Desarrollar Inteligencia Financiera y Cómo Utilizarla – CCLoan.es

Vivir bien es el objetivo de todo el mundo y para conseguirlo es necesario tener una economía saneada que nos permita llegar a fin de mes con solvencia y guardar un extra. Todo esto es imposible sin tener la preparación necesaria, llevar a cabo un entrenamiento y cambiar nuestra forma de pensar. Gestionar el dinero aplicando técnicas que nos aporten un bienestar financiero y personal es actuar con inteligencia financiera.

En este artículo descubrirás todo acerca de este concepto, que se trata de una actitud que está en cada uno de nosotros y que es esencial si estás buscando una estabilidad financiera. También encontrarás diversas claves para actuar en tu día a día y cumplir todos los objetivos que te has planteado respecto a tu dinero.

La inteligencia financiera es la capacidad que tenemos para crear nuevas fuentes de ingresos que permitan aumentar nuestro poder adquisitivo y nos hagan crecer económicamente. Para aplicarla correctamente es necesario tener una relación con el dinero que sea fría y objetiva, además de contar con algo de formación e informarse regularmente de la situación de los mercados y de la actualidad económica.

Tabla de Contenido

  1. ¿Cómo puedo mejorar mi inteligencia financiera?
  2. Depender solo de nosotros mismos.
  3. Que cada esfuerzo merezca la pena.
  4. Recurre siempre al efectivo.
  5. El que no arriesga no gana.
  6. A veces es mejor estar parado.
  7. Utilizar siempre nuestro dinero.
  8. Eliminar las obligaciones de pago.
  9. Ten siempre el control de todo.
  10. ¿Cuál es el papel de las emociones en la inteligencia financiera?.
  11. Dar su espacio a los pensamientos negativos.
  12. Evita dejarte llevar por falsas promesas.
  13. Asumir el riesgo para alcanzar el ahorro.
  14. El dinero no puede ser el centro de tu vida.
  15. Elegir las técnicas más adecuadas en base a tus objetivos.
  16. La clave es encontrar el equilibrio.

1.      ¿Cómo puedo mejorar mi inteligencia financiera?

inteligencia financieraLa inteligencia financiera es un aspecto personal de cada usuario ya que no todos tienen los mismos ingresos y gastos.

No existe ninguna fórmula mágica que haga que se gestione el dinero de forma efectiva, pero sí se pueden dar algunos pasos para lograr esta meta y tener una economía que sea totalmente nuestra y no dependa de agentes externos como los créditos o los préstamos, que aunque son muy útiles en un momento puntual, generan una deuda que hay que abonar.

  • El objetivo de ser libres económicamente
  • La meta de la productividad y la eficiencia
  • Mover el dinero de forma inteligente
  • Probar y arriesgar de forma consciente
  • Operar con los recursos que se tienen en ese momento
  • Vivir sin deudas
  • Ser conscientes de que el mercado es muy cambiante

2.      Depender solo de nosotros mismos

Una de las principales metas de la inteligencia financiera es alcanzar la libertad financiera. Este concepto hace referencia a evitar ser esclavos del dinero y para ello es necesario invertirlo correctamente, una situación muy común en la que una persona deja de ser libre financieramente es la apertura de un negocio que obliga a estar pendiente de él un gran número de horas y no da la rentabilidad esperada.

Este negocio puede convertirse en una esclavitud y como el objetivo es obtener un beneficio económico, el dinero es el bien que te ata a esta aventura empresarial. En definitiva, la libertad financiera es encontrar un equilibrio entre los recursos de los que se dispone y el bienestar personal y profesional.

3.      Que cada esfuerzo merezca la pena

Simplificar es una de las claves de la libertad y la eficiencia financiera. Actualmente para conseguir dinero es necesario tener un trabajo, pero si esa obligación implica que tengas que dar todo de ti durante 24 horas al día y los siete días de la semana la libertad ha desaparecido.

La inteligencia financiera indica que las personas deben ser productivas y obtener unas ganancias acordes al tiempo que dedican para conseguirlas. A veces contratar a una persona implica dividir los beneficios, pero si este trabajador te quita una carga que te permite utilizar tu dinero para actividades que te llenan, estás siendo más libre.

