Necesito dinero urgente, ¿qué puedo hacer? Visita CCLoan!

Solo recuerda esto: la cura para todo estrés es la acción. Cuanto más rápido te comprometas a tomar medidas concretas para resolver los desafíos que enfrentas, mejor te sentirás tú y tu billetera.

La buena noticia es que con un poco de creatividad y dedicación, puedes salir de la necesidad de dinero en la que te encuentras y evitar que este tipo de crisis financiera vuelva a suceder.

Si como yo tu dices, necesito dinero. Lee esta lista de formas viables y seguras para obtener dinero rápidamente. Te darán resultados hoy, pero también pueden servir como una base sólida para construir un mejor futuro financiero.

Estar en la situación “necesito dinero” nos obliga a buscar una solución urgente:

Estas estrategias no son mutuamente excluyentes. Dependiendo de tu situación, puede tener sentido escoger una de ellas hoy.

  • Resolver una deuda:
    Tanto los créditos como los préstamos pueden ser la solución perfecta para poner fin a una deuda que lleve consumiendo las finanzas de una persona bastante tiempo.De este modo se corta de raíz el problema y se acaba con las eventualidades futuras que la deuda pueda generar, especialmente si esta se debe al impago de una tasa institucional o una multa.
  • Gastos educativos:
    Las familias con hijos, especialmente las numerosas, deben afrontar un sinfín de gastos relacionados con el material y la escolarización de los menores.Mediante el uso de las plataformas online, se puede obtener el dinero necesario para pagar los gastos de matriculación, uniforme y material escolar.
  • Reforma de inmuebles:
    Las viviendas suelen ser el pilar básico sobre el que se centra gran parte de la economía del hogar.Bien sea por los gastos e impuestos asociados o por las obras de remodelación, el mantenimiento de una casa suele tener un alto coste.Para este fin, los préstamos y créditos urgentes suponen una ayuda fundamental, sobre todo a la hora de hacer frente al presupuesto de las reformas, que suele aumentar por encima de las expectativas, afectando en gran medida a la economía familiar.
  • Adquisición de automóviles:
    La compra de un coche suele ser otro de los momentos más importantes, y por eso muchas personas no se lo piensan dos veces antes de pedir un préstamo para pagar el nuevo vehículo.Ya sea por la aparición de una promoción, o por la necesidad de adquirir un automóvil para trabajar, los préstamos y créditos rápidos pueden ayudar a pagar gran parte de las letras en cómodos plazos.
  • Tiempo de ocio y vacaciones:
    Cuando aparecen ciertas promociones, o se dan momentos especiales, los préstamos online pueden hacer que viajar sea una realidad.Si no es posible esperar hasta una nueva entrada de capital, con el dinero obtenido de las plataformas será posible planear un viaje o evento importante para no perder la oportunidad, devolviendo después el importe en distintas cuotas a medida.

Cuando dices necesito dinero, debes evaluar las opciones rápidas como los préstamos en internet.

Una vez que hemos podido comprobar algunas de las razones que pueden llevar a una persona a solicitar un préstamo o un crédito, es necesario hablar más en profundidad de estos productos financieros.

Ambas opciones tienen características en común, como el interés en los pagos, los plazos para devolver el dinero, o la propia solicitud del capital a la entidad financiera. La diferencia vendrá marcada por el cliente objetivo de cada opción elegida y por el uso de las plataformas online, que simplifican muchísimo los trámites y el tiempo de entrega del dinero.

¿Cuáles son los préstamos más comunes?necesito dinero

Por regla general, los préstamos hacen referencia a un acuerdo entre un acreedor y un prestatario, que suelen estar representados por la entidad financiera o plataforma online y por el solicitante respectivamente.

