¿Tarjeta de Crédito o Préstamo Personal? Cual es Mejor | Descubrelo!!!

credito o prestamoUna de las principales características del mercado financiero es la variedad. Usar una tarjeta de crédito o préstamo personal son los principales integrantes de esa variedad.

Si necesitas consolidar una deuda de alto interés o financiar un gasto grande, tus opciones incluyen dos formas de crédito: préstamos personales y tarjetas de crédito.

La mejor opción para ti probablemente depende de tu salud créditicia, cuánto dinero necesitas y cuánto tiempo necesitas para pagar la deuda. Aquí le daremos un vistazo a los préstamos personales versus las tarjetas de crédito, y cómo determinar la mejor opción para ti.

Los préstamos personales son una opción para ti siempre que:

  • Quieras consolidar deudas de alto interés.
  • Necesitas financiar un gasto mediano o grande.
  • Tienes historial de crédito excelente.
  • Puedes realizar pagos mensuales durante el plazo del préstamo.

La tasa que recibirás para un préstamo personal dependerá en gran medida de tu historial de crédito. Los prestamistas también evalúan tu historial crediticio, tus ingresos y tu relación deuda / ingresos.

Las tarjetas de crédito son una opción para ti siempre que:

  • Necesitas financiar gastos menores.
  • Puedes pagar tu saldo completo cada mes.
  • Calificas para ofertas promocionales que suceden frecuentement.

Con tasas más altas y riesgos de tener una deuda alta, las tarjetas de crédito están mejor reservadas para financiamiento a corto plazo y compras que puedes pagar en su totalidad, como gastos diarios y facturas mensuales.

Crédito o préstamo personal, dos productos financieros muy populares y solicitados.

Si quieres saber más sobre ellos o estás pensando en contratar alguno y tienes dudas sobre cuál es la decisión que debes tomar, aquí descubrirás en qué consisten, cuáles son sus ventajas e inconvenientes y sobre todo qué opción es la que se adapta a tus posibilidades.

La principal ventaja de ambos productos es que te proporcionarán el dinero que necesitas, pero ambos tienen un precio.

 

El préstamo personal tendrás que devolverlo con sus intereses correspondientes, y con la tarjeta de crédito deberás tener mucho cuidado si no quieres endeudarte más de lo esperado y poner en peligro tus finanzas.

¿Qué es un préstamo personal?

El préstamo personal se basa en un adelanto de dinero que tienes que devolver en un plazo de tiempo que pactas con el prestador.

También tienes que abonar unos intereses que se obtienen de un porcentaje que se aplica sobre la cantidad que te adelantan y que son el precio que pagas por disfrutar del anticipo.

La principal ventaja de los préstamos personales es que los puedes solicitar tanto en los bancos como en las plataformas digitales.

Además, el dinero llega a tu cuenta en muy poco tiempo, especialmente si lo solicitas en un portal web. Otro aspecto positivo es que los trámites para solicitar este producto son muy ágiles y no tienes necesidad de presentar una documentación muy extensa.

El principal inconveniente del préstamo personal es que la cantidad anticipada no suele ser muy alta.

Quitando este factor es un producto muy interesante, pero si lo solicitas en una entidad bancaria lo más probable es que tengas que justificar que tienes solvencia para devolver el anticipo y explicar para qué vas a utilizar el dinero que has solicitado.

¿Cómo funcionan las tarjetas de crédito?

La tarjeta de crédito es un instrumento que solo conceden las entidades bancarias. Estas tarjetas están asociadas a tu cuenta y sirven para pagar cualquier tipo de compra, con la ventaja de que si el importe es superior al dinero que tienes en cuenta, la tarjeta utilizará un extra que es el crédito concedido por el banco.

Debes tener cuidado, porque utilizar este instrumento tiene una serie de inconvenientes:

  • Solo puedes obtenerla a través de un banco
  • Las entidades solo conceden este producto a clientes solventes
  • Debes devolver la cantidad de crédito que utilices con intereses
  • Estás obligado a llevar un control exhaustivo sobre tus gastos

Este último punto es especialmente importante porque las compras no se cargan en tu cuenta hasta el mes siguiente y si no estás pendiente puedes llevarte alguna sorpresa. Además, si no cumples con los plazos de pago establecidos, el banco hará el cargo de sanciones como los intereses de demora.

¿Cuál es la opción más interesante?

Si estás valorando ambas alternativas y no tienes claro por cuál decantarte, lo mejor es que analices tu situación económica. Si tus recursos no son muy abundantes lo más recomendable es que acudas al préstamo personal, sus intereses suelen ser muy asequibles y el plazo de devolución se adapta a la cantidad prestada.

El préstamo personal también es una buena opción si tienes una emergencia, ya que puedes acudir a una plataforma web en la que presentando tus datos personales y rellenando un breve cuestionario, puedes conseguir el dinero en tan solo 15 minutos.

Si gozas de una buena situación económica, eres una persona organizada y tienes pensado emprender proyectos de gran envergadura, la tarjeta de crédito es una alternativa muy interesante, sobre todo porque te permitirá adquirir cualquier producto o servicio que necesites y siempre tendrás un dinero extra en la palma de tu mano.

La decisión final depende de ti y de tus circunstancias económicas, pero antes de adquirir ningún compromiso debes pensarlo bien, especialmente si vas a solicitar una tarjeta de crédito a la que debes prestar especial atención y leer la letra pequeña del contrato que te ofrezca el banco.