4.      Olvida la tarjeta de crédito

Una tarjeta de crédito puede ser muy útil, pero también te puede llevar a la perdición si no controlas el gasto, ten en cuenta que no se te cargará el importe de tus compras hasta el mes siguiente y si utilizas el crédito aportado por el banco tendrás que devolverlo con sus intereses correspondientes.

La inteligencia financiera se basa en optimizar los recursos, no se trata de buscar unas ganancias espectaculares, pero sí obtener unos ingresos pasivos que mejoren tu economía, a veces estos solo son de un 1% y aunque en cifras es una cantidad mínima siempre es mejor que nada. Además, operar en el mercado financiero te servirá para aumentar tus conocimientos económicos. En caso de duda y si te lo puedes permitir, lo mejor es recurrir a un asesor, las pérdidas nunca son el camino.

5.      El que no arriesga no gana

En el terreno de las inversiones nadie puede asegurar la ganancia, el mercado siempre es cambiante y algunos elementos como las acciones de las empresas pueden modificar su valor de un día para otro. Actualmente existen tres tipos básicos de inversores, el que no invierte por miedo, el que lo hace para no perder y el que arriesga para ganar.

Ganancia y riesgo son dos elementos que van de la mano, pero la mejor estrategia es invertir en los mercados que controles. Por ejemplo, si no tienes conocimientos suficientes para saber cómo funciona la bolsa lo mejor es que no juegues y busques inversiones en renta fija, que aunque no harán que tu capital aumente exponencialmente, lo mantendrán vivo y sin pérdidas.

6.      A veces es mejor estar parado

Actualmente se ha popularizado mucho el concepto de arriesgar y probar cosas nuevas, pero cuando se trata de dinero lo mejor es quedarse quieto si no se conoce un mercado o simplemente no apetece en ese momento operar y buscar información sobre nuevas inversiones.

La inteligencia financiera está directamente relacionada con el bienestar personal y es imprescindible tomar cada decisión con libertad y sin dejarse llevar por presiones u opiniones externas como anuncios o consejos de personas del entorno. Si no te apetece invertir no lo hagas, siempre habrá opciones.

7.      Utilizar siempre nuestro dinero

Toda inversión que realicemos se tiene que llevar a cabo con los recursos con los que contamos, existen casos de personas que piden un crédito para invertir. Esta estrategia es desaconsejable ya que si se gana no habría ningún problema, pero si no se obtienen los resultados previstos además de perder nuestro dinero nos hemos creado una deuda que antes no teníamos y que ahora tenemos obligación de abonar.

8.      Eliminar las obligaciones de pago

El peor enemigo de cualquier economía saneada es la deuda, ningún experto relacionaría este concepto con el de libertad financiera, una obligación de pago con un prestamista o entidad emisora frena tu expansión y te obliga a pensarte dos veces si llevar a cabo una determinada operación. De hecho, existen casos de personas que no han podido aprovechar una oportunidad por estar en deuda.

El mayor problema de la deuda es que muchas veces es inevitable, si te ves en una situación complicada lo mejor es que pidas un crédito o un préstamo que te ayude a salir de ella, en esta operación también está presente la inteligencia financiera ya que elegir el producto que más se adapta a tus objetivos y necesidades es un acierto.

9.      Ten siempre el control de todo

Controlar todo tu dinero y los factores que están relacionados con él es fundamental para actuar con inteligencia financiera, para conseguirlo existen tres técnicas diferentes. La primera es apuntar todos tus gastos fijos para ver de una sola vez dónde se te va el dinero, otra costumbre muy positiva es evitar pedir financiación salvo que sea estrictamente necesario, el motivo es que esta acción te generará una deuda que tendrás que abonar.

Finalmente existe la técnica de la diversificación. Invertir todo el dinero en una sola operación es casi un suicidio ya que en caso de que salga mal las pérdidas serían muy elevadas, es probable que diversificando se obtengan ingresos y se pierda dinero, pero siempre es mejor encontrar un equilibrio que oscilar entre el éxito más rotundo y el fracaso más absoluto.

10. ¿Cuál es el papel de las emociones en la inteligencia financiera?

Es imposible estar al margen de todos los pensamientos y emociones que pasan por nuestro cerebro en el momento de invertir o de utilizar el dinero. Saber que podemos obtener un objeto que llevamos buscando desde hace tiempo o aumentar nuestras ganancias incrementa la segregación de dopamina (la hormona de la felicidad) y provoca síntomas físicos como el aumento del ritmo cardiaco. Pero en el momento de utilizar el dinero lo mejor es dejar a un lado cualquier aspecto emocional.

  • Tener la cabeza fría
  • No hacer caso a cualquier persona, ir a lo seguro
  • Tener en cuenta el factor de riesgo que siempre está presente
  • Tener siempre un objetivo de ahorro
  • Dar al dinero su lugar
  • Tener claros los objetivos
  • Seguir una meta económica pero también personal

11. Dar su espacio a los pensamientos negativos

En ocasiones se realizan operaciones impulsivas producidas por las informaciones que llegan desde el exterior. Aunque es imposible ser un bloque de hielo y en ocasiones es recomendable hacer caso a la intuición, hay que tener la cabeza fría, pero también hay que descartar pensamientos basados en el miedo y la inseguridad. Moverse es necesario y el aspecto más positivo de una pérdida es aprender la lección.

12. Evita dejarte llevar por falsas promesas

Las tácticas publicitarias han traído beneficios y pérdidas en el terreno de las finanzas. Bancos, aseguradoras, y otras entidades que trabajan en el sector financiero lanzan continuos anuncios sobre sus promociones y los beneficios que tendría invertir y operar en cada una de ellas.

Confiar en estas promociones es tirar una moneda al aire y la operación puede salir bien o puede traer resultados negativos, por eso antes de dar el paso es necesario conocer el mercado y la entidad en la que se va a realizar la operación. Hoy en día todo esto es más sencillo gracias a internet donde puedes encontrar información sobre la empresa y conocer el punto de vista de sus clientes leyendo sus comentarios y la interacción en las redes sociales.

13. Asumir el riesgo para alcanzar el ahorro

Toda inversión tiene sus riesgos, aunque sean mínimos es una circunstancia con la que hay que contar. Hay que tenerlo presente para alcanzar la meta principal de la inteligencia financiera que es el ahorro, la recomendación más habitual es destinar el 10% de tus ganancias a este fin. Si la deuda es sinónimo de esclavitud, acumular un extra que no se necesita y al que se puede recurrir en cualquier momento es lo más parecido a haber alcanzado la libertad financiera.

14. El dinero no puede ser el centro de tu vida

El dinero es un aspecto más de la vida, tenerlo es imprescindible, pero no es recomendable obsesionarse con él porque esto puede llevar a tomar decisiones precipitadas y mezclar el terreno financiero con el personal. La inteligencia financiera también es dar al dinero el lugar que tiene que tener.

15. Elegir las técnicas más adecuadas en base a tus objetivos

Cada persona es un mundo, pero se pueden encontrar tres comportamientos respecto al dinero, uno es contar mes a mes con lo justo para vivir y gastar en ocio lo que podría destinarse al ahorro, es lo que se conoce como vivir al día. Otra actitud es tener un objetivo medio que permita tener el dinero suficiente para no pasar apuros y obtener un excedente para acumular.

Finalmente se encuentra el tercer caso que es el de la persona que tiene unas ganancias importantes y su objetivo es seguir aumentándolas. Para eso es necesario que utilice técnicas financieras más avanzadas como el apalancamiento, que consiste en utilizar la deuda para obtener financiación.

Para utilizar este tipo de técnicas es necesario tener formación e información, si no quieres gastar dinero en los consejos de un asesor financiero puedes leer publicaciones prestigiosas como Padre rico padre pobre de Robert Kiyosaki.

16. La clave es encontrar el equilibrio

La inteligencia financiera está directamente relacionada con la felicidad y para alcanzarla es necesario estar bien en el terreno personal y económico, por eso es necesario dar su lugar al dinero, vivir bien y que el acumular capital no se convierta en una obsesión que robe nuestro tiempo y energía.

Resumen final: La inteligencia financiera es un concepto que habla de una forma de vida basada en la gestión correcta del dinero con el objetivo de pagar con solvencia todos los gastos fijos del día a día y obtener un excedente que sirva para hacer frente a cualquier contratiempo o para realizar inversiones que aporten un beneficio extra.