¿Sabes para que sirve el TAE? ¡Te lo explicamos!

Escuchar este tipo de términos financieros como TAE y TIN, además de muchos otros conceptos implícitos en todo lo relacionado a créditos y préstamos.

Te sorprenderás al saber de la cantidad de personas que no tienen idea de lo que ellos significan, de hecho, tal vez tu seas una de esas personas que, al ver o escuchar términos como el TAE o TIN, te preguntas; ¿qué es eso? ¿para qué sirve el TAE o el TIN? ¿Cómo Calculo el TAE y el TIN? Entre muchas otras preguntas, pero hoy encontrarás respuestas a todas tus preguntas.

No exagero al decirte que la información que buscas, ya la encontraste, está en este artículo, vamos, que espero que disfrutes.

¡A por ello!

Respuestas

¿Qué es la TAE?

¿Para qué sirve la TAE y cuál es su principal función?

¿Cuáles precauciones debes tomar al aplicar la TAE?

¿Como calculo la TAE?

Todas las formas de hipotecas y la TAE.

Hipotecas según su tipo de interés.

¿Cuáles son todas las hipotecas según el tipo de cuota?

Otros tipos de hipoteca.

¿Qué es la TAE?

La Tasa anual equivalente, comúnmente conocida por sus siglas TAE, es un término que aparece continuamente cuando se habla sobre una hipoteca o hipotecas.

En el momento de realizar un préstamo, el dinero que devolvemos a la entidad correspondiente lleva asociada una cantidad en concepto de interés adicional de forma mensual.

Este tipo de interés, conocido como nominal (TIN), junto con la frecuencia de los pagos, las comisiones y gastos, conforman lo que conocemos como TAE o coste efectivo de una hipoteca, y se expresa mediante un porcentaje matemático. Pero ¿qué es el TIN y cuáles son las comisiones y gastos que se incluyen en la TAE?

  • El TIN o Tipo de interés nominal: es un porcentaje de carácter fijo que se negocia con los productos financieros en entidad bancaria como concepto de pago por los productos como préstamos, y no tiene por qué ser anual. Indica, por tanto, el tanto por ciento que se queda el banco por facilitar la acción de cada préstamo, sin incluir ninguna comisión, ni los gastos.
  • Comisiones de apertura: hacen referencia a gastos que conllevan los contratos de crédito en su propia tramitación, y son cuantías que se suelen cobrar en un solo pago, tras la firma. 
    Según las condiciones de la propia entidad, existe la posibilidad de abonar la comisión de apertura en un periodo más largo que puede abarcar hasta el final de un préstamo.
  • Comisiones de cancelación: en ocasiones, se puede dar el caso de que algunas entidades bancarias otorguen con sus productos financieros a sus clientes, la posibilidad de realizar una cancelación anticipada de préstamos tanto de forma parcial como en su totalidad, siempre y cuando sea antes de terminar los plazos. 
    Cuando los préstamos se interrumpen, el interés estimado para el final del pago deja de ser válido, y el beneficio previsto para la entidad es menor. Es por ello que muchos bancos cobran una comisión de cancelación para contrarrestar sus pérdidas.

¿Para qué sirve la TAE y cuál es su principal función?

Una Tae significa, la Tasa Anual Equivalente, la cual se usa principalmente como punto de referencia para comparar distintos valores de mercado reales. 

Desde el punto de vista de las hipotecas, para comparar diferentes préstamos con sus comisiones y tipos de interés nominal en función de la referencia de la TAE anual. Al contrastar el coste de las condiciones en cada entidad, el cliente puede elegir la que más le beneficie según su situación financiera.

Sin embargo, es importante recordar que esta tasa ofrece una visión anual del valor que no se corresponde con los pagos reales realizados cada mes. 
Estos incluyen la cuota que se haya fijado previamente con el banco más intereses estipulados.

En resumen, saber qué es la tae y cómo se calcula nos permite comparar y situar los productos como por ejemplo nuestra hipoteca, con respecto al resto de la oferta. 
Pero las comisiones, penalizaciones y los plazos deben observarse también con cautela.

¿Cuáles precauciones debes tomar al aplicar la TAE?

