Todos estamos de acuerdo en que el ocio es necesario, pues la rutina diaria se hace dura con el paso de las semanas y los meses. Necesitamos desconectar, y para hacerlo tenemos que escoger las distracciones que más nos gusten.

El problema es que esta desconexión cuesta dinero y a veces no queda más remedio que organizarse.

Tú eres quien decide cómo pasas tu tiempo libre. El problema aparece cuando el gasto de dinero en ocio te genera dificultades para cumplir con tus obligaciones.

Por eso, antes de sacar tu tarjeta o tu monedero, debes valorar distintos factores. Aquí encontrarás las cosas en las que debes pensar antes de invertir en diversión.

Desgraciadamente cualquier plan de ocio cuesta dinero, y antes de hacer un movimiento debes pensar en los efectos que tendrá ese gasto en tus finanzas.

Pero también existen otros factores que debes valorar, no olvides que si creas un buen plan económico no tienes por qué renunciar a nada.

¿En qué debo pensar antes de invertir dinero en ocio?

Antes de hacer cualquier inversión debes analizarte a ti mismo y saber cuál es tu posición económica. Una vez que los has hecho debes pensar en el futuro. Si te haces estas preguntas, el gasto que hagas en ocio no repercutirá negativamente en tu economía.

  1. ¿Esta es la desconexión que busco?
  2. ¿Cómo quedarán mis cuentas?
  3. ¿Debo esperar unos meses?
  4. ¿Puedo asumir deudas?
  5. ¿Ha merecido la pena?

¿Esta es la desconexión que busco?

Una de las peores sensaciones que existen es gastar dinero en un bien o servicio que no ha cumplido tus expectativas. Antes de invertir dinero en ocio debes saber bien qué es lo que buscas.

Sobre todo si el gasto va a ser importante. Si vas a tener que utilizar tu capital, que sea en algo que realmente quieres.

¿Cómo quedarán mis cuentas?

Esta pregunta es obligada. Cuando gastas una cantidad importante tienes que pensar en cuánto dinero tendrás en los próximos meses, cuánto necesitas y qué obligaciones debes cumplir.

Si después de hacer este análisis detectas que estarás en problemas, es mejor que busques otra opción. El objetivo es que en un futuro cercano no te arrepientas del gasto realizado.

¿Debo esperar unos meses?

Hacerte esta pregunta siempre te resultará rentable. Es probable que tengas un viaje soñado que no has realizado o quieras invertir en un bien que te sirva para desconectar. El problema es que, al hacer cuentas, verás que no siempre puedes gastar ese dinero en ocio.

Este contexto es bueno para que valores si podrás invertir tu dinero en ocio en unos meses con la ayuda de un pequeño plan de ahorro. Si ves que esto es posible, puedes guardar tus vacaciones.

De esta forma, en poco tiempo disfrutarás sabiendo que tu gasto es asumible y no habrá problemas futuros.

¿Puedo asumir deudas?

Las oportunidades del mercado también llegan al sector del ocio. Puede ocurrir que encuentres una oferta única que tiene un tiempo limitado. Pero no tienes suficiente dinero. Este es un buen momento para plantearte la solicitud de un crédito.

Si decides hacerlo, estudia el producto, es probable que solo necesites un pequeño ingreso que no tardarás en devolver.

También existen momentos personales que te llevan a gastar dinero en ocio, un bautizo, una boda o una comunión son los más comunes. Un crédito te da lo que necesitas para afrontar estas situaciones.

Pero siempre debes estar seguro de que estás capacitado para devolverlo en el plazo pactado.

 ¿Ha merecido la pena?

Esta cuestión llega después de haber gastado y haber utilizado ese bien o servicio. Sea cual sea el resultado, debes valorar todo lo sucedido, si sientes que has gastado de más, no te arrepientas.

Aprende de la experiencia, aunque económicamente no haya sido viable, te servirá para conocerte mejor a ti mismo y no repetirás ese error.

La probabilidad de que ese tipo de ocio no cumpla con lo esperado te obliga a estar atento. Si tienes dudas, pero crees que el plan puede ser interesante, gasta ese dinero en ocio. Ten en cuenta los puntos anteriores, de este modo no habrá consecuencias negativas para tus finanzas.

Si el plan ha salido como esperabas, has desconectado y el gasto no te ha generado problemas, guarda el recuerdo de esa experiencia y sigue los mismos pasos. Si te haces las cuestiones adecuadas, tu gasto nunca será un problema.

¿Tengo que renunciar al ocio que siempre he querido?

La respuesta es no. Si tu plan de ocio soñado requiere un gasto importante que no puedes asumir ni siquiera con préstamos, tienes que tener paciencia.

Siéntate, haz cuentas y elabora una estrategia financiera. Es probable que tardes varios meses, incluso que te lleve más de un año, pero es una meta alcanzable.

Seguir este camino no implica dejar de gastar dinero en ocio. Puedes desconectar invirtiendo en planes o bienes más baratos que te hagan disfrutar. Ahora es más fácil conseguir esto ayudándote de las nuevas tecnologías.

Palabras finales

También tienes la opción de plasmar tu plan en una hoja Excel o descargar una aplicación. Otra idea es contratar una cuenta de ahorro sin gastos de mantenimiento para que ingreses una cantidad mensual en ese depósito. Con constancia todo es posible.

Dinero en Ocio
Dinero en Ocio