Préstamos De Dinero: ¿Cuántos Hay, Cuáles Te Convienen?

préstamos de dineroLos préstamos de dinero se han diversificado de una manera muy rápida. Y debido a la crisis económica le han seguido multitud de problemas que no solo afectan a las entidades financieras y a las empresas, sino también a los propios ciudadanos.

Esta serie de imprevistos ha provocado que cada vez más personas no sean capaces de llegar a fin de mes, teniendo que hacer frente a unas deudas que crecen a medida que pasa el tiempo.

Por fortuna, de entre todos los productos financieros, tanto los préstamos de dinero como los créditos pueden marcar la diferencia a la hora de combatir los gastos y salir de una situación incómoda.

Gracias a las nuevas tecnologías, cada vez resulta más sencillo solicitar un préstamo de dinero a un banco o a una plataforma digital, aunque cada prestamista tendrá sus propios requisitos de concesión según la naturaleza del préstamo.

Igualmente, los métodos más tradicionales de préstamo de dinero siguen vigentes y se utilizan para sumas que conllevan cuantías importantes.

¿Dentro de los préstamos de dinero cuál resulