Las inversiones, una forma de aumentar el valor del dinero

inversionesLas inversiones son una de las prácticas más habituales en el sector económico.

Es simplemente destinar un dinero a algún activo para posteriormente generar un beneficio mayor a su valor.

Al menos esa es la intención inicial.

Una inversión siempre es una oportunidad aunque para llevarla a cabo hay que estar dispuestos a asumir riesgos.

Es prácticamente imposible asegurar que la cantidad invertida volverá de forma incrementada.

Para que sucedan las inversiones, tienen que confluir diferentes elementos:

El primero es el inversor que es la persona que cuenta con el capital, el activo financiero que es el dinero y la base de toda la operación y el bien o mercado en el que se invierte.

Actualmente el sector económico ofrece diferentes opciones para mover un efectivo con la idea de que se revalorice.

Estos son los factores inherentes a la inversión

En esta operación también están presentes diferentes variables. Las dos primeras están directamente relacionadas entre sí.

Una es el rendimiento que es la rentabilidad que se espera obtener del dinero que se expone, y la otra es el riesgo que es la posibilidad de no lograr el beneficio esperado o de ni siquiera recuperar el capital invertido.

Cuanto mayor sea la inversión mayores serán los beneficios, pero el riesgo también aumentará.

La siguiente es la temporalidad de inversión

Esto hace referencia al tiempo en el que se espera recuperar el dinero con sus beneficios.

Normalmente la rentabilidad se obtiene a medio o largo plazo, pero también se puede invertir a corto plazo aunque las ganancias no suelen ser tan altas.

Otro factor que está presente es la liquidez, que es el coste que ocasiona perder el dinero invertido y la rapidez con la que se espera recuperarlo.

Los activos de inversión más frecuentes

En el terreno de las inversiones se pueden encontrar algunos activos que llevan años siendo objeto de esta práctica financiera.

Pero como ocurre en todos los sectores, el desarrollo de internet y la aparición de diferentes plataformas online han traído nuevas fuentes de inversión.

Bienes Inmuebles, son parte de las inversiones comunes

Se trata de una de las inversiones más tradicionales, especialmente porque la vivienda es un bien de primera necesidad y siempre habrá personas interesadas en realizar operaciones como la compra o el alquiler.

También hay que tener en cuenta que esta área de inversión es muy amplia porque incluye inmuebles como terrenos turísticos o locales comerciales.

Como toda inversión, lleva incluida un factor de riesgo, aun así hay una serie de pautas que pueden minimizarlo.

En primer lugar es importante analizar en qué bien inmueble se está invirtiendo.

Este estudio tiene que ser totalmente objetivo y evitar la conexión por lazos sentimentales como los recuerdos.

Una opción muy interesante es la inversión en bienes usados. El motivo es que la antigüedad reduce el coste por el que se pueden adquirir sobre todo si no están en buen estado.

Por lo que hacer una reforma puede revalorizarse de cara a una posterior venta o alquiler.

En principio esto supone una doble inversión, pero a medio o largo plazo está comprobado que la operación puede ser rentable.

Los terrenos sin edificar también pueden dar una alta rentabilidad, sobre todo si están situados en puntos clave de una localidad.

Los riesgos en esta inversión son muy altos, por eso antes de llevarla a cabo se recomienda hacer un análisis exhaustivo y contar con la opinión de un experto.

Estos son los conocidos planes de pensiones

Los planes de pensiones son una forma de inversión en la que no se obtienen beneficios, pero sí estabilidad y seguridad.

Consisten en la creación de un depósito bancario al que se destina mensualmente una cantidad de dinero acordada con el banco y que se va acumulando para disponer de ella al llegar a la edad de jubilación.

Es una inversión segura que carece de riesgos, el único inconveniente es que no se puede retirar el capital depositado.

Salvo que se padezca una enfermedad grave o que se atraviese una prolongada situación de desempleo y se necesite el dinero para cubrir las necesidades básicas diarias.

Qué es el capital para préstamos, renta fija y variable

La inversión en el capital para préstamo es una buena opción para que el dinero genere unos beneficios extra.