Tal y como hemos indicado con anterioridad, una de las cosas para qué sirve el TAE es para poder usarle como gran aliado como punto de referencia a la hora de comparar la oferta hipotecaria de las distintas entidades financieras. 
No obstante, a la hora de elegir un préstamo y aplicar la tasa, es conveniente seguir una serie de precauciones:

  • No confundir una TAE de un préstamo personal con la de una hipoteca: cada gasto asociados al préstamo hipotecario de una vivienda son mucho mayores que los de un préstamo personal, pues incluyen seguros y otros servicios específicos.
  • Prestar atención a las cuotas: aunque existan distintos préstamos hipotecarios con una misma TAE, el pago puede no ser el mismo mensualmente en cada cuota. Los costes pueden incrementarse cuando los plazos de amortización son más cortos.
  • Hay que recordar que el TAE de un préstamo fijo no es comparable al de uno variable:
    como explicaremos más adelante, en préstamos variables el TAE no deja de ser una cifra orientativa y teórica, pues se desconoce la evolución que el índice pueda tener de cara al futuro.
  • No confundir TAE con TIN: el indicador TAE siempre tiene un carácter anual, pero el TIN de una hipoteca puede hacer referencia a distintos periodos, tanto mensuales como trimestrales e incluso semestrales.

que es la tae¿Como calculo la TAE?

Como ya hemos comentado, el cálculo de la TAE se expresa mediante un porcentaje matemático que viene de un cálculo. 
Para llevarlo a cabo se utiliza una fórmula matemática en la que se vincula el tipo de interés con los plazos en los que este se va a pagar. 
Es así como podemos calcular la TAE de dos préstamos distintos a través del interés nominal y los plazos de cada uno, obteniendo una idea aproximada de su rentabilidad anual.

Por ejemplo, desde el Portal Cliente Bancario que pertenece al Banco de España, es posible realizar una simulación del cálculo para la TAE, tanto en préstamos personales como en hipotecas. Para ello tan solo es necesario seguir unos sencillos pasos:

  • Existen diferentes modalidades de cálculos ya sean para préstamos e hipotecas normales, con carencia, cálculo de la fecha de vencimiento, etc.
  • Una vez seleccionado el tipo de cálculo deseado, la web nos enviará a otra página en la que se explican las instrucciones para realizar la simulación. Tras leer la información, pulsaremos sobre el botón “Ir al simulador”.
  • Finalmente, y ya dentro del simulador propiamente dicho, nos encontraremos con un menú muy intuitivo que nos dejará escoger entre diferentes opciones para realizar el cálculo. 
    Lo más interesante de este simulador es que nos permite comparar distintos tipos de préstamo en la misma pantalla.
  • cero interés

Todas las formas de hipotecas y la TAE

Sin embargo, cuando hablamos sobre qué es la TAE, hacemos referencia a todos los términos que componen esta tasa, siendo el interés uno de los principales factores a tener en cuenta. 
Para poder entender y valorar un préstamo en concreto, es necesario saber distinguir entre los distintos tipos de intereses que la entidad financiera puede ofrecer a los clientes.

Hipotecas según su tipo de interés

  • Hipotecas de interés fijo: en las cuales el interés se mantiene sin cambios o invariable a lo largo de toda la vida de un préstamo. 
    Una hipoteca como esta suele estar entre las favoritas de los clientes, pues ofrecen siempre el precio total de la hipoteca como garantía, aportando seguridad y favoreciendo la inversión.
  • Hipotecas de interés variable: son aquellas en las que el interés varía en determinados momentos del pago en la hipoteca. 
    Se trata de una forma de préstamo bastante común, y suele contar con cambios entre el primer semestre y año. Una vez pasado este periodo, la hipoteca adquiere un interés fijo.
  • Hipotecas de interés mixto: en las cuales el interés se reparte entre un tramo fijo durante el primer periodo de más de un año, cambiando posteriormente al interés variable.

Con respecto al saber para qué sirve el TAE, es importante resaltar el hecho de que en los préstamos de interés variable no es posible conocer con seguridad el futuro del tipo de interés, por lo que la tasa se calcula teniendo en cuenta que el valor se mantiene tras la operación. 

Por este motivo, los bancos utilizan la expresión de “TAE variable” para indicar que la cifra puede variar con el tiempo y tan solo aporta un carácter informativo.

¿Cuáles son todas las hipotecas según el tipo de cuota?

