Controlar los gastos excesivos se puede lograr.

gastos excesivosControlar los gastos es fundamental para tener unas finanzas solventes. En algún momento todos hemos atravesado rachas en las que por diferentes razones hemos gastado más de lo debido, especialmente cuando hemos recibido cantidades altas. Pero esta forma de gestionar el dinero puede traer problemas de liquidez a medio y largo plazo.

Una economía personal fuerte se caracteriza por tener un equilibrio entre gastos e ingresos, y para alcanzar este objetivo es imprescindible frenar la fuga de capital. En este artículo te mostramos cuatro consejos que te ayudarán a detener el gasto excesivo y utilizar el dinero para bienes o servicios realmente útiles.

La primera medida que debes tomar antes de recibir cualquier consejo es saber cuánto dinero tienes, y esta información solo la puedes obtener haciendo una revisión de tus ingresos y gastos. Tan solo necesitas ver los extractos de tu cuenta bancaria de los últimos meses y anotar el dinero que has ganado y el que has gastado. A este dato hay que añadir el destino del dinero que has utilizado, para así saber qué gastos son prescindibles.

¿Qué puedo hacer para frenar mi gasto excesivo?

Existen diferentes fórmulas que ayudan a frenar los gastos, pero antes de dar ningún paso es recomendable que analices cuál es tu relación con el dinero, te comprometas a resistir los impulsos de compra, y tomes la decisión de eliminar aquellos gastos o inversiones que no te reporten una satisfacción. Actualmente, el dinero está muy presente en la vida de las personas, y aplicando algunas técnicas puedes conservarlo e incluso aumentarlo.

  1. Crear un presupuesto y un plan de ahorro
  2. Gestionar el dinero extra de forma efectiva
  3. Estar pendiente de los movimientos de las cuentas y tarjetas
  4. Utilizar herramientas analógicas y digitales
  1. Un presupuesto objetivo y búsqueda de ahorro

Una vez que has hecho balance de tus ingresos y gastos, lo mejor es que elabores un presupuesto que te permita ver con claridad cuánto dinero necesitas para vivir cada mes y cubrir los gastos esenciales. Cuando tengas claro este dato, puedes establecer una cantidad para utilizarla en otros aspectos como los momentos de ocio o inversiones que tengan un nivel de riesgo bajo.

La gran ventaja de elaborar un presupuesto es que te permite ver por dónde se va el dinero, en ocasiones estamos suscritos a promociones o servicios televisivos que apenas utilizamos. Eliminar este gasto ayuda a conservar el dinero.

El ahorro es una característica de cualquier economía solvente, por eso es recomendable que aparezca en tu presupuesto. Tener un dinero extra te permite solventar imprevistos sin tener que recurrir a productos financieros que te generen una deuda, y te da la posibilidad de tener capital para adquirir bienes o servicios de ocio como el pago de unas vacaciones sin que tu economía se resienta.

  1. Gestionar el dinero extra de forma efectiva

Recibir un dinero extra siempre es una satisfacción, normalmente estas cantidades proceden de pagas extraordinarias o de inversiones que han dado sus frutos, y para disfrutarlo bien es necesario no malgastarlo. Este dinero lo puedes utilizar para aumentar tus cifras de ahorro, seguir invirtiendo o adquirir ese bien o servicio que sabes que te resultará útil y que hace tiempo que tienes en mente.

  1. Estar pendiente de las cuentas y tarjetas

Controlar el dinero es una labor que se lleva a cabo de forma continua. No es necesario que dediques largas horas a pensar cómo reducir tus gastos, pero sí es esencial que cada semana revises el estado de tus cuentas, de esta forma si se carga una cantidad para cubrir un gasto que quieres reducir, puedes hablar con tu banco o darte de baja de ese servicio. Este control también es útil para solucionar cualquier error que se haya podido producir.

  1. Utilizar las herramientas analógicas y digitales

Hoy en día existen diferentes formas de crear un presupuesto o de establecer una estrategia para evitar que el dinero se vaya en gastos superfluos. Puedes utilizar un lápiz y un papel para llevar un registro, pero también tienes la opción de anotar estos datos en una tabla Excel, e incluso hablar con tu banco para crear una cuenta de ahorro a la que se destine mensualmente una parte de tus ingresos.

Otra alternativa es utilizar una aplicación que te ayude a organizar el dinero, te muestre cuáles son tus gastos excesivos más habituales, te ayude a alcanzar un objetivo de ahorro o te alerte de que tu techo de gasto se ha sobrepasado. Esta opción es muy interesante, pero tienes que leer bien la política de privacidad de la App, ya que seguramente se tendrá que sincronizar con tu cuenta bancaria, y sobre todo adquirir una que sea gratuita para evitar sumar otro gasto.

Primer préstamo sin Interés