La persona que necesita el dinero urgente y recibe el préstamo está obligada a devolverlo con unos intereses, ya sea en un solo pago o en diferentes cuotas. En los préstamos, al contrario que en los créditos, el dinero se recibe en su totalidad desde el primer momento.
Algunos de los préstamos más comunes que podemos encontrar son:

  • Préstamos personales tradicionales:
    Son los que tienen como fin el afrontar una necesidad concreta, que puede ser cualquiera de las citadas en el apartado anterior.En este tipo de préstamos, se recurre a una entidad financiera que requerirá de la entrega de una documentación concreta, entre la que se incluye el DNI, información personal y la existencia de un aval que garantice la solvencia del solicitante.Normalmente, sólo se conceden a personas con una situación financiera estable e ingresos regulares, y suelen tardar días o incluso semanas en algunos casos.El límite de capital que se puede obtener, sin embargo, es mucho mayor que el que ofrecen los préstamos online.
  • Mini préstamos online:  También se conocen como préstamos rápidos, y se caracterizan entre otras cosas por ofrecer cantidades bajas de dinero que no superan los 300 euros, salvo algunas excepciones.Se accede a ellos a través de plataformas online que simplifican mucho el proceso de solicitud, ahorrando trámites y entregando el dinero en apenas 15 minutos en la mayoría de los casos.Aunque estas nuevas entidades de la red conceden el capital con relativa facilidad tras realizar unas comprobaciones básicas, se deben mirar con lupa las altas tasas que conllevan.
  • Préstamos al consumo:
    Son los que tienen como fin el hacerse cargo de un pago destinado a bienes de consumo, y comparten las mismas características que los préstamos personales.Es común solicitarlos para la compra del mobiliario del hogar, electrodomésticos y automóviles, entre otros bienes duraderos.
  • Préstamos hipotecarios:
    Están destinados exclusivamente a la compra de inmuebles.Se trata de un producto financiero que ofrece unas cantidades muy altas de dinero en comparación con otros préstamos como el personal, y requieren de una entidad bancaria consolidada que haga de acreedora.El aval suele ser la propia vivienda que se está financiando, por lo que el banco podrá utilizarla en operaciones de compraventa en el futuro si el solicitante no cumple con los pagos y condiciones pactadas.La documentación para estos préstamos suele incluir un informe de tasación de la vivienda con una nota del registro.Es una modalidad que conlleva además los gastos extra propios de la gestión notarial, seguros y comisiones de apertura entre otros.
  • Préstamos estudiantiles:
    Es una modalidad cada vez más popular en distintas partes del mundo, aunque tiene su origen sobre todo en los Estados Unidos e Inglaterra.Estos préstamos se solicitan con el objeto de hacer frente a las costosas matrículas de las mejores universidades, incluyendo los estudios de Máster y Doctorado posteriores.Se caracterizan por ofrecer un tipo de interés bajo, para que los estudiantes sean capaces de hacer frente más cómodamente a los pagos.
  • Préstamos empresariales:
    Son productos especialmente diseñados para que las empresas obtengan la financiación que necesitan en materia de inversiones en activos, producción e inicio de nuevos proyectos.Hasta hace poco tiempo, los bancos comerciales se encargaban en la mayoría de los casos de este tipo de préstamos, pero a día de hoy han surgido muchas alternativas a la financiación, sobre todo para las startups y proyectos de nueva planta.

¿Qué tipos de crédito existen?

Los créditos abren la posibilidad de que el cliente vaya disponiendo del capital establecido con la entidad en distintos plazos y según sus necesidades. En pocas palabras, el acreedor concede una cantidad máxima que puede ser retirada por partes o en su totalidad, a discreción del beneficiario.

Los intereses en este tipo de servicio solo se aplican a la parte que se retire. La principal ventaja del crédito sobre el préstamo es su flexibilidad, en el sentido de que el cliente puede decidir cuándo y cuánto dinero retirar.

