Descubre cómo comprar un buen teléfono a pesar del precio de los móviles

Hoy en día el smartphone es un elemento indispensable en la vida de las personas, no contar con él es casi un sinónimo de estar totalmente incomunicado.

Las formas de comunicación han cambiado radicalmente en el siglo XXI, una época en la que las personas entran en contacto a través de aplicaciones como WhatsApp o Telegram.

Las redes sociales también han revolucionado las comunicaciones y estos soportes no han tenido ningún problema en introducirse en los teléfonos móviles que también se utilizan para ver películas, series o escuchar música.

El hecho de que un dispositivo tenga tantas funciones provoca que su precio sea más elevado, aunque la amplitud del mercado abre la posibilidad de encontrar un teléfono a un precio asequible.

Qué aspectos hay que tener en cuenta

Para encontrar un smartphone de calidad sin que haya que hacer un desembolso importante hay que valorar algunos factores.

Aunque pueda parecer contradictorio el avance de la tecnología es un aliado, cada año las grandes marcas lanzan al mercado nuevos modelos de sus dispositivos más reconocidos introduciendo importantes mejoras.

Este hecho provoca que su teléfono más destacado pase a un segundo plano y su precio descienda.

El siguiente punto que hay que analizar fríamente es saber qué se necesita.

Actualmente se pueden encontrar todo tipo de teléfonos, pero antes de comprar es necesario valorar si la prioridad es contar con una cámara que tenga una resolución muy alta para captar las mejores imágenes o buscar un smartphone con gran capacidad de almacenamiento si se van a enviar correos con documentos.

Saber exactamente qué se espera de un teléfono ayuda a elegir el mejor modelo y a tener la seguridad de que la inversión que se ha realizado ha dado sus frutos a medio y largo plazo.

Por eso es importante informarse sobre los elementos que componen el dispositivo y las opciones que aportan cada uno de ellos.

Elementos del interior del terminal

La calidad de los componentes que componen el teléfono influye directamente en su precio y en su rendimiento.

De esta manera el primer elemento que hay que valorar es el procesador que se encarga de dar vida al teléfono, de él depende su velocidad en la ejecución de las tareas o el número de aplicaciones que se pueden tener abiertas funcionando al nivel esperado.

El envío y la recepción de contenidos es una de las principales funciones de los dispositivos de hoy en día, por este motivo es necesario analizar su capacidad para almacenar datos, si esta es mayor, más alto será su precio.

Actualmente esto no supone un problema debido al avance de internet y la creación de aplicaciones que permiten salvar esta limitación.

Apps como Google Photos permiten guardar imágenes sin necesidad de recurrir a la memoria del teléfono, al igual que Spotify para la música o Dropbox para todo tipo de documentos.

Estas aplicaciones se pueden adquirir de forma gratuita aunque con algunas limitaciones.

La batería es el último elemento en el que hay que fijarse, las que se fabrican hoy en día son mucho más potentes que las de antes y normalmente su carga suele durar entre 24 y 48 horas.

Pero el uso que se le da al smartphone es continuo y componentes como el software afectan a su duración.

Al igual que ocurre con la cámara no existe ninguna aplicación que mejore el rendimiento de la batería, lo único que se puede hacer es activar el modo ahorro del teléfono e intentar utilizar el terminal en los momentos que realmente se necesite.

La batería no suele influir en el precio del teléfono, pero actualmente se valora positivamente la velocidad de carga, y para que lo haga de forma rápida es necesario que sea de mejor calidad y por tanto más cara.

Una batería que consuma rápidamente toda su energía no es un problema insalvable ya que actualmente existen algunas portátiles que se cargan previamente y se conectan al dispositivo para recargarlo.

Aunque hay que tener en cuenta que para adquirirlas es necesario hacer una compra que supone un coste extra que añadir al precio definitivo del teléfono.

La importancia de la tarifa

Se trata de un aspecto de gran influencia en el precio del teléfono, si el objetivo es conectarse a internet en cualquier lugar es imprescindible contratar un buen volumen de megas.

Todo esto influirá en el precio, los contratos que realizan las compañías están basados en el pago de una cuota mensual en la que también va incluida el precio del smartphone, pero cuantos más megas y minutos se contraten, más alto será el pago que se realice mes a mes.

Otra posibilidad es adquirir un móvil a prepago, aunque cada vez está más en desuso, es una opción muy interesante para personas que únicamente prefieren utilizar el teléfono para hacer llamadas y enviar SMS.

Su funcionamiento es muy sencillo, es necesario introducir en su tarjeta SIM una cantidad de dinero que parte de los 5 euros en adelante y que se consume a medida que se realizan llamadas y se envían mensajes. Una vez que se agota, el terminal no puede realizar estas funciones.

Normalmente este tipo de teléfonos suelen ser más baratos que los que se venden actualmente ya que son más antiguos y no tienen capacidad para bajar un gran número de aplicaciones o enviar un volumen importante de datos a una velocidad alta.

Los compradores habituales de estos dispositivos son las personas mayores o los padres de niños con edades comprendidas entre los 9 y los 15 años que buscan localizar a sus hijos en momentos determinados.

Pero que consideran que todavía son pequeños para utilizar un smartphone de gama media o alta. Esta tendencia está cambiando progresivamente y los dispositivos más avanzados se regalan en eventos como cumpleaños o comuniones.

Qué ofrece el mercado

Estar pendiente del mercado de dispositivos móviles es fundamental para elegir el terminal con la mejor relación calidad precio.

Antes de realizar una compra o firmar un contrato con una compañía es recomendable tener en cuenta todos los puntos del acuerdo y controlar el uso que se le da al terminal.