En esta modalidad se puede invertir el dinero de dos formas que aportan un nivel de riesgo y de ganancias variable según las fluctuaciones del mercado.

¿Que es la renta fija?

Es una de las inversiones más seguras porque los beneficios se pueden saber de antemano, aunque estos suelen ser muy bajos.

Existen diferentes tipos que varían dependiendo del emisor y del plazo de vencimiento.

En el caso del emisor existe la renta fija pública que es la que emiten los estados, administraciones y gobiernos regionales buscando ingresos con los que financiar sus estructuras.

La negociación de este tipo de renta se lleva a cabo en el Mercado de Deuda Pública que está supervisado por el Banco de España. Los Bonos del Estado o las Letras del Tesoro forman parte de este tipo de renta.

Otro tipo es la renta fija privada.

Es la que emiten las empresas que necesitan aumentar su capital para llevar a cabo proyectos o aumentar su volumen financiero.

Las titulaciones hipotecarias o los pagarés y bonos empresariales pertenecen a este tipo de renta, que cotiza en el mercado de renta fija (AIAF) y es supervisada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Respecto al plazo, la renta fija puede generar beneficios en un periodo corto que llega a un máximo de 18 meses.

También se puede invertir a medio y largo plazo con un vencimiento que puede superar los dos años, en estos casos los beneficios obtenidos sí pueden ser altos, pero el nivel de riesgo es mayor.

Cómo funciona la renta fija en cuanto al rendimiento.

La renta fija puede ser explícita si esta se produce cuando el inversor recibe una serie de pagos en forma de intereses.

Que normalmente son semestrales o anuales, aunque esto varía en función de lo estipulado en la emisión.

La otra modalidad es el rendimiento implícito, también llamado cupón cero. Su rentabilidad se obtiene por la diferencia que se destina en el pago al inversor y el precio que adquiere el bien en el momento de la amortización.

Los beneficios se obtienen en un pago único.

¿Qué es la renta variable?

En este tipo de inversión la rentabilidad no está garantizada, incluso se corre el riesgo de no recuperar el dinero invertido.

El motivo es que este tipo de renta está sujeta a variables como el estado del mercado financiero o las ganancias que obtenga la empresa en la que se ha puesto el capital.

Los beneficios en la renta variable llegan en períodos largos, como mínimo de tres años. Además, es recomendable realizar las inversiones de forma periódica en lugar de destinar una cantidad alta de una sola vez.

¿Qué son los fondos de inversión?

Son un activo que se basa en el ahorro. Funcionan por la actividad de un grupo de inversores que destinan un capital a una entidad de gestión que lo invierte en diferentes activos, que normalmente suelen ser las acciones de una empresa.

En esta modalidad las ganancias pueden ser muy altas, pero los riesgos que se corren también son muy elevados.

Cada inversor tiene unas características y unos objetivos a conseguir con los fondos de inversión.

Por este motivo, se recomienda a los principiantes consultar con expertos o acudir a su entidad bancaria para trazar una estrategia de inversión que resulte efectiva.

¿Quieres saber invertir en bolsa?

La bolsa es uno de los mayores referentes del mercado de valores y en las inversiones en renta variable, es un punto en el que se realizan las compras y ventas de activos, como las acciones empresariales y los bonos públicos.

Se trata de una organización privada sometida a la supervisión de la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Como ocurre con los fondos de inversión, en la bolsa se pueden encontrar diversos perfiles de inversores, desde los más arriesgados y agresivos hasta los más moderados y conservadores.

Esta forma de participar viene determinada por factores como el conocimiento del mercado, los recursos con los que se cuenta o la personalidad.

La bolsa se caracteriza por unir a demandantes y ofertantes para que realicen sus operaciones financieras.

También cumple la función de generar liquidez y facilitar recursos además de ratificar los costes de los valores.

Aunque en bolsa se pueden obtener beneficios a corto plazo, lo normal es que estos lleguen en un periodo de medio o largo plazo.

