Traspasos, contratos y millones, la base del fútbol español

El mundo del deporte siempre se ha caracterizado por mover importantes cifras de dinero. Como ocurre en el resto de países de Europa y algunos de América latina, el fútbol es el deporte rey, un espectáculo que atrae a millones de espectadores y que en ocasiones ha llegado a convertirse en un fenómeno social.

El fútbol español es uno de los más seguidos en todo el mundo debido al nivel de los jugadores que forman parte de las plantillas de los equipos de la LFP (Liga de Fútbol Profesional).

Todo esto ha provocado que en torno a él trabajen profesionales de diferentes sectores y los clubes hayan tenido que revisar y variar su gestión económica para poder pagar los contratos astronómicos que tienen sus estrellas.

Madrid y Barça, las referencias de la Liga

El Fútbol Club Barcelona y el Real Madrid son los dos equipos más poderosos del fútbol español. Cuentan con los mejores jugadores, el mayor presupuesto y tienen un peso único en las competiciones internacionales.

Especialmente en la Champions League donde llevan imperando desde el año 2014, un periodo en el que el conjunto de la capital ha ganado cuatro ediciones y el club catalán una, aunque el equipo de la ciudad condal ha destacado durante la última década en la competición doméstica.

Contratos multimillonarios

Para lograr estos éxitos es necesario retener a las estrellas y la única forma de hacerlo es pagando cifras astronómicas, cediendo en los derechos de imagen y ofreciendo un proyecto deportivo que esté a la altura de sus expectativas profesionales y les acerque a conseguir trofeos importantes al final de cada temporada.

Real Madrid

El conjunto presidido por Florentino Pérez siempre ha buscado tener en su plantilla a las mejores estrellas del fútbol mundial, un hecho que obliga al equipo blanco a generar unos ingresos altísimos para pagar los multimillonarios sueldos de sus jugadores.

Esta temporada las cuentas del Real Madrid se han mantenido en unos niveles más que aceptables debido a que el gasto en fichajes que se ha realizado durante el verano de 2018 ha sido mucho más bajo que el de otros mercados.

Además, ha vendido por 100 millones de euros a Cristiano Ronaldo, su máxima estrella que cobraba 23 millones de euros netos por temporada.

Actualmente el equipo madrileño cuenta con cuatro jugadores que tienen sueldos que superan los 10 millones de euros.

Gareth Bale es el futbolista mejor pagado de la plantilla con un salario de 15 millones de euros anuales, tras la marcha de Cristiano Ronaldo el extremo galés está llamado a ser la gran estrella del equipo aunque su rendimiento no ha sido el esperado.

El segundo y el tercer puesto de jugadores mejor pagados lo ocupan dos defensas de categoría mundial, Sergio Ramos que es el primer capitán y Marcelo que es el segundo, ambos reciben 11,7 millones al año.

Tras ellos se encuentra el centrocampista croata Luka Modric que tiene una ficha de 10,5 millones de euros, un jugador muy cotizado tras haber sido finalista del mundial de Rusia con su selección y haber ganado la última edición del Balón de Oro.

Los últimos años han sido especialmente intensos para el cuadro merengue que comenzó una etapa de reinado en el continente europeo con la Champions ganada en Lisboa en el año 2014 y que levantó su capitán Iker Casillas.

Este portero, considerado uno de los más grandes en la historia del club, se marcharía un año después debido a las disputas que tuvo con José Mourinho, uno de los entrenadores más polémicos del Real Madrid que se marchó sin ganar ninguna copa de Europa.

El año 2015 fue nefasto para la historia del club ya que no pudieron conseguir ningún título, la temporada siguiente comenzó con unos resultados muy pobres y el equipo decidió despedir a su entrenador Rafa Benítez y Zinedine Zidane ocupó su puesto ganando tres Champions seguidas.

El verano pasado el entrenador francés dimitió de su cargo, un hecho que ha marcado esta temporada en la que el Real Madrid ha quedado eliminado de todas sus competiciones. Para revertir esta situación el presidente blanco ha apostado por el regreso de Zidane al banquillo.

Hay que tener en cuenta que para un equipo que tiene que pagar unos sueldos astronómicos, no ganar ninguna competición implica una bajada importante de ingresos, pues deja de ser atractivo para otras estrellas del continente y corre el riesgo de perder contratos publicitarios por los que obtiene unas ganancias que también le sirven de sustento.

Fútbol Club Barcelona

El Barça es el otro grande del fútbol español y un equipo referente a nivel mundial. Desde el año 2009 su influencia no ha dejado de crecer debido a la consecución de todos los títulos que se disputaron ese mismo año.

A partir de ahí el club ha crecido, ganando trofeos todas las temporadas y repitiendo el triplete en el año 2015.

Estos éxitos han aumentado los ingresos del Barcelona que ha visto cómo incrementaba su economía debido a que el gasto en fichajes que hizo para la generación que conquistó el primer triplete fue mínimo, ya que la mayoría de jugadores procedían de la cantera.

La gestión posterior no ha sido del todo efectiva, y en esta última década se ha gastado importantes cantidades en jugadores que no han dado el rendimiento esperado y han sido vendidos por una cantidad inferior a la que costaron.

Además, el club se ha visto obligado a romper una de sus tradiciones introduciendo publicidad en su camiseta para aumentar sus ingresos.

Otro factor que ha dañado la economía del club ha sido la eliminación de las tres últimas Champions, un hecho que ha bajado los ingresos y que ha obligado a invertir en fichajes que aunque no han supuesto un gasto importante sí cobran fichas elevadas, lo que obliga al club a destinar gran parte de su dinero a los salarios de sus estrellas.

Actualmente el jugador mejor pagado de la plantilla es Lionel Messi, con un sueldo de 39 millones de euros anuales.

