A todos nos gustaría realizar Inversiones Seguras, esto es, invertir dinero teniendo la seguridad de que volverá a nuestras manos y que además se habrá multiplicado. Desgraciadamente es imposible que esto suceda. Toda inversión lleva riesgos, pero se pueden disminuir o, en algunos casos eliminar.

Para realizar inversiones seguras hay que conocer el mercado, los productos financieros que ofrece y actuar en el momento indicado. Conseguir esto no es nada fácil. Aquí te mostraremos qué características tienen este tipo de inversores y cómo puedes actuar para no perder dinero.

No olvides que, al realizar inversiones seguras,no debes tener expectativas de ganar grandes cantidades de dinero, su beneficio reside en la alta disminución del riesgo. El mercado te da oportunidades para operar sabiendo que en el peor de los casos solo tendrías unas pérdidas mínimas. Esto es lo que tienes que saber.

¿Puedo realizar inversiones seguras?

El mercado actual es muy variado y pone a tu disposición una serie de productos financieros que te ofrecen altas probabilidades de recuperar tu inversión, aunque la rentabilidad que puedes obtener varíe entre el 1% y el 3%. Estos son los productos más seguros.

  1. La deuda pública
  2. Cuentas remuneradas
  3. Inversión en renta fija

Deuda pública y privada

Cuando inviertes en deuda pública destinas dinero a un activo emitido por un Estado, una autonomía o una empresa pública. Esta alternativa forma parte de las inversiones seguras porque tienes muy pocas probabilidades de perder.

El emisor de esta deuda y la propia deuda son valoradas por agencias de trading antes de que salgan al mercado. En este estudio se obtiene toda la información sobre ese activo y la entidad que lo lanza.

Para que pierdas dinero la administración emisora tiene que ser incapaz de cumplir con sus objetivos presupuestarios y suspender los pagos. Esta situación no se ha dado nunca. El caso más extremo fue el de Grecia, pero la Unión Europea le ayudó con un plan de rescate y pudo cumplir con sus obligaciones en el tiempo establecido.

Cuentas remuneradas

Este tipo de cuentas bancarias funcionan de la misma forma que las de ahorro, incluso llegan a garantizar más beneficios. Simplemente tienes que depositar una cantidad o ir destinando dinero al depósito cada vez que quieras. El tipo de interés se calcula siguiendo tramos preestablecidos y suele ser alto. Los bancos crean este producto para atraer inversores.

Este tipo de cuentas se diferencian del resto en que no puedes domiciliar en ellas ningún tipo de recibo ni vincular tarjetas. La parte positiva es que su liquidez es total. Además, puedes retirar parte de tu dinero o todo el capital que tienes en ellas sin ser penalizado.

Inversión en renta fija

La renta fija es una opción muy interesante para cualquier inversor. El motivo es que todos los productos que se emiten tienen garantías de devolución y de rentabilidad, aunque sea baja. Cuando inviertes en deuda pública también estás invirtiendo en renta fija. Otra opción es que acudas a la renta fija privada formada por los activos de deuda que emiten las entidades privadas.

El riesgo en renta fija es bajo, pero existe. Puedes tener pérdidas si vendes bonos antes de su fecha de vencimiento. Los tipos de interés varían y para no perder tienes que vender cuando te lo indica el mercado.

Si te anticipas puedes ganar, pero te expones a un riesgo mayor. Otra dificultad que puedes encontrar es que el emisor no sea capaz de cumplir con sus obligaciones de pago, y aunque en la renta fija pública es casi imposible que esto suceda, en la privada puede ocurrir.

¿Qué factores debo controlar para realizar inversiones seguras?

Al hacer cualquier tipo de inversión tienes que medir dos variables, una es la volatilidad del mercado y la otra los riesgos que corren los productos en los que inviertes. En el primer caso puedes ganar dinero, pero también perderlo. La volatilidad es el porcentaje de variación de valor que tiene un activo durante un tiempo determinado. A mayor volatilidad, mayor riesgo.

Por otro lado, en el mercado puedes encontrar diferentes tipos de riesgos. Está el propio riesgo de mercado, que hace referencia a sus fluctuaciones. También te expones al de falta de liquidez, que es el cálculo que hacen las entidades financieras para tener dinero con el que cumplir con sus obligaciones a tiempo. Cuando no salen sus cuentas puedes perder.

Otros riesgos son el de inflación, que puede llevar a una exagerada subida de precios, además de la variación del tipo de cambio, que provoca que se modifiquen los valores de tal forma que termines perdiendo dinero. Controlar totalmente estos riesgos es imposible, solo los conocimientos y la experiencia pueden ayudarte a sortearlos.

¿Cuál es la clave para realizar inversiones seguras?

No existen fórmulas mágicas que te lleven a realizar inversiones seguras en las que nunca pierdas. Si eliges productos como los anteriores y estudias el mercado y sus riegos, es probable que recuperes la totalidad de tu inversión, e incluso que ganes.

Antes de invertir no debes olvidar seguir consejos básicos como la diversificación o la comprobación de la solvencia del banco o del emisor. Sobre todo, no inviertas el dinero que necesitas para el día a día, invierte siempre con tus ahorros. Todas estas acciones son claves para realizar inversiones seguras.