  • Hipotecas de cuota fija: se trata de la modalidad más común, y en ella se establece una cuota inalterable y de carácter mensual durante todo el periodo de vida de cada préstamo.
    Aunque el interés se fije, este se calcula como en hipotecas variables antes citadas, de modo que el plazo de cada préstamo se alargaría si el interés tipo incrementa, o se acortaría si este se reduce.
  • Hipotecas de cuota final: un porcentaje concreto del capital queda fijado como pago para el último plazo del préstamo. De este modo, aunque la cuota total tiene un coste menor, se contrarresta con cada interés que se aplican en el último plazo del pago, en la cuota final. 
    Es útil para abaratar los costes en los primeros tramos para las situaciones en las que se requiera, pero se debe ir ahorrando en previsión de la cuota final.
  • Hipotecas de cuota blindada: son aquellas en las que la cuantía de los pagos se mantiene constante, independientemente de los intereses. En caso de producirse un aumento o disminución de estos, incrementaría o se reduciría también el número de plazos para pagar la hipoteca, en función del cambio.
  • Hipotecas de cuota creciente: se trata de un tipo menos común de hipotecas en las que la cuota va creciendo cada año en un pequeño porcentaje, siempre teniendo en cuenta la fluctuación de la tasa de interés. 
    Por norma general, las primeras cuotas a pagar son bajas, pero van creciendo con cada plazo hasta alcanzar un incremento notable.

Otros tipos de hipoteca

Aunque hayamos visto las modalidades de hipotecas en productos financieros más comunes, a la hora de usar de saber qué es la tae como índice de referencia, existen muchos otros tipos que pueden resultar de gran interés, especialmente para aquellas personas que vivan una situación especial de necesidad o que tengan un proyecto específico de vivienda.

  • Hipotecas cualificadas: todas las hipotecas cualificadas hacen referencia a aquellos préstamos pactados previamente entre las entidades financieras y los organismos e instituciones del Estado. 
    Cuentan con unas condiciones bastante más favorables que unas hipotecas estándares de los bancos, con cambios beneficiosos sobre el tipo de interés aplicado, las comisiones, los plazos, etc.
  • Pensiones hipotecarias: son un tipo de hipoteca pensada exclusivamente para aquellos propietarios de una vivienda que se encuentren catalogados como “dependientes” o sean mayores de 65 años.
    Este hecho les permite percibir un pago en condición de renta, cuya cuantía se verá afectada por su edad, el valor del inmueble y otras condiciones específicas. 
    Es el deber de los herederos el liquidar el coste de la hipoteca con la entidad financiera, una vez fallecido el deudor que ostentaba el título de la vivienda.
  • Hipotecas con carencia: en este caso, los destinatarios de este tipo de hipoteca son los jóvenes, que reciben el beneficio de pagar únicamente los intereses, sin amortizaciones de capital.
    Esta condición dura un determinado periodo de tiempo, que se refleja normalmente en los primeros años de la vida de un préstamo, pero con opción a su redistribución.
  • Hipotecas flexibles: son una modalidad muy ventajosa de hipotecas que otorgan al beneficiario la posibilidad de cambiar y seleccionar las condiciones según le convenga (un plazo o importe determinado, cambios en el tipo de interés, etc.).
  • Hipotecas puente: se llaman así porque permiten la utilización de una vivienda en propiedad que sirva como puente para obtener el préstamo
    En el proceso, se hipoteca el inmueble del que se es propietario para así poder venderlo en el plazo de un año. De este modo, se pueden reestructurar los cálculos de un préstamo final tras la operación de venta.
  • Hipotecas de auto promotor: son un tipo poco común de hipotecas que se dan cuando el propio cliente actúa como promotor de su nuevo inmueble.
    Los importes de un préstamo se irán pagando durante el periodo de construcción de la vivienda y en distintas disposiciones (de forma adjunta a la licitación de las obras). Así pues, durante el tiempo que dure la construcción tan solo se pagarían los intereses que correspondan al capital dispuesto.
  • Hipotecas de subrogación: se dan cuando una entidad financiera otorga libertad al cliente para cambiar el préstamo hipotecario al de otro banco que presente unas condiciones más favorables. No necesita de cancelaciones ni nuevas aperturas.
  • Hipotecas multidivisa: es un tipo de préstamo que se suscribe entre distintas divisas o monedas, aprovechando así el bajo interés existente en otros mercados financieros
    De cualquier forma, si las fluctuaciones en el tipo de interés acaban por ser desfavorables y las condiciones empeoran, será necesario asumir los nuevos costes.
  • cero interés