necesitas dineroComo tu cuando necesitas dinero, nadie se libra de malas rachas económicas, todos estamos expuestos a imprevistos. Etapas en las que nos cuesta generar ingresos o momentos de inestabilidad laboral y financiera. Un adelanto económico es la mejor forma de salir de esta espiral.

Pero al solicitarlo surgen preguntas: ¿Qué buscamos cuando necesitamos dinero? ¿Qué preocupaciones tenemos? ¿Qué nos impide avanzar?

Quedarte estancado no es la mejor forma de salir de una situación de dificultad, pero es cierto que solicitar un préstamo puede generarte dudas.

Analizando las preocupaciones de las personas que solicitan préstamos, y sabiendo lo que esperan de este producto, tendrás más recursos para escapar de tu mala racha.

Productos financieros como los créditos o los préstamos siempre han preocupado a sus solicitantes.

El temor para cargar con una deuda que se prolongue más de lo normal o los largos trámites, han provocado que muchas personas cambien de idea. Ahora la situación ha cambiado y puedes encontrar todo aquello que buscas.

¿Qué buscas cuando necesitas dinero?

Estar en una situación en la que necesitas dinero genera cierto estrés, por eso lo primero que buscas es conseguir cuanto antes el capital que te hace falta.

Pero además de esto, aspiras a encontrar unas condiciones que no agraven tu situación financiera. Estas son algunas de ellas.

  1. Tener el dinero el mismo día que lo solicitas
  2. Alejarte de trámites interminables
  3. Evitar una deuda excesiva
  4. Seguridad y privacidad
  5. No dar demasiadas explicaciones
  6. Tener un seguro por si todo se complica

Tener el dinero el mismo día que lo solicitas

El factor tiempo es muy importante cuando tienes que solventar una emergencia. La espera es una preocupación y por eso buscas una entidad ágil que no tarde en hacer el envío que necesitas.

Hoy en día esta prestación solo la puedes encontrar en las plataformas digitales. Estas webs tan solo te exigen que aportes tus datos personales, y si todo es correcto, dan la orden de ingreso en tan solo 15 minutos.

Es importante que antes de dar el paso analices tu situación y solicites únicamente el dinero que necesitas.

Cuanto más baja sea la cantidad, más rápido será el proceso. En ocasiones solo es necesario un pequeño impulso, si es tu caso, accede a un mini préstamo, es un producto rápido, sencillo y cómodo.

Alejarte de trámites interminables

A nadie le gusta acudir a una oficina con una carpeta llena de folios y documentos, estos procesos retrasan el envío de dinero y son desfavorables para situaciones extremas.

De nuevo, la mejor opción es que acudas a una plataforma digital, la comunicación es muy ágil y los datos que se exigen están a tu alcance.

Las entidades bancarias siempre son una opción, pero a no ser que seas un cliente habitual, te pedirán documentos como el contrato de trabajo, fotocopias de tus tres últimas nóminas, la declaración de la renta o las facturas que has generado si eres autónomo.

Todo esto disuade a muchos usuarios, por eso las plataformas digitales están en continuo crecimiento.

Evitar una deuda excesiva

Nadie regala nada en el sector financiero, y ya sabes que un adelanto de dinero se tiene que devolver en un plazo establecido y abonando sus intereses correspondientes.

Cuando necesitas dinero buscas solucionar tus problemas sin generar otros nuevos, por eso es conveniente que solicites productos que se pueden devolver en un plazo asequible y que tienen un coste que puedes asumir.

Los préstamos online son la opción más interesante.

Seguridad y privacidad

emergencia diariaEl fraude o estafa es una preocupación recurrente. El dinero no cae del cielo y todos queremos evitar ser víctimas de delitos, por lo que encontrar una entidad bancaria que lleve tiempo operando es una opción muy recomendable.

La seguridad y la privacidad de las plataformas digitales se han puesto en duda, pero el tiempo ha demostrado que se puede confiar en ellas.

Esto no quiere decir que no tomes tus precauciones, internet tiene sus inconvenientes, pero proporciona un acceso único a la información.

Antes de acudir a una fintech o a una entidad bancaria, puedes poner su nombre en tu buscador y comprobar los resultados. Es importante que te fijes en las opiniones de sus usuarios en redes sociales.

Otros aspectos que puedes investigar son las formas de comunicación que ponen a tu disposición, la rapidez con la que resuelven tus cuestiones o revisar el contenido de su política de privacidad y cookies.

No dar demasiadas explicaciones

Tus finanzas son un tema privado que te pertenece a ti, es probable que no quieras explicar a tu prestador para qué necesitas ese dinero. Debes tener en cuenta que si acudes a una entidad bancaria tendrás que responder a esta pregunta.

A los bancos no les gusta correr riesgos, y si vas a usar ese dinero para solventar otra deuda, es probable que cancelen el envío.

En las plataformas digitales no se produce esta situación.

Simplemente entregas tus datos y te registras en la página. Generalmente las fintech solo se preocupan de que cumplas con las condiciones pactadas, mientras eso sea así y no se produzcan irregularidades en el proceso de verificación, no tendrás ningún tipo de problema.

Tener un seguro por si necesitas dinero

Uno de los aspectos más negativos de las malas rachas es que siempre pueden empeorar. En ocasiones se solicita un préstamo que no se puede devolver en el tiempo pactado.

En estos casos lo único que puedes hacer es pedir una prórroga, pero comunícalo cuanto antes y trata de evitar esta situación.

No olvides que estás ante tu última oportunidad.

La rapidez y la seguridad son dos aspectos fundamentales cuando necesitas dinero.

Actualmente tienes diferentes opciones, lo único que debes hacer es estudiar el mercado y solicitar aquellos productos que necesites y que sepas que puedes devolver sin dificultades.