Ya que aspectos como un consumo extra de megas, llamadas a números comerciales o a teléfonos ubicados en el extranjero pueden aumentar considerablemente la factura.

Revisar las ofertas

Normalmente las grandes compañías suelen lanzar ofertas y packs de compra que resultan muy interesantes.

Por este motivo antes de tomar una decisión conviene preguntar en una tienda física o consultar sus webs, pero si ninguno de los planes se adaptan al terminal que se busca.

Es recomendable continuar navegando por internet y entrar en las páginas de compañías secundarias que buscan hacerse un hueco en el mercado y ofrecen promociones en las que incluyen una rebaja en los precios de los móviles.

También es conveniente comprar en periodos de rebajas o en fechas señaladas para las compañías de telefonía como el “Black Friday” o el “Cyber Monday”.

El gran inconveniente es que los mejores productos se suelen agotar debido a la excesiva demanda que hay esos días. Además, es fundamental comparar precios ya que algunas compañías elevan los costes en las semanas anteriores para que la rebaja de ese día sea mínima.

Los móviles libres

Otra opción que resulta muy económica es adquirir un teléfono totalmente libre de contrato al que introducir una tarjeta SIM para que cumpla con sus funciones.

Encontrar un smartphone libre en una tienda física que pertenezca a las grandes compañías es prácticamente imposible, pero se pueden adquirir en otros establecimientos especializados.

Normalmente se pueden encontrar móviles libres en portales de venta de segunda mano o en pequeños comercios en los que se venden todo tipo de enseres, aunque estos lugares no tienen por qué ofrecer un producto que no esté al nivel que se le exige.

Es recomendable acudir a tiendas informáticas reconocidas o a franquicias especializadas en la venta de dispositivos para contar con todas las garantías y con un asesoramiento que ayude a tomar una buena decisión.

La marca reflejada en el precio

Actualmente iPhone y Samsung son las firmas referentes en la telefonía móvil y las que cuentan con los mejores datos de ventas.

Pero esto no excluye a otras marcas que ofrecen dispositivos de características similares con un rendimiento garantizado y por un precio mucho más económico.

En este contexto destacan las marcas asiáticas, este mercado vive una competencia desmedida debido a que cada vez aparecen más firmas que pretenden destronar a Samsung del liderato y como referencia en el continente.

LG y Sony también son muy reconocidas y los precios suelen ser similares a los de la compañía líder surcoreana, pero Xiaomi y Oppo están rompiendo el mercado con terminales de gran calidad, funciones en las que son líderes y con unos costes muy asequibles.

Combinar dos factores

Una fórmula muy efectiva para seleccionar un teléfono que cumpla con todas las expectativas por un precio muy económico es buscar un modelo que haya sido relegado a un segundo plano por el fabricante.

(Debido a la incorporación de un terminal más moderno), y adquirirlo en modo libre por un precio más bajo. Algunos terminales como el Samsung Galaxy S8 cumplen estos requisitos y actualmente se pueden adquirir por un precio inferior a los 400 euros, una cantidad muy asequible para un smartphone de esas características.

Los smartphones gratuitos

A simple vista parece la opción más interesante, en efecto se puede conseguir un terminal a 0 euros, pero el gasto de dinero será inevitable.

Cada vez es más frecuente que algunas compañías ofrezcan tarifas mensuales a precios medios y altos a cambio de regalar un teléfono a la persona que esté dispuesta a firmar un contrato que suele tener una permanencia mínima de doce meses.

Otra oferta muy común es el regalo de un teléfono a cambio de romper el contrato que se tiene con una compañía para pasar a otra.

De primeras también puede resultar muy interesante, pero hay que tener en cuenta que romper un acuerdo es motivo de sanción económica y habrá que valorar con detenimiento las condiciones que se ofrecen antes de tomar una decisión definitiva.

En ocasiones adquirir un teléfono obliga a realizar una inversión importante, por eso en caso de que sea estrictamente necesario es recomendable comparar ofertas e informarse sobre las funciones que ofrece un dispositivo determinado.

La publicidad puede ser un aliado pero también un enemigo, sobre todo la que se ubica en internet y que permite hacer una compra en ese mismo momento, y esto ocurre con los teléfonos gratuitos.

Es frecuente ver anuncios en los que se ofrece un envío inmediato del dispositivo a 0 euros, pero para ello hay que firmar un contrato que exige el pago de una tarifa mensual. Un acto impulsivo puede llevar a la firma de un compromiso que a la larga se convierte en problema.

Sorteos y entregas

Estas opciones pueden ser efectivas, y aunque no garantizan la adquisición de un smartphone por un precio económico se pueden estudiar.

La primera de ellas son los sorteos, en ocasiones las compañías realizan sorteos entre clientes potenciales y habituales, aunque la concesión de un producto gratuito a un precio muy bajo es cuestión de azar, no se pierde nada por probar suerte.

Una alternativa es la entrega de un dispositivo para obtener otro. Existen algunas empresas que aceptan un teléfono más antiguo a cambio de otro de características similares.

Aunque este intercambio es poco probable y lo habitual es que hagan una rebaja en el precio del terminal que se quiere adquirir.

Dinero adelantado para una urgencia

A veces es imprescindible tener el teléfono a mano por motivos personales o laborales, pero contratiempos como un robo, la rotura del cristal de la pantalla o una avería interna impiden contar con él.

Estos arreglos pueden ser muy costosos sobre todo si el móvil es de gama media o alta, por fortuna, para resolver estos imprevistos se puede acudir a plataformas digitales como CCLoan.es que ofrecen micro préstamos con unas condiciones de devolución muy interesantes y que además envían el dinero en un breve espacio de tiempo.