Estos son elementos imprescindibles para inversiones en la bolsa

En ocasiones la bolsa es definida como un juego, a pesar de las grandes cantidades de dinero que confluyen en este tipo de inversión. Su desarrollo se basa en tres pilares básicos:

  • El primero de ellos es la liquidez, que es el capital con el que se cuenta al comprar o vender un Este es fundamental, ya que sin dinero la bolsa no tendría sentido.
  • El siguiente es el rendimiento, que puede ser positivo o negativo según las ganancias obtenidas en la venta de un activo que se ha comprado Como en todas las inversiones, el objetivo es conseguir el mayor rendimiento.
  • Finalmente hay que contar con el riesgo, que es el factor inherente a cualquier inversión. Cuando se invierte en bolsa es imposible asegurar los beneficios.

¿Cuál es la importancia del papel vigilante del CNMV?

La Comisión Nacional del Mercado de Valores es el organismo que se encarga de supervisar el funcionamiento de los mercados de valores españoles.

El objetivo es asegurar que todas las transacciones se realizan bajo unos parámetros legales. La bolsa es uno de los más vigilados debido al gran volumen de capital que mueve.

La CNMV depende del Ministerio de Economía y Hacienda.

Fue fundada en 1988 y cuenta con personalidad jurídica.

Se trata de un organismo público que actualmente está regido por las leyes 37/1998 y 44/2002 a las que se tuvo que adaptar para ser compatible con la normativa europea.

Además de supervisar que se cumpla la legalidad vigente también se encarga de inspeccionar a las personas y empresas que intervienen en el mercado de valores para garantizar su transparencia.

Otras funciones que lleva a cabo son la difusión de información, el ajuste de precios para que estos sean justos, la protección de los inversionistas y el asesoramiento al gobierno y al Ministerio de Economía y Hacienda.

Las startups son una opción reciente e interesante

Estas nuevas empresas de pequeño tamaño y que desarrollan su actividad a través del desarrollo tecnológico y del trabajo online, están atrayendo a los nuevos inversores.

A pesar de que son una tendencia en el sector de la inversión, hay que tener en cuenta que los riesgos asumidos son muy altos.

La gran mayoría están fundadas bajo una idea innovadora que puede ser un éxito o un fracaso.

¿Qué son las criptomonedas?

Son monedas virtuales que se crearon para funcionar como un medio de intercambio digital.

Su aparición supuso una revolución hasta el punto de que ya hay una variedad considerable, la más utilizada es el bitcoin.

El gran inconveniente que tiene invertir en ellas es que pertenecen a un mercado que no está regulado, y esto genera un gran riesgo.

¿Que es el crowdlending?

Al igual que ocurre con las criptomonedas o con las startups, esta forma de inversión también se ha desarrollado gracias a internet.

Es muy parecida al crowdfunding y consiste en aportar dinero a un proyecto que se va a desarrollar. A simple vista puede parecer arriesgado.

Pero las plataformas que regulan esta práctica realizan un estudio de la viabilidad económica de la iniciativa para la que se invierte, mostrando sus posibles riesgos y beneficios.

¿Es el asesor financiero importante?

Una de las formas de reducir el riesgo es elegir la inversión adecuada en el momento propicio.

Acertar siempre, es imposible, por eso en momentos de duda, el contar con la opinión de un experto y un asesor financiero puede ser de gran ayuda.

Se trata de unos profesionales que se encargan de encontrar soluciones personalizadas para su cliente basándose en los movimientos del mercado de valores.

En ocasiones también brindan servicios de asesoría o consultoría.

Su objetivo es que sus clientes realicen inversiones más acertada, si es así, sus comisiones serán mayores y aumentarán sus beneficios.

Un buen asesor financiero para tus inversiones debe identificar las necesidades de sus clientes e informarles de las posibilidades reales que tienen de alcanzar sus objetivos.

Además de asegurarse de que las inversiones se realizan dentro de la legalidad para evitar posibles sanciones.

También debe comprar, vender y promocionar productos financieros, así como desarrollar estrategias de inversión enfocadas a las expectativas de sus contratantes.