¿Qué es un plan de ahorros? ¿Qué tipo de planes existen?

A todos nos gusta ver que en nuestras cuentas aparece un dinero extra al que no tenemos que recurrir para el consumo diario y que fortalece nuestra economía.

Para conseguir esta cantidad de ahorro es necesario establecer un plan, ya que se trata de una carrera de fondo en la que habrá algunos meses que podrá aumentar y otros mantenerse e incluso disminuir. En cualquier caso, existen múltiples razones que indican que es recomendable iniciar un plan de ahorro.

Viajar, comprar la casa que siempre has soñado, preparar una jubilación de calidad o tener capacidad para solventar cualquier imprevisto son aspectos positivos que te genera el ahorro. En este artículo descubrirás cómo hacer un plan de ahorro, los productos financieros que te ayudarán a conseguirlo y la forma de encontrar ese equilibrio entre ahorro e inversión que te permita vivir con solvencia.

Si cuentas con unos ingresos estables, quieres fortalecer tu economía y tienes el objetivo de cumplir algunos sueños en forma de compra de bienes inmuebles, productos o servicios, es conveniente que pongas en marcha un plan de ahorro. La ventaja de esta estrategia es que la puedes hacer por tu cuenta o recurriendo a productos de ahorro que te ofrece el mercado financiero. Además, obtendrás algo que no se puede comprar, la sensación de tranquilidad.

Referencia rápida al Contenido

plan de ahorro

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de un plan de 

ahorro?

¿Cuáles son los planes de ahorro más conocidos?

¿Cuál es el plan de ahorro más común?

¿Los seguros son una opción?

¿Cuál es el punto medio entre los planes de pensiones y los seguros?

¿Se puede ahorrar invirtiendo?

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de un plan de ahorro?

Aunque cualquier persona puede organizarse por su cuenta, es innegable que contratar un plan de ahorro en una entidad bancaria quita la preocupación de tener que estar pendiente de hacer un balance de ingresos y gastos mensuales para distribuirlos, e ir creando este excedente.

El producto financiero más común es el plan de ahorro garantizado que se crea a partir de aportaciones de capital que vas haciendo durante un periodo de tiempo que se pacta con la entidad. Este plan te dará una rentabilidad y en esa ganancia estará el ahorro, aparentemente se trata de un producto interesante, pero también hay que tener en cuenta algunos inconvenientes.

La principal ventaja del plan de ahorro es que tiene un coste muy bajo porque no estás obligado a tributar sobre los rendimientos que te genere ni se te hará ninguna retención, pero hay otros aspectos que indican que merece la pena su apertura, sobre todo porque su rentabilidad está garantizada y no tienen gastos ni comisiones.

También hay que tener en cuenta que las cifras de las aportaciones dependen de cada entidad, y para que estos planes se mantengan suelen establecer un mínimo que normalmente se sitúa en los 30€, una cantidad a la que pueden acceder muchas personas que tengan unos ingresos mínimos y estables.

En la gran mayoría de los casos te permiten sacar tu dinero con sus rendimientos correspondientes cuando los necesites, pero es probable que en este momento tengas que abonar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, si los mantienes dentro del banco no tendrás que hacer frente a este tributo.

Pero no todo resulta tan sencillo, el plan de ahorro también tiene una serie de inconvenientes que debes valorar antes de abrirlo, sobre todo en factor de la rentabilidad que, aunque está garantizada suele ser muy baja, alrededor del 2%. Este es el punto que debes analizar para saber si el esfuerzo merece la pena. Pero también debes tener en cuenta otros factores.

El primero de ellos es que sacar el dinero a veces puede tener algún tipo de penalización, por eso es conveniente que revises el contrato detenidamente, leas la letra pequeña, y si tienes dudas consultes con un especialista. También debes tener en cuenta que a veces los rendimientos generados tienen un límite que es establecido por los bancos y las propias administraciones, que al ver que se trata de un producto cargado de beneficios fiscales intentan reducir su rentabilidad.

Otro punto que debes preguntar y contrastar del contrato es la retención que te aplica el Estado en el momento en el que retires tu dinero del plan de ahorro. La retención del 19% es la más habitual, y a este parámetro legal es al que hay que fijarse.

¿Cuáles son los planes de ahorro más conocidos?

