Números de tarjeta de crédito, una garantía de seguridad

tarjeta de créditoUna tarjeta de crédito normalmente es de plástico, la emiten empresas del sector financiero y permiten a su portador pedir prestado dinero a la entidad emisora.

Esto permite a cada titular de las tarjetas de crédito pagar por productos o servicios al momento sin necesitar dinero en efectivo ni cheques.

Las tarjetas bancarias presentan una serie de dígitos en su parte frontal y en la posterior, las razones por las que están ahí tienen que ver con la identificación de la propia tarjeta y la seguridad en las compras y transacciones.  Hay que tener en cuenta que cada tarjeta está vinculada a una cuenta bancaria que puede contener una cifra muy elevada de dinero.

Tarjeta de crédito vs préstamos online

Siempre es mejor usar un préstamos personal online, son rápidos, llegan a tu cuenta en pocos minutos, y si es tu primera vez en CCLoan, el primer crédito es con 0% de interés.

Estos dígitos cobran mayor importancia en las tarjetas de crédito que en las de débito y cada uno tiene un significado concreto que corresponde a una compañía o banco determinado.

El avance de internet ha provocado que empresas y entidades refuercen estos códigos de seguridad para evitar que los hackers informáticos puedan realizar compras a través de tarjetas que pertenecen a otros usuarios.

¿Cuál es la funcion de los números en la tarjeta de crédito?

El orden de los dígitos de las tarjetas de crédito está establecido por la norma ISO/IEC 7812-1:2006 que indica la función que cumple cada número. De esta forma se confirma que están colocados siguiendo un orden intencionado y no de forma aleatoria.

La mayoría de las tarjetas tienen 16 dígitos, aunque algunas pueden alcanzar los 19 dependiendo de la compañía con la que operen.

El factor que sí está establecido es que el primer número de cualquier tarjeta de crédito hace referencia al sector en el que opera la compañía que la emite, cada uno tiene asignada una cifra concreta.

De esta forma los números 1 y 2 corresponden a las aerolíneas, el 3 al sector de los viajes y el entretenimiento que emite tarjetas como la American Express, el 4 a la Visa, el 5 a Master Card, y el 6 corresponde a la Discovery Card.

Los dos restantes son de operadoras menos conocidas: el 7 es para la industria del petróleo y el 8 para las telecomunicaciones. El 9 es común en todas las tarjetas ya que se reserva para el uso del país en el que opera y está activa.

Los siete primeros dígitos de la tarjeta de crédito

Los 6 dígitos que siguen al primero corresponden al Issuer Identification Number (INN) que es la secuencia numérica que sirve para identificar a la tarjeta.

En este conjunto se encuentra un código privado que contiene información sobre la zona geográfica de la que procede la tarjeta y la entidad que se ha encargado de emitirla.

Los números siguientes contienen información sobre el titular de la tarjeta. Las entidades bancarias no emiten información sobre el procedimiento que emplean para realizar esta asignación. El motivo es que exista algún riesgo de filtración o se ponga en peligro la seguridad de la tarjeta.

Otro dígito importante es el último, que sirve para controlar al resto por medio del algoritmo de Luhn, que se emplea para comprobar que los otros dígitos son los correctos.

Esta fórmula también es conocida como algoritmo de módulo 10. Se trata de una suma de verificación que se utiliza para validar un conjunto de números de identificación. También se usa para identificar los números IMEI, que son los que se utilizan en los teléfonos móviles.

¿Dónde está y utilidad del Código de seguridad de una tarjeta de crédito?

tarjeta de créditoEn el reverso también se encuentra un código que refuerza la seguridad, se trata del Card Verification Code, más conocido como CVC, aunque recibe diferentes denominaciones como CVV, CVC2, CW2 o CID.

En todas las tarjetas aparece una fecha de caducidad que sirve como refuerzo de identificación y seguridad. Además, se solicita siempre que se va a realizar una compra a través de la red.

Antes no era tan frecuente, pero el auge de las compras por internet ha provocado que se produzca un incremento de las medidas de seguridad, por eso siempre se piden todos los datos posibles de la tarjeta.

