Minipréstamos Y sus Características principales

miniprestamosLos minipréstamos forman parte de la era en pleno auge en materia de préstamos y créditos online.

Numerosas plataformas ofrecen sus servicios financieros de forma rápida y sencilla, dando pie a que aparezcan distintas empresas dedicadas a competir en esta área entre ellas.

Los minipréstamos comparten las mismas cualidades que los préstamos tradicionales, en tanto que formalizan un trato entre dos partes, una entidad o plataforma que ejerce de prestamista, y un solicitante que se convierte en prestatario del dinero.

La cuantía de la que se dispone es fija y se recibe en un único pago.

Después puede ser devuelto en uno o más plazos, según lo estipulado.

La ventaja es que los minipréstamos apenas requieren de papeleo y se pueden conseguir en muy poco tiempo.

Es importante no olvidar el pago de los intereses, aunque se soliciten cuantías muy bajas.

Algunas de las claves que han permitido el incremento en la demanda de estas páginas web tienen que ver con la simplificación de los trámites a la hora de pedir los préstamos.

Pues no se suelen hacer preguntas incómodas al usuario y se reduce el requisito de muchos documentos que serían obligatorios a la hora de pedir estos mismos productos desde las entidades más tradicionales.

¿Qué hace falta para pedir los minipréstamos?

Los minipréstamos se caracterizan por sus cantidades bajas, por lo que no suelen superar los 300€ de límite y comparten casi todas las características de los préstamos rápidos y de los créditos online, entre ellas los requisitos.

Para que una plataforma conceda los minipréstamos, será necesario realizar una serie de comprobaciones básicas sobre los datos personales y financieros del solicitante:

  • La mayoría de edad en el país desde el que se solicitan los préstamos es indispensable, por lo que el cliente deberá tener al menos los 21 años cumplidos en el caso de España, junto con la nacionalidad o un permiso de residencia en vigor.
  • Aunque no se requieren muchos documentos, es obligatorio proporcionar a la entidad una copia del DNI o NIF, junto con otros datos básicos del solicitante como su nombre, dirección, email, número de teléfono, etc.
    De este modo, la plataforma podrá comunicar la resolución de la solicitud y mantener informado al cliente.
  • Por último, en algunos casos se hace necesario demostrar la existencia de unos ingresos de carácter regular, ya sean procedentes de una nómina, subsidio del gobierno, pensiones o avales.
    Los trabajadores por cuenta propia también pueden justificar estos ingresos, y cada vez tienen menos problemas a la hora de pedir préstamos, especialmente en cuantías tan pequeñas.

Al final del proceso, se pedirá la cuenta bancaria del interesado y se realizarán todas las valoraciones correspondientes por parte de la plataforma.

El nombre del titular de los mini-préstamos debe ser el mismo que el del solicitante para que el pago sea aprobado. Normalmente, todo este proceso se cubre en un transcurso de tan solo 15 minutos, y el dinero será entregado en la cuenta escogida para su posterior devolución.

Consideraciones a la hora de pedir el préstamo

Por motivos lógicos, los solicitantes que en el momento de pedir el préstamo figuren en algunas de las listas de morosos, verán denegada su solicitud, especialmente cuando este producto financiero sea de carácter inmediato, así también para los préstamos rápidos online gratis, o sin intereses.

A pesar de esto, la aparición en los archivos de la RAI, ASNEF y otros listados de morosos no siempre es un impedimento para algunas de las plataformas más flexibles, que sólo denegará las solicitudes en las que la deuda sea especialmente grande.

Se debe tener en cuenta también:

Los pagos dirigidos a otros países están sujetos a reglas diferentes.

Hoy en día, cualquier persona puede solicitar un préstamo mediante una plataforma online autorizada, mientras tenga su residencia y sus papeles en regla con respecto al país emisor. Esto puede deberse a un imprevisto que sucede durante un viaje concreto o unas vacaciones.

Por fortuna, si la solicitud tiene lugar dentro de lo que se considera la Zona Única de Pago en euros (SEPA), las plataformas pueden gestionar los pagos electrónicos sin problema gracias a esta iniciativa impulsada por el Banco Central Europeo y la Comisión Europea.

De este modo, el préstamo o crédito rápido se lleva a cabo tal y como lo haría en el propio país emisor, aunque el solicitante se encuentre a miles de kilómetros de distancia.

Este servicio no presenta un coste adicional y garantiza la seguridad en las transacciones, pero ralentiza el ingreso de los pagos en al menos 24 horas.

El micropréstamos, la principal alternativa

Si en las entidades financieras tradicionales pueden solicitarse tanto préstamos como créditos, las plataformas ofrecen también otra vía alternativa al mini préstamo: el microcrédito.

Estos hacen referencia a los préstamos de pequeñas cantidades que se solicitan como medida puntual para hacer frente a distintos gastos e imprevistos, y responden a las mismas características que un crédito tradicional en cuanto a su naturaleza y plazos.

Aunque este servicio es muy popular entre todo tipo de ciudadanos por su sencillez y eficacia, poco a poco las empresas se han ido interesando cada vez más en todas sus ventajas.

Los micropréstamos son ideales para financiar materiales e inversiones clave en los negocios, así como las pagas extra de los empleados y otros bienes que puedan ser útiles en la estrategia de mercado.

Al igual que los minipréstamos, los microcréditos se caracterizan por ofrecer cuantías muy bajas que van desde los 50 euros hasta los 300 euros, existiendo plataformas que otorgan en casos excepcionales hasta los 600 euros o más.

Se rigen por norma general bajo los mismos requisitos antes citados para los minipréstamos, ofreciendo la misma facilidad en los trámites.