Existe una gran variedad de “necesito dinero” momentos, entre ellos:

Todos comparten un plazo de devolución estipulado que puede ser muy corto (de tan solo un año) o extremadamente extenso, llegando incluso a las décadas. Algunos de los tipos de crédito más solicitados son:

  • Necesito dinero y usaré un crédito bancario:
    Es una opción viable, pero debes entender que este instrumento corresponde al tipo de crédito más tradicional, y es el que otorga una entidad financiera mediante el contrato entre las dos partes, solicitante y prestador.Equivale al préstamo personal, pero con las condiciones de disposición del capital propias de los créditos.
  • Necesito dinero, pediré un crédito rápido:
    Al igual que los minicréditos, los créditos rápidos o préstamos online se usan para obtener cantidades muy pequeñas de dinero que oscilan entre los 50 y los 300 euros salvo excepciones.Los plazos de devolución no suelen traspasar el límite de los 30 días tras la confirmación de la solicitud, y el proceso se caracteriza por la misma simplicidad y rapidez en los trámites y comprobaciones que tiene el producto homólogo en los préstamos.
  • Necesito dinero pero para mi empresa, usaré un crédito comercial:
    Se concede con objeto de que el capital se destine al pago de distintos tipos de bienes, ya sean materiales, de producción, o de capital de trabajo.Es muy común entre las empresas de los sectores más agrícolas o aquellas que estén relacionadas con la fabricación de herramientas e instrumental, y se contratan para devolverlos a corto o medio plazo.
  • Necesito dinero, usaré un crédito hipotecario:
    Al igual que en los préstamos hipotecarios, este tipo de créditos se conceden por una entidad para que el solicitante pueda costear los gastos de la compra o reforma de un inmueble.El aval pasa a ser el propio terreno o propiedad que se vaya a adquirir con el crédito, y los pagos se devuelven a medio y largo plazo.
  • Necesito dinero, recurriré a créditos de consumo:
    Son el equivalente a los préstamos al consumo anteriormente citados.Se obtienen para cumplir ciertas necesidades personales como la compra de electrodomésticos, automóviles o la financiación de eventos y viajes. Se devuelven a corto y medio plazo.
  • Necesito dinero, usaré mis tarjetas de crédito:
    Las tarjetas de crédito asociadas a las cuentas del solicitante son otra modalidad que hay que tener en cuenta.Estas disponen de un crédito que otorgan las entidades financieras para que los clientes puedan continuar realizando compras y otras operaciones, aunque el saldo de las cuentas llegue a cero.Resultan muy útiles siempre y cuando se lleve un control exhaustivo de los gastos, pues posteriormente se pasarán los cargos a final de mes, y si no se devuelve el crédito gastado, se establecerá una deuda con la entidad.

¿Cómo averiguar qué producto es el más adecuado?

Es normal que existan dudas con respecto al tipo de producto financiero más adecuado, pues la oferta de préstamos y créditos es muy variada, y está destinada a distintas necesidades. Para escoger la opción más adecuada, es necesario tener en cuenta una serie de criterios:

  • Se debe prestar especial atención a la tasa de interés que ofrezca la plataforma o la entidad. No es igual que esta sea fija, es decir, que no cambie durante el periodo en el que está vigente el préstamo, a que sea variable y pueda cambiar en función del índice económico al que esté sujeta.
  • Si se decide hacer frente al préstamo en distintos plazos, es necesario calcular el tiempo y el coste de estos para no caer en una futura deuda con el banco.Por este motivo hay que revisar el periodo de tiempo que se establece para la devolución del adelanto recibido, pues no cumplir con esta cláusula puede llevar al posterior pago de unos intereses de demora.
  • También se deben tener en cuenta las comisiones de apertura y gestión que se tienen que abonar, junto con el cálculo de interés o los tiempos forzosos que corresponden a las variaciones que realizan algunas entidades en las condiciones establecidas.

Conclusión

Es muy común que un amigo o familiar te diga, necesito dinero urgente. Al final el factor que va a primar a la hora de necesitar dinero es la urgencia con la que se necesita el dinero. Para obtener una disponibilidad inmediata, siempre será mejor recurrir a los créditos rápidos y los mini préstamos que ofrecen las plataformas online, por su rapidez y eficacia.

En cambio, si lo que se desea es obtener grandes cantidades de dinero para financiar una compra o un inmueble, es conveniente que el solicitante visite su entidad financiera de confianza y pida un préstamo o un crédito de carácter más personal.