¿Por qué las mujeres ahorran más que los hombres?

El ahorro es una de las principales metas de cualquier planificación económica, eso ya lo sabes, pero además es el síntoma principal de que las finanzas de una empresa o de un hogar están fuertes y saludables.

Pero para lograrlo es necesario crear una estrategia y sobre todo tener la cabeza fría para tomar decisiones sobre los gastos que no queda más remedio que afrontar y sobre los que son prescindibles.

A lo largo de los siglos la gestión de la economía siempre ha recaído sobre los hombres, pero desde hace años la sociedad está cambiando y la lucha de las mujeres les está llevando a ocupar su lugar en el terreno profesional, adquiriendo puestos de relevancia o abriendo nuevas empresas.

Todo esto ha hecho que se tengan que convertir en gestoras de su economía laboral y personal y se ha demostrado que ahorran más que los hombres. En este artículo descubrirás por qué tienen más capacidad de conseguir un excedente de capital.

Mitos son muchos alrededor de la forma de ahorrar de hombres y mujeres, pero últimos estudios demuestran que las mujeres, a pesar de enfrentarse a la brecha salarial y cobrar menos que los hombres, son capaces de ahorrar unos 800 euros más de media. Los motivos son diversos y detrás de ellos existen razones económicas y sociales.

¿Por qué las mujeres ahorran más que los hombres?

Los resultados de estudios internacionales llevados a cabo por entidades bancarias son concluyentes, las mujeres ahorran más que los hombres, pero averiguar el por qué resulta más complicado y para encontrar los motivos hay que valorar aspectos psicológicos o sociológicos.

Profesionales vinculados a estos estudios dan dos razones principales. La primera de ellas es que la mujer tiene una visión a medio y largo plazo y gestiona el dinero en base a necesidades futuras que puedan surgir, como el pago de estudios o eventos familiares. Detrás de todo esto hay un reto que se plantea la mujer y esta motivación le lleva a gestionar el dinero de esta forma.

Esta visión a largo plazo también hace que las mujeres piensen en la jubilación, una etapa de la vida en la que los ingresos disminuirán considerablemente y en la que se quiere disfrutar al máximo. Además, esta meta se ha acentuado durante la última crisis económica en la que la pensión de los abuelos ha sido clave para que muchas familias pudieran subsistir cuando los ingresos eran extremadamente bajos.

Otro aspecto que les ayuda a ahorrar de mejor manera que los hombres es la capacidad de análisis a la hora de decidir dónde guardar su dinero, las mujeres siempre buscan que sus ahorros estén en un lugar seguro.

Esta seguridad también es una motivación y aunque parezca un detalle de poca importancia, actualmente es fundamental elegir el lugar correcto, sobre todo por el aumento de los ciberataques y las intromisiones que se producen en la privacidad de las personas a través de la tecnología.

Estos estudios también han demostrado que las mujeres devuelven los créditos de forma más rápida y efectiva que los hombres. La llegada de la mujer al terreno empresarial y la conciliación que muchas de ellas hacen con su papel en la vida doméstica les ha hecho, entre otros factores, conocer con mayor profundidad cuáles son los principales productos financieros y qué características tienen.

Retrasarse en la devolución de un crédito o no abonar los intereses pactados genera una deuda que supone un gran lastre para el ahorro, por eso cumplir con lo pactado es indispensable, de lo contrario las cifras de la obligación de pago pueden aumentar dejando a la economía personal y profesional seriamente dañada.

Además de todo lo anterior, también influyen algunos rasgos psicológicos. Dos estudios universitarios realizados en el año 2017 en las universidades de Manchester y Turín demostraron que las mujeres tienen una serie de características propias debido a aspectos biológicos.

Uno de los rasgos que se asigna al género femenino es que tiene un pensamiento más intuitivo y analizan con más detenimiento el lenguaje no verbal, en un momento dado este aspecto les puede ayudar a tomar mejores decisiones personales y empresariales y de esta forma reducir los riesgos de pérdidas económicas.

¿Se está desmontando el mito?

En España y en otros muchos países del mundo la mujer ha quedado relegada a un segundo plano en cuanto a la gestión económica, la figura del hombre ha estado asociada al trabajo quedando como la única parte con capacidad de traer ingresos a un hogar.

El hecho de que los hombres hayan sido los dueños de las grandes empresas y hayan ocupado lugares de poder dentro de las mismas ha colocado a la mujer en un papel secundario, creando sobre todo en las clases altas la figura de un miembro que no se preocupaba por la situación económica del hogar.

Hoy en día, y aunque queda camino por recorrer, la situación es totalmente distinta a la de hace unos años. El número de mujeres que deciden emprender, toman decisiones económicas y gestionan con las entidades bancarias la consecución de productos financieros como los créditos, ha aumentado considerablemente.

Los últimos estudios sobre el ahorro refuerzan esta tendencia demostrando que pueden ahorrar más dinero que los hombres y la realidad pone de manifiesto que el número de mujeres que saltan al mercado laboral, que llevan el sustento económico a sus hogares y que ocupan puestos de responsabilidad no deja de aumentar, prueba de ello es el aumento de mandatarias en ministerios y administraciones.

El avance de las mujeres es una realidad que ha tardado en llegar, pero que va en aumento. Tener una gran capacidad de ahorro demuestra que cualquier persona que esté preparada y sea comprometida puede asumir la responsabilidad que se le asigna sin importar su sexo, creando una sociedad más justa.

cero interés