Está presente en las tarjetas de crédito y de débito y es único en cada unidad, de esta forma se asegura que la persona que está realizando la compra es la titular de la tarjeta. Cualquier plataforma online en la que se vaya a hacer una compra lo solicita, y viene indicado en la propia tarjeta.

¿Cuán segura es una tarjeta de crédito?

La confidencialidad y la seguridad de la información son unas de las mayores preocupaciones de las grandes compañías, los agentes importadores y exportadores y los particulares.

Con el objetivo de garantizarlas se creó una normativa de carácter internacional que se conoce como ISO/IEC 27001. Aunque el código numérico que sigue a las siglas puede variar según la función, este es el más utilizado.

En líneas generales se trata de un sistema de control que busca proteger la información de los actores que influyen en las transacciones.

Dichos actores pueden ser clientes, empresarios, socios y personas que van a adquirir el bien o servicio que se oferta. Esta normativa la puede emplear cualquier entidad que gestione información de terceros y tenga que distribuirla.

¿Por qué esta norma es necesaria para una entidad que emite las tarjetas?

Acogerse a esta normativa puede ser muy positivo para una empresa. Esta seguridad adicional en la información de los operadores aumenta la confianza de los clientes, un factor que le da una ventaja respecto a la competencia. Es muy complicado que un agente pueda vulnerar este sistema.

Estas son las principales tarjetas de crédito en el mundo

Diners Club, una organización que lleva más de medio siglo emitiendo tarjetas para que se realicen los pagos entre particulares y empresas, también funciona como una aseguradora. Esta entidad está respaldada por prestigiosas compañías y entidades bancarias.

Los socios de esta entidad disponen de una tarjeta personal con la que pueden financiar las compras que realicen y contratar seguros de viaje que les proporcionan un acceso a las salas VIP de los principales aeropuertos.

Además, ofrece un servicio de consulta y atención que permite la descarga de extractos y confirmación de datos.

Esta organización se compromete a garantizar la seguridad de sus clientes. Actualmente tienen un gran volumen de usuarios, con el inconveniente de que la tarjeta personal o la corporativa a veces no es aceptada en todos los comercios y aeropuertos, aunque en el portal del club se puede consultar un localizador que resuelve esta duda.

¿Cuántos tipos de tarjetas de crédito existen?

Hoy en día la tarjeta de crédito es uno de los métodos más utilizados por las entidades bancarias para financiar los pagos de sus clientes. Estas tarjetas permiten realizar compras, aunque el saldo de la cuenta a la que están vinculadas esté a cero.

Estas tarjetas van asociadas a una cuenta que el titular tiene en un banco determinado. Además, incluyen datos como su firma personal y una serie de elementos electrónicos que sirven para garantizar la seguridad.

Las opciones que ofrece el mercado han aumentado la variedad de tarjetas de crédito emitidas. De las cuales se pueden encontrar:

Existen las tarjetas clásicas:

Este tipo de tarjeta de crédito es el más utilizado en la gestión y difusión del pago electrónico. Proceden de las entidades emisoras de tarjetas de crédito, pero sus condiciones son establecidas por el banco con el que operan.

En esta modalidad la entidad bancaria pone un límite de crédito que varía en función de los ingresos de su cliente. Las más conocidas son la MasterCard, la American Express o la Visa.

Existen las tarjetas gratuitas:

Normalmente para acceder a una tarjeta de crédito había que realizar unos pagos que se asociaban a la emisión de la tarjeta, su mantenimiento o su renovación.

Esta situación cambió con la llegada de internet y el comercio electrónico. La creación de un mercado cada vez más competitivo favoreció la eliminación de estas comisiones.

Tambien están las tarjetas para jóvenes y mayores de 60 años:

Un tipo de cliente común de las entidades financieras es el joven o estudiante. Las tarjetas orientadas a este público se caracterizan por tener un límite de crédito más bajo de lo habitual, pero a cambio ofrecen otras ventajas como descuentos en el consumo y ayudas a planes de estudio.

