a este tipo de mercado que está formado por la emisión de deuda pública y privada que realizan los estados o las empresas con el objetivo de que los inversores la compren para poder hacer frente a sus obligaciones, a partir de ese momento el inversor se convierte en acreedor.

La renta fija es una de las inversiones más seguras que existen y las emisiones que se realizan tienen que ver con los bonos, obligaciones, letras o pagarés. En la gran mayoría de los casos el inversor sabe de antemano cuál es la ganancia que va a recibir por destinar su dinero a este mercado.

El siguiente tipo son los fondos de renta variable que son los que invierten gran parte de su patrimonio en las acciones. La inversión en renta variable es mucho más arriesgada que la fija. De hecho el mercado en el que se desarrolla este tipo de renta varía en función de la zona geográfica en la que se encuentre y las leyes económicas a las que esté sometido. La gran ventaja es que las ganancias que puede aportar son muy elevadas.

Otra opción por la que apuestan muchos inversores son los fondos mixtos que invierten parte de su patrimonio en renta fija y variable. Este tipo de fondos recibe dos nombres en función de la moneda con la que operan, fondos mixtos euros o mixtos internacionales.

También existen los fondos globales que son aquellos que no establecen qué parte de su patrimonio van a enviar a la renta fija o a la variable.

La última categoría es la de los fondos objetivo que tienen un vencimiento y la capacidad de saber el beneficio que se obtendrá una vez que finalicen las operaciones que llevan a cabo. Otra de sus aportaciones es la liquidez a precio de mercado, dejando atrás comisiones como la de rembolso.

La mayor parte de las inversiones que llevan a cabo estos fondos están destinadas a la deuda pública emitida por el Tesoro del Estado. Si se produce algún cambio y deciden destinar sus activos a la renta variable añaden la opción de derivado a su cartera y casi siempre el vencimiento del bono en el que han invertido coincide con el vencimiento del fondo.

El cálculo de la rentabilidad del fondo

El indicador que determina la rentabilidad del fondo es el valor de la cartera del mismo. El nivel de rentabilidad varía en función del número de inversiones que realice el fondo, cuantas más haga mayores probabilidades tendrá de obtener ganancias, aunque el riesgo será mayor.

Una de las características de los fondos es que diversifican sus inversiones y esto aumenta las posibilidades de controlar el riesgo, ya que destinando dinero a diferentes activos es muy poco probable que no se obtenga ningún beneficio. Para calcular la rentabilidad se resta el precio de la inversión a la capacidad del fondo y se divide entre el valor de la compra.

La actividad de los fondos buitres

Este tipo de fondos tienen unas características muy similares a los de inversión, pero su actividad es totalmente diferente y existen grandes diferencias entre ellos. En primer lugar son fondos de capital de riesgo que se dedican a comprar deuda de economías y empresas que tienen grandes problemas e incluso corren serios riesgos de quiebra.

Una vez que han realizado la inversión, la utilizan para presionar y cobrar el total de esa deuda junto con sus intereses correspondientes. Además, no negocian ningún tipo de prórroga o de extensión del plazo de pago. Todo esto hace que su actividad sea mirada con lupa porque a veces actúan al límite de la legalidad, y su ética está continuamente cuestionada.

Aspectos que hay que tener en cuenta antes de invertir

Invertir es una actividad que puede generar importantes beneficios, pero se debe hacer de forma premeditada y siguiendo un plan establecido, de lo contrario puede haber pérdidas de las que cueste recuperarse y que dañen seriamente la economía personal.

Para evitar un resultado negativo hay que tomar una serie de precauciones como evitar invertir en activos que no se conocen, analizar el perfil inversor que se tiene y los recursos con los que se cuenta o diversificar las inversiones en distintos activos para evitar que una pérdida agote todo el capital que se había destinado a estas operaciones.

También es conveniente buscar asesoramiento en caso de duda, ser disciplinado en el seguimiento de la operación y conocer la realidad del mercado al que se ha destinado el dinero, por eso los expertos recalcan el valor de la información incidiendo en que siempre debe proceder de fuentes oficiales.