Cada cierto tiempo vemos en periódicos, televisiones y revistas noticias sobre ricos personajes, los grandes millonarios del mundo.

Normalmente nos cuentan que han cerrado el año con más beneficios que el anterior, o que su última inversión ha aumentado las cifras de sus cuentas. ¿Cuál es su secreto? ¿Por qué estas personas atraen al dinero?

Puede parecer que los ricos tienen una gran inteligencia financiera o que de su cabeza surgen ideas que dan resultados millonarios.

Todo esto tiene su parte de verdad, pero además de controlar el mercado tienen una forma de pensar y actuar que les genera beneficios. Todo esto es algo que también está a tu alcance. Descubre qué pasa por la cabeza de un rico.

Siendo realistas, es muy difícil que pases a ser millonario de la noche a la mañana. Pero cambiando algunos hábitos, modificando tus pensamientos y mirando al dinero con otros ojos, puedes lograr que crezcan tus finanzas y descubrir por qué los ricos aumentan sus fortunas.

¿Cómo se comportan los ricos?

Los ricos no solo se cuestionan cuál es la mejor manera de generar dinero, también piensan en cómo distribuirlo, dónde guardarlo, qué frentes abrir para crear rentabilidad.

Sobre todo, tienen visión de futuro, buscan soluciones y no se preocupan en exceso por las pérdidas que puedan tener. Estos puntos forman parte de la vida de un rico.

Aplican la lógica antes de comprar

La importancia que tiene el dinero en nuestra sociedad ha provocado que sea un bien que está ligado a nuestras emociones.

Las compras impulsivas provocan un descenso de tus finanzas.

Pero normalmente los ricos se plantean si ese producto o servicio les va a servir realmente. Sus adquisiciones son caras porque se lo pueden permitir, pero no desperdician el dinero.

No viven por encima de sus posibilidades

Es frecuente ver cómo los ricos compran coches lujosos, mansiones espectaculares o móviles de altísima gama sin mirar el estado de sus cuentas, pero nada más lejos de la realidad.

Son conscientes de lo que supone comprar artículos de lujo y aplican unas máximas que tú también puedes poner en práctica.

No gastar más de un 25% de los ingresos en vivienda, 10% en bienes y servicios de ocio y un 5% en vehículos. Estos porcentajes pueden variar, pero antes tienes que hacer una estrategia para que tus finanzas estén equilibradas.

Guardan su dinero en sitios rentables

Es muy complicado encontrar a un rico que tenga todo su dinero debajo del colchón. Suelen almacenar sus finanzas en diferentes cuentas y depósitos de ahorro.

Productos financieros a los que destinan una cantidad que recuperas en un plazo de tiempo determinado con una ganancia fija o variable, según tu elección.

Controlan sus finanzas

En ocasiones se dice que los ricos no saben el dinero que tienen. Esto puede suceder en algunos casos, sobre todo en el de personas multimillonarias.

Pero normalmente saben cuáles son sus ingresos, de dónde proceden y qué gastos tienen que asumir. Ten en cuenta que administrar una gran fortuna también es un trabajo.

Invierten y diversifican

Las personas ricas saben que el dinero parado pierde valor, por eso lo invierten en productos que les aportan rentabilidad.

Con algunos de ellos corren el riesgo de terminar con pérdidas, que asumen como parte de las operaciones.

Para evitar el daño a sus finanzas invierten en diferentes activos, algunos de renta fija y otros de renta variable, de esta forma siempre hay un equilibrio entre ganancias y pérdidas.

Se plantean diferentes situaciones

La mayor parte del pensamiento de los ricos se centra en el presente, pero también se plantean qué harían si en el futuro tuvieran una pérdida importante o si ocurriera un imprevisto que bajara las cifras de sus cuentas.

Esto les mantiene preparados para el futuro y mejora su capacidad de reacción.

La innovación forma parte de sus vidas

Los ricos nunca están parados. Invierten en sus aficiones, exploran el mercado, se informan de las nuevas tendencias y están al tanto de todas las novedades.

También destinan cantidades a bienes o servicios a modo de prueba. Esta actividad les sirve para aprender y les ayuda a escoger las mejores opciones.

Dan el mismo valor al tiempo y al dinero

De nada sirve tener una cuenta llena de dinero si no se tiene tiempo para disfrutarlo. Los ricos también piensan en los días y horas en los que podrán realizar las actividades que les motivan.

Entienden que el dinero es un instrumento más para alcanzar la felicidad, pero no es el más importante de todos ni debe ocupar el centro de sus vidas, aunque existen casos aislados en los que no se aplica esta máxima.