Una de las características principales del mercado financiero es que no deja de renovar sus productos y ofrecer otros nuevos. Actualmente se puede encontrar un plan de ahorro para cada circunstancia, pero existen cuatro que son los más clásicos y utilizados.

plan de ahorro

  1. Los planes de pensiones
  2. Los seguros de ahorro
  3. Los PIAS
  4. Los planes de renta fija

¿Cuál es el plan de ahorro más común?

Aunque existen diferentes tipos, los más habituales son los planes de pensiones. Este producto solo lo conceden las entidades bancarias y se basa en una aportación mensual de capital que se pacta con el banco y que se puede retirar una vez que se ha llegado a la edad de jubilación. Los fondos de pensiones siempre han sido muy populares, pero ahora están adquiriendo un mayor protagonismo por la inestabilidad laboral y la falta de garantías del sistema público que pone en duda que en un futuro las nuevas generaciones de trabajadores puedan recibir una pensión digna.

El principal inconveniente de estos planes es que el dinero no lo puedes retirar antes de llegar a los 65 años, aunque existen algunas circunstancias que te permitirían acceder al capital que llevas acumulado.

  1. Estar en una situación prolongada de desempleo
  2. Estar en una situación de incapacidad permanente o invalidez
  3. Sufrir una enfermedad grave
  4. Fallecimiento

En caso de fallecimiento los beneficiarios serían quienes podrían acceder al dinero. Si no han sido nombrados, los herederos directos tendrían el derecho a retirar los fondos del plan de pensiones que has realizado.

Actualmente se ha publicado una última reforma que puede beneficiarte y que debes valorar si estás pensando en abrirte un plan de pensiones, y es que ahora transcurridos 10 años desde la primera aportación puedes retirar el dinero sin ningún tipo de sanción. Esta norma entró en vigor en enero de 2015, y en 2025 se podrá comprobar cuántos ahorradores han decidido vaciar el plan de forma prematura.

¿Los seguros son una opción?

Un tipo de plan de ahorro son los propios seguros de ahorro, estos productos son concedidos por aseguradoras privadas y funcionan de una forma muy similar a los planes de pensiones. El beneficiario aporta ciertas cantidades y esta entidad tiene la obligación de devolver las mismas en el momento en el que lo necesites. Normalmente estos seguros ofrecen una rentabilidad muy alta y sus beneficios se dejan ver a medio y largo plazo.

¿Cuál es el punto medio entre los planes de pensiones y los seguros?

Es probable que alguna vez hayas oído hablar del plan individual de ahorro sistemático, más conocido como PIAS. Este producto es muy solicitado porque ofrece la posibilidad de tener una renta de por vida mediante el pago de primas que se van acumulando y que proporcionan un extra-respecto a la pensión pública que se recibe. Además, no es necesario esperar a la edad de jubilación para utilizar el dinero que se ha acumulado.

Actualmente existen dos modelos de PIAS, uno es el que te proporciona una renta fija que está garantizada y otro el que no, de todos modos, sigue siendo un plan de ahorro que genera gastos y que tiene una política fiscal propia, por eso es imprescindible que leas la letra pequeña y te informes antes de firmar nada.

¿Se puede ahorrar invirtiendo?

plan de ahorro

Algunas entidades ofrecen planes de ahorro de renta fija, este producto no suele ser accesible para todos los clientes del banco porque es necesario que cuenten con unos ingresos estables y estén dispuestos a asumir ciertos riesgos. Este plan se basa en la aportación de capital de un inversor de la entidad bancaria que invierte en productos de renta fija.

El factor que se puede poner en duda es la rentabilidad, ya que esta depende de la evolución que tengan los productos financieros en los que se invierten. En la gran mayoría de los casos se obtiene un rendimiento porque es muy complicado que las operaciones en renta fija den un resultado negativo. Aun así, se trata de un tipo de plan de ahorro que debes valorar detenidamente antes de contratarlo.

Todas estas opciones tienen sus ventajas y sus inconvenientes, la decisión final depende de ti y de tus circunstancias personales y económicas, pero el ahorro siempre tiene que ser una meta financiera. Este extra te permitirá resolver cualquier situación y jugará un papel importante en tu calidad de vida.

cero interés