lidiando con la deudaLas deudas son el peor enemigo de nuestra economía. Estas obligaciones de pago te impiden hacer planes con tu dinero a medio o largo plazo.

Pero si por cualquier circunstancia no puedes afrontarlas, pasan a ser un problema preocupante.

Vivir lidiando con la deuda de cada mes es muy estresante, sobre todo si recibes alertas de tus acreedores o has puesto como aval algunas de tus propiedades.

Este tipo de situaciones afectan al ámbito económico y al personal.

por eso es importante que sepas cómo afrontarlas y conozcas las alternativas que tienes a tu disposición para solucionarlas.

En este artículo descubrirás algunas claves que te ayudarán a llevar esta situación y te indicarán qué pasos tienes que dar para salir de ella.

Te dejamos Siete claves para no vivas lidiando con la deuda toda tu vida!

Antes de aportar posibles soluciones es esencial que reconozcas que tienes un problema y estés dispuesto a afrontarlo.

Una deuda es una obligación que no se puede ignorar, de lo contrario las consecuencias pueden ser muy graves, si la deuda es con un banco o con una plataforma digital puedes solicitar una prórroga que facilite tus pagos.

El primer objetivo es evitar que el problema crezca.

01. A quienes les debes y cuanto les debes

Crea una lista de tus deudas, incluido el acreedor, el monto total de la deuda, el pago mensual y la fecha de vencimiento. Deberías usar su reporte de crédito para confirmar las deudas en tu lista.

Tener todas tus deudas frente a ti te permitirá una perspectiva más grande y entender la completa situación de la deuda. El dinero que tienes es un paso esencial para establecer una estrategia.

La forma de hacerlo es sencilla; no solo crees la lista y para luego olvídarte de ella. Consulta tu lista de deudas periódicamente, especialmente mientras vas pagando esas facturas. Actualiza tu lista cada meses a medida que cambie el monto de tu deuda.

El objetivo es que puedas tener una clara visión de tu actual situación económica y reajustes tus finanzas en consecuencia.

02. Paga tus facturas a tiempo cada mes

Retrasarte en los pagos provocará que sea más difícil pagar tu deuda. Tendrás que pagar un cargo extra por mora por cada pago que no realices. Si no pagas dos factuas seguidas, se sumarán sus cargos extra por tasa de interés y la carga a tus finanzas aumentará.

Si utilizas un sistema de calendario en tu ordenador o en tu móvil, colóca tus pagos y establece una alarma para recordarte varios días antes de su pago. Si no realizas un pago, no esperes hasta el próximo vencimiento para enviar el pago, entonces podría ser reportado a una lista de morosos.

En su lugar, envía tu pago tan pronto como lo recuerdes. Como medida extrema:

  • Planea vender algunos bienes
    Las situaciones de emergencia requieres reacciones de emergencia. Son un buen momento para hacer inventario, buscando sacar un extra es la solución más socorrida para momentos en los que las deudas aprietan.Por eso, hacer un inventario de los objetos o bienes que no utilizas ni necesitas para ponerlos a la venta es una solución extrema.
    Internet también ofrece una oportunidad en este sentido, ya que existen aplicaciones de venta en las que puedes anunciar tus productos. Wallapop es una muy común.

03. Crea un necesario calendario mensual para pago de facturas

Usa un calendario para registrar el pago de facturas para ayudarte de entender que cuentas pagar cual cual salario. En tu calendario, escribe el importe de pago de cada factura junto a su fecha de vencimiento. Luego, incluye la fecha de cada salario.

Si te pagan los mismos días todos los meses, por ejemplo; el 1 y el 15, puedes usar ese mismo calendario mes a mes.

Pero, si tus cheques de pagote llegan en diferentes días del mes, te ayudaría más crear un calendario nuevo para cada mes.

04. Puedes intentar reunificar tu deuda

Las situaciones de acoso forman parte del vivir lidiando con la deuda cada día. Una forma de llevar este problema es solicitando al banco una consolidación de deuda, este sistema consiste en crear un nuevo préstamo en el que todos los pagos se suman en uno solo, que en su conjunto es más bajo.

Esta estrategia es más llevadera que tener que hacer pequeños ingresos mensuales a tus acreedores, con un solo envío de dinero vas haciendo frente a las cuotas que tienes abiertas.

Aunque este nuevo pago sea menos costoso que la suma de todos juntos, no debes olvidar que sigues teniendo una obligación, y que para compensar esta ventaja, el pago único se prolongará en el tiempo.

05. Realiza al menos el Pago Mínimo

Lidiando con la deuda es a veces muy duro. Si no puedes pagar nada más, al menos realiza el pago mínimo. Por supuesto, el pago mínimo no te ayuda a progresar realesmente cuando estas lidiando con la deuda por años.

Pero, evita que tu deuda crezca y mantiene tu cuenta en buen estado. Cuando no realizas los pagos, se hace más difícil ponerse al día y, finalmente, tus cuentas podrían entrar en incumplimiento de pago.

06. Si la situación es muy seria plantéate pedir ayuda

Cuando tienes una o varias deudas pendientes, los problemas se multiplican y es complicado que te concedan un préstamo con una obligación pendiente. Tienes la opción de contactar con un prestamista particular, es recomendable que sea una persona de máxima confianza y que esté conciente de tu situación.

Esta alternativa es similar a la de un préstamo bancario, tan solo tendréis que redactar un contrato en el que queden reflejadas las obligaciones de ambas partes. La ayuda no tiene por qué venir de una persona que esté dispuesta a prestarte un dinero, también puede ser una ayuda en forma de asesoramiento, avalista, fiador, etc.

Si sientes que estás perdido, puedes pedir consejo a un asesor financiero para que diseñéis una estrategia destinada a solventar esta situación. Debes asegurarte de cuáles son sus tarifas, y elegir correctamente cuánto dinero se destina y a qué fin.

07. Decide qué deudas que pagar primero

Cuando vives lidiando con la deuda tu única obsesión debe ser pagarla, esa es tu meta, tu norte, tu motivación, tu inspiración, tu prioridad. Es probable que te tengas que enfrentar a una etapa dura en la que tendrás que hacer algunos sacrificios. Siempre hay algún gasto que es prescindible y momentáneamente no queda más remedio que eliminarlo. Por ejemplo:

  • Pagar la deuda de tarjetas de crédito primero es a menudo la mejor estrategia. Porque las tarjetas de crédito tienen tasas de interés más altas que otras deudas. De todas tus tarjetas de crédito, la que tiene la tasa de interés más alta generalmente debes darle la prioridad en el pago, porque simplemente te está costando más dinero.

Todas las situaciones tienen un final, y tomando las medidas adecuadas se puede acabar con una deuda antes de lo esperado.

Conclusión

Mientras estas lidiando con la deuda te encontrás con una realidad; sólo puedes pagar el tanto de tu deuda que tu dinero te permita pagar. Cuando tienes fondos limitados para pagar deudas, concéntrate en mantener tus otras cuentas al día.

No sacrifiques tus cuentas positivas por aquellas que ya han afectado tu crédito. En su lugar, paga las cuentas vencidas cuando puedas permitírselo.

Ten en cuenta que tus acreedores continuarán sus esfuerzos de cobro en tu cuenta hasta que vuelvas a poner tus cuentas al día.