Cada crédito solicitado puede ser devuelto en cómodos plazos, que suelen tener como límite los 30 días posteriores a la concesión de la solicitud, salvo algunas excepciones.

¿Para qué se usan los minipréstamos y microcréditos?

Como hemos podido comprobar, los minipréstamos y los microcréditos son ideales tanto para los particulares como para las empresas, aunque por motivos bastante diferentes.

Algunos de los usos más comunes que podemos encontrar para estos servicios vienen marcados por la situación específica de cada persona o colectivo:

  • Préstamos de carácter personal: son los préstamos o créditos rápidos que se piden en pequeñas cantidades para cubrir una necesidad muy concreta en un momento determinado, y están calculados previamente.Dentro de este tipo se encuadraría los minipréstamos para pagar por los trámites de un negocio, organizar eventos o preparar un viaje, entre otros.
  • Aparición de imprevistos y otras urgencias económicas: son situaciones que se dan en cualquier unidad familiar durante el día a día y que pueden ser muy variadas.
    Las situaciones más comunes son el impago de las facturas en el hogar (electricidad, gas, etc.), los casos de emergencia social, problemas de salud y cualquier tipo de pago pendiente que pueda solventar mediante la solicitud de un pequeño crédito o de un préstamo rápido.
  • Préstamos de carácter académico: aunque todavía no son tan populares en España, los préstamos de estudios son algo muy común en países como los EE.UU.Los microcréditos pueden hacer frente al pago por plazos de tasas y matrículas, y se combinan de forma ideal con otros trabajos de tiempo parcial, de modo que la cantidad pueda ser devuelta por los jóvenes en cómodos plazos durante su etapa educativa.

Medidas a tener en cuenta antes de solicitar minipréstamos

En primer lugar, es necesario conocer en líneas generales los aspectos relacionados con la privacidad y la seguridad de las transacciones que se realizan en las webs de préstamos y créditos online.

Aunque las nuevas tecnologías supongan un gran avance en comodidad y rapidez a la hora de gestionar las solicitudes, también propician la aparición de filtraciones, software malicioso y hackers que intentan sacar beneficio de los errores humanos.

Por ello, algunos conceptos relacionados con la denominada ciberseguridad deben tenerse especialmente en cuenta:

  • La política de privacidad y protección de datos: las plataformas, al igual que otras entidades financieras, archivan con cuidado todos los datos relativos a sus clientes en distintos ficheros protegidos.

Con objeto de no caer en un fraude publicitario o una estafa, siempre se recomienda leer el desglose relativo a la política de privacidad y la Ley de Protección de Datos.

  • Transparencia en la información: la letra pequeña siempre debe evitarse, por lo que las plataformas deben mostrar a los solicitantes toda la información relativa a los servicios de préstamo y crédito ofertados, indicando las tasas y los gastos pertinentes.
    Como las cuantías que se piden en los minipréstamos son bastante bajas, las cuotas de devolución suelen ser bastante grandes en consecuencia, por lo que es fundamental poseer la información exacta de las cifras a reembolsar y los periodos de tiempo establecidos.
  • La encriptación de los datos: existen ciertos códigos de seguridad que se programan para proteger los ficheros a los que acceden las plataformas, y que se encargan, por tanto, de vigilar la información de los clientes para que no sea robada ni manipulada.Los certificados TLS que provienen del popular Secure Socket Layer (SSL), son algunos de los más usados a día de hoy en el mundo de la encriptación de datos.

Recomendaciones ante la solicitud de minipréstamos y créditos rápidos

A la hora de pedir mini préstamo o microcrédito, es necesario tomar una serie de precauciones básicas, pues, aunque estos productos sean rápidos y efectivos, engloban una serie de riesgos menores y de condiciones que pueden dar lugar a alguna confusión.
Entre las recomendaciones podemos destacar:

  • Comparar información y consultar entre todas las plataformas y medios disponibles en el mercado financiero. Es importante dedicar un tiempo a valorar las ventajas e inconvenientes entre distintas entidades para poder escoger la que mejor se adapte a las necesidades de cada cliente.
  • Poner a buen recaudo los emails y toda la documentación relacionada con el contrato y la solicitud de los minipréstamos, ya sea online o por la banca habitual. Se deben conservar también los recibos de ingresos y pagos.
  • Desconfiar de los anuncios y la publicidad, pues se usan en muchas ocasiones para disfrazar las condiciones menos atractivas que van ligadas a la contratación de los préstamos. Es importante comprobar que lo expuesto en la web concuerde con los intereses y gastos del desglose del crédito.
  • Trabajar con plataformas reguladas: existen unas normas muy concretas sobre la concesión de los mini préstamos que se rigen por la Ley 22/2007 del 11 de julio, sobre comercialización a distancia de servicios financieros destinados a los consumidores. El objeto de la misma es la incorporación al ordenamiento jurídico español de la Directiva 2002/65/CE del Parlamento Europeo cuyo objetivo principal es la protección del consumidor, atendiendo a las especiales características de los servicios financieros.
  • Consultar las condiciones del contrato detenidamente, exigiendo el envío de los documentos, ya sea de forma física o por internet.
    Estos escritos suelen tener una validez limitada, pero suficiente para su consulta y lectura. Es importante no firmar o confirmar el servicio hasta comprobar que la oferta se corresponde con lo pactado.
  • Existe un derecho de desistimiento de cara al contrato si este se realiza por internet o por la vía telefónica. Según la legalidad española, este derecho puede ejercerse en los 14 días naturales tras la firma, pero es importante consultar las condiciones que se den en cada país.