Reglas de oro para solicitar siempre préstamos como un experto

Solicitar un préstamo se ha convertido en un hecho habitual y sencillo.

Internet ha facilitado esta labor a los usuarios y hoy en día es posible enviar un dinero por adelantado en pocos minutos, pero al pedir un préstamo asumes unos compromisos que tienes que cumplir, de lo contrario te puedes enfrentar a diferentes tipos de sanciones.

El terreno económico también influye en el personal y vivir con la tranquilidad de que no tendrás problemas con la operación que has llevado a cabo no tiene precio. En este artículo descubrirás qué reglas utilizan los expertos para solicitar un préstamo y tener la garantía de que todo está en orden y no existen motivos para preocuparse.

Todos los préstamos incluyen dos obligaciones básicas

La primera es la de devolver el dinero en el plazo establecido y la segunda es abonar los intereses correspondientes, que son el precio del producto, y el beneficio que recibe el prestador. Cuando solicitas un adelanto debes tener presentes estas dos condiciones, pero sobre todo es imprescindible que analices tu situación personal y económica antes de dar el paso definitivo.

5 puntos que siguen los expertos

Para crecer económicamente o alcanzar cierta estabilidad es necesario asegurar lo que tienes, de poco sirve obtener un préstamo con el que salvar una situación puntual o invertir si a corto o medio plazo tienes una deuda mayor que te genera una pérdida. Para evitar situaciones de este tipo los expertos utilizan 5 reglas básicas.

  1. Tener la seguridad de que puedes cumplir con el contrato
  2. Rastrear y buscar el mejor préstamo
  3. Estudiar detenidamente su plazo de amortización
  4. Ser consciente de las comisiones que se pueden generar
  5. Leer bien la letra pequeña

Antes de actuar es necesario pensar.

Si vas a solicitar un préstamo es esencial que prestes atención a tus ingresos y a tu estabilidad laboral, y sobre todo que valores la necesidad que tienes de recibir ese dinero. Un préstamo siempre te va a generar una deuda que si está controlada no causa ningún tipo de problemas, pero no deja de ser una obligación y tienes que tener la seguridad de que la puedes asumir.

Una vez que tienes claro que necesitas un préstamo debes rastrear el mercado financiero.

Actualmente existen muchos tipos de productos y cada uno de ellos tiene unas características propias que pueden beneficiarte o perjudicarte, elegir bien es fundamental para que todo salga según lo previsto, por eso es necesario que tengas la cabeza fría y te informes antes de actuar.

Hoy en día esta labor es más sencilla debido al desarrollo de internet.

Existen páginas en las que puedes comparar distintos tipos de préstamos y algunas  te permiten utilizar un simulador en el que es posible escribir la cantidad que deseas solicitar y el tiempo en el que quieres devolverla.

prestamos como un expertoPredecir el futuro es imposible, ni siquiera el más cercano, y puede ocurrir que te encuentres en una situación de emergencia en la que no tengas tiempo para pensar, en estos casos lo mejor es que recurras a un micro crédito online.

La cantidad que recibirás no será muy alta, pero dependiendo del tipo de asunto que quieras afrontar, te puede servir de ayuda, y podrás devolver el dinero en menos de un mes y con unos intereses muy asequibles, reduciendo considerablemente el riesgo.

Uno de los aspectos más importantes de un préstamo es el plazo de amortización, se trata de la cuota que se tiene que pagar para devolver el préstamo. Esta cuota generalmente es mensual, sobre todo si el producto se contrata a través de una fintech, aunque también puede ser trimestral o semestral.

La cantidad de esta cuota depende de la cuantía del propio préstamo y de sus intereses.

El plazo de amortización puede convertirse en una obligación dura si no has hecho un pormenorizado análisis de tus ingresos y gastos, y es una carga que tienes que asumir por acceder a ese adelanto. Si has realizado una buena planificación no tendrás ningún problema.

Las comisiones son otro hándicap que afecta al préstamo.

Si lo solicitas por medio de una fintech, lo más normal es que no tengas que preocuparte por ellas y solo debas estar pendiente de devolver el dinero con sus intereses en el plazo establecido.

Pero si pides el préstamo a una entidad bancaria, lo más seguro es que tengas que abonar una comisión de apertura, que corresponde a una pequeña parte del préstamo que solicitas al principio.

La otra comisión es la de cancelación.

Esta solo la tienes que asumir si decides romper con el contrato que habías firmado. Ambas serán acordadas cuando accedas al préstamo, pero también tienes que tener en cuenta que si decides dejar de pagar las cuotas de devolución de un préstamo concedido por internet, tendrás que asumir algún tipo de sanción.

Si decides solicitar un adelanto en una entidad bancaria debes tener claro en qué consisten las tasas. Por un lado está la TIN, que corresponde al porcentaje fijo que pagas por el préstamo. La otra es la TAE, que es el tipo de interés del préstamo, y es el coste que tiene el producto para ti.

El último paso que dan los expertos y sin el cual no adquieren ningún compromiso es leer la letra pequeña.

Todos los préstamos emitidos deben estar respaldados por un contrato que refleje las obligaciones que tienen que asumir tanto el prestador como el beneficiario, y cada punto debe ser analizado detenidamente para tener la seguridad de que no existe ninguna cláusula que te pueda perjudicar.

Si una vez que has leído el contrato tienes alguna duda, lo mejor es que consultes con un experto.

No hay motivos para tenerle miedo a la solicitud de un préstamo, y también se pueden solicitar para situaciones de ocio como el pago de un viaje o del coste de una celebración familiar, tan solo es necesario que seas consciente de tu situación económica y revises todos los puntos del contrato de concesión para tener la tranquilidad de que lo puedes pagar sin problemas.

Primer préstamo sin Interés