El centrocampista y delantero argentino está considerado como el mejor jugador del mundo y se debate si es el mejor futbolista de todos los tiempos, un hecho que hace que sea una pieza muy cotizada en el mercado provocando que su ficha sea elevadísima.

Detrás de Leo Messi se encuentra Luis Suárez, el delantero uruguayo cobra un sueldo superior a los 15 millones de euros anuales.

El siguiente escalón lo ocupa Coutinho, el fichaje más caro de la historia del club y que gana unos 10 millones de euros al año. El ranking lo cierra Gerard Piqué, el defensa catalán ingresa 9 millones de euros por temporada.

Un jugador que hizo temblar la economía del Barça fue Neymar J.R, el delantero brasileño llegó al club tras el pago de 57 millones de euros, una cifra que después se descubrió que era mucho más alta y que podía estar marcada por delitos que habrían cometido las diferentes partes de la operación.

Tras cuatro temporadas la estrella carioca fichó por el París Saint Germain tras el pago de 222 millones de euros, una cantidad que le sirvió al Barça para sanear su economía y realizar nuevos fichajes.

El reto actual del conjunto catalán es ganar esta edición de la Champions League para aumentar sus ingresos y recuperar el prestigio perdido.

El prestigio que aportan los de abajo

Si el fútbol español es uno de los más seguidos del mundo es por la cantidad de estrellas que participan en su liga, y no todas están en el Madrid y en el Barça. Equipos como el Sevilla F.C., el Valencia C.F. o la Real Sociedad cuentan con jugadores de gran calidad en sus filas y cada temporada luchan por participar en las principales competiciones europeas, de hecho el Sevilla es el equipo que ha ganado más ediciones de la Europa League.

Los ingresos de estos clubes son inferiores a los que tienen los dos grandes del fútbol español, aunque también hay que tener en cuenta que los gastos que realizan en fichajes y los sueldos de sus jugadores son considerablemente más bajos.

Aun así, gestionar las finanzas de equipos situados en mitad de la tabla no resulta tan sencillo, ya que para ellos mantenerse en los puestos más altos es todo un reto y necesitan jugadores de calidad.

Conjuntos como el Valencia o la Real Sociedad son muy importantes para la economía de sus ciudades, el motivo es que sus aficionados son más apasionados que los de los dos grandes equipos y al principio de cada temporada pagan sus abonos y entradas para llenar el estadio.

Además, los asientos reservados para los seguidores del equipo visitante también están ocupados, un hecho que reactiva el turismo y aumenta los ingresos de restaurantes, hoteles y otros establecimientos.

El aspecto social del fútbol es una de las armas de este tipo de equipos que ven como cada jornada su estadio está repleto de aficionados, algo que no ocurre en campos como el Camp Nou o el Santiago Bernabéu donde se suelen ver asientos vacíos en partidos regulares de liga.

De hecho, en la Supercopa de España de 2017 que disputaron ambos clubes, los presidentes de las entidades se quejaron de una excesiva presencia de turistas en las gradas, algo que provocó que incluso se celebraran los goles del equipo contrario, una situación inconcebible en otros estadios.

Hasta el descenso es interesante

El nivel del fútbol español hace que cada temporada los ojos de los aficionados se concentren en los posibles campeones, los equipos que acudirán a competiciones europeas y en la lucha por el descenso.

Bajar a segunda división supone un bache económico del que es muy difícil salir. El número de abonados disminuye, los partidos no tienen tanto seguimiento, los contratos televisivos guardan peores condiciones y las estrellas de los clubes se marchan a otros equipos de mayor nivel.

Evitar esta situación hace que la lucha por salir de las tres plazas de descenso sea muy intensa, y esto capta el interés de los aficionados que no se despegan de las televisiones y llenan los estadios para animar a su equipo en los momentos más difíciles.

Uno de los conjuntos de la parte baja de la clasificación que genera mayor simpatía es el Rayo Vallecano, un equipo que pertenece al barrio madrileño de Vallecas, una zona obrera con gran tradición futbolística y con una masa social que se identifica con su equipo como ninguna otra.

La historia del Rayo ha estado plagada de momentos controvertidos. La entidad vallecana estuvo presidida por el polémico empresario español José María Ruiz-Mateos, que dejó en manos de su esposa María Teresa Rivero la gestión del club durante varias temporadas.

La unión de negocio y fútbol destrozó las cuentas del equipo que descendió varias categorías y tuvo que cambiar de directiva y esperar varias temporadas hasta regresar a primera. Este año se encuentra luchando por mantener el proyecto y no bajar de nuevo.

La amenaza de los jeques

El estado del mercado del fútbol actual no tiene nada que ver con el de hace una década. Países como Francia o Inglaterra han visto cómo los grandes magnates procedentes de países como Dubai o Qatar han comprado algunos de sus clubes aportando un capital de miles de millones de euros, un hecho que les ha permitido traer a grandes estrellas del fútbol mundial.

Los ejemplos más destacados son el Manchester City en Inglaterra y el París Saint Germain en Francia.

Ambos conjuntos han pasado de ser equipos de mitad de la tabla a ganar sus campeonatos domésticos y aspirar a conseguir la Champions League. Para ello han llenado todas las posiciones del campo de los mejores jugadores y han contratado a los entrenadores más prestigiosos.

Todo esto ha afectado al fútbol español, los equipos de la Liga ven como no pueden competir con los salarios que ofrecen los jeques y esto les resta capacidad de incorporar jugadores.

Esta circunstancia no ha impedido que los grandes equipos del fútbol español sean el principal objetivo de las estrellas del resto de la Liga, que en muchos casos anteponen el prestigio al dinero que pueden ganar cada temporada.