En la red también podemos encontrar prestamistas en línea que nos proporcionen el adelanto que necesitamos, aunque debemos estar atentos. A estas alturas todos estamos acostumbrados a recurrir a internet para hacer compras, buscar productos y servicios que nos interesen o comparar precios.

Se ha comprobado desde hace tiempo que se puede obtener un préstamo por internet con todas las garantías. Además, las condiciones son mucho más interesantes que las que ofrecen los bancos.

El mundo digital te ofrece diferentes tipos de prestamistas, pero antes de confiar en ellos debes comprobar que cumplen con los requisitos que verás aquí.

Ya sabes que tu adelanto tiene que proceder de un prestamista que tenga una trayectoria limpia y sin irregularidades, que sea totalmente transparente o que puedas contactar con él sin problemas. Pero también hay otros aspectos que no debes pasar por alto. Tus finanzas son tu prioridad.

6 requisitos que deben tener los prestamistas en línea

Los sistemas de seguridad, el acceso a la información y la experiencia que tienen los usuarios en los entornos digitales han provocado que se reduzcan el número de fraudes o estafas.

Pero esto no quiere decir que haya desaparecido todo el riesgo. Antes de firmar asegúrate de que tu prestamista cumple con estos puntos.

No debe haber tarifas iniciales

Siempre que te soliciten dinero por adelantado debes desconfiar. Los prestamistas contrastados no exigen el pago de ninguna cantidad por realizar una solicitud.

El proceso siempre es el mismo, aportas tus datos, recibes el anticipo y lo devuelves en la fecha pactada abonando los intereses correspondientes. Si el prestamista te exige otras condiciones que aumenten el precio del producto lo mejor es que valores otras opciones.

Tienen que hacer las comprobaciones correspondientes

Cuando un prestamista ofrece un adelanto está asumiendo el riesgo de que ese dinero no vuelva a sus cuentas. Este factor hace que se vea obligado a comprobar tu historial crediticio o al menos a solicitar tus datos personales.

Si el prestamista no toma estas precauciones tienes motivos para dudar de él. No debes olvidar que existen ofertas interesantes, pero nadie regala nada.

Todo se debe realizar por canales oficiales

El dinero que solicitas se tiene que enviar a tu cuenta bancaria y tú tienes que devolver el adelanto haciendo un ingreso en la cuenta del prestamista, de esta forma te aseguras de que todo el proceso es legal. Si te piden que utilices otras plataformas, pon en duda a esos prestamistas.

Los prestamistas en línea deben tener una presentación correcta y bien montada

La página web es fundamental en la red, pues se trata de la carta de presentación del prestamista. En ella deben aparecer sus productos y las condiciones que exige para que el adelanto se haga efectivo. Si tiene un portal mal montado, con faltas de ortografía o incongruencias, busca otra alternativa.

Otro aspecto al que debes prestar atención son las redes sociales del prestamista. No tienen que mostrar su vida personal o estar cargadas de publicaciones, pero sí deben aportar cierta información sobre él.

Y sobre todo debes fijarte en que no aparezcan comentarios negativos. Si los encuentras en estos canales, piensa bien antes de confiar en ese prestamista.

Tú debes ser quien contacte primero

Cuando un prestamista en línea te insiste enviándote correos o llamándote con cierta frecuencia debes tener sospechas. El dinero lo necesitas tú y no él. De hecho, lo normal es que sean ellos quienes indaguen y duden sobre ti antes de arriesgarse a prestar una cantidad que les pertenece.

Tú debes ser quien haga el primer contacto y las consultas necesarias antes de aceptar el anticipo. No debes olvidar que es fundamental que los datos del prestamista sean claros y que las respuestas sean precisas y lleguen en un tiempo prudencial.

El nombre debe ser propio y original

Un recurso que utilizan muchos prestamistas falsos en línea es presentarse con un nombre similar al de una institución financiera de reconocido prestigio. Su objetivo es captar tu atención y que confíes en ellos sin que entres en detalles.

Si el nombre te resulta excesivamente familiar y te da confianza, pregunta si pertenece a alguna entidad o habla con esa institución para averiguar si el prestamista está ligado a ella.

No debes acudir a un prestamista en línea cargado de dudas y desconfianza, pero sí tienes que contrastar ciertos aspectos, piensa que estás protegiendo tu dinero. Aunque resulta complicado en momentos de gran tensión, siempre debes tener la cabeza fría.

Hoy en día no es necesario que inviertas mucho tiempo en comprobar que los prestamistas en línea cumplan con los puntos que aparecen en este artículo, pero se recomienda ser precavido. La seguridad siempre te saldrá rentable.

prestamistas en línea