Siguiendo esta línea surgieron las tarjetas para mayores de 60, que cuentan con el mismo plan que las diseñadas para los jóvenes y ofrecen descuentos relacionados con los gastos y las actividades que realiza este sector de la población. Además, ofrecen la posibilidad de que se produzcan adelantos en las pensiones.

existen tarjetas más exclusivas como la tarjeta platinum y tarjeta de Oro

El origen de estas tarjetas es el mismo que el de las clásicas, pero se diferencian de ellas en que van destinadas a clientes que tienen un gran poder adquisitivo. Son las que ofrecen el límite de crédito más alto y apenas tienen restricciones.

También cuentan con un refuerzo extra para la seguridad de las operaciones y ponen a disposición del usuario descuentos y promociones exclusivas junto a un servicio extra de atención al cliente.

En contraprestación, es obligatorio pagar unas comisiones muy altas para poder disponer de ellas y las restricciones establecidas para su acceso pueden generar contratiempos.

Estas son otras tarjetas que ofrecen los bancos

Además de las de crédito, los bancos, las entidades emisoras y algunas grandes superficies como los supermercados, ofrecen otro tipo de tarjetas que se adaptan a las necesidades, ingresos y hábitos de compra de los clientes.

Tenemos la común tarjeta de débito

Junto con las de crédito son las más conocidas, el banco las otorga cuando el cliente se abre una cuenta. También se utilizan para realizar pagos, pero en el momento de la compra el dinero utilizado se retira de la cuenta.

Con estas tarjetas no existe posibilidad de financiación. Algunas permiten que se realice un pago sin saldo en la cuenta, pero hay que tener en cuenta que esta situación generará un descubierto que el banco cobrará con los intereses correspondientes.

Luego las tarjetas prepago

Su funcionamiento es exactamente igual que el de las que se emplean en la telefonía móvil. Para que funcionen es necesario cargar su saldo, si se agota no se pueden realizar más compras hasta que se vuelva a recargar.

Existen tambien tarjetas solo para compras en establecimientos

Estas tarjetas las ofrecen las superficies comerciales que permiten financiar las compras en sus establecimientos, normalmente se ofrecen a clientes habituales y exclusivos. MasterCard y Visa son las más utilizadas por estos centros.

Por su puesto tambien están las tarjetas virtuales

Su origen está directamente relacionado con el desarrollo y avance de internet. Se utilizan en el comercio electrónico, pero están asociadas a una cuenta bancaria.

Su característica principal es que no son físicas sino virtuales. La plataforma PayPal es la más utilizada a modo de tarjeta virtual.

Precauciones se deben tomar al comprar con una tarjeta de crédito

El avance de internet ha traído diversas ventajas, pero también algunos inconvenientes en materia de seguridad. Aunque este aspecto cada vez está más reforzado, el usuario puede tomar una serie de medidas que eviten algún tipo de imprevisto.

Prestar atención en el momento del pago:

Cuando se efectúa una compra con esta tarjeta es imprescindible no perderla de vista y si es necesario tapar su superficie con el cuerpo. El objetivo es evitar que las personas que se encuentran alrededor del datáfono puedan copiar los datos o clonar la tarjeta.

Revisar la cuenta con regularidad

Siempre es positivo consultar los movimientos de la cuenta asociada a la tarjeta para poder avisar a la entidad emisora de cualquier contratiempo o irregularidad.

Existen casos de personas que han visto como su tarjeta se empleaba para realizar operaciones fraudulentas, por lo que siempre es favorable denunciar estas situaciones con antelación.

Desbes estar pendiente de cómo se tratan sus datos personales

Una tarjeta de crédito es personal e intransferible, por eso nunca se deben compartir los datos con terceras personas, incluso si son de confianza se corre el riesgo de que se intercepte información confidencial durante el envío de estos. Jamás deben enviarse a través de internet.

Siempre debes mantener cerca los números y códigos

En el momento de una compra es recomendable tapar el código PIN que se solicita para hacer el pago, pues es muy habitual que este sea visto por una persona que posteriormente roba la tarjeta.

También es fundamental tener a mano el número de teléfono asignado para bloquear la tarjeta en caso de que sea robada o se produzca alguna situación anómala.

En todo momento debes tener activos los sistemas de seguridad

Todos los bancos ofrecen una serie de sistemas que refuerzan la seguridad de las transacciones que se realizan con las tarjetas de crédito. El más habitual es el envío de SMS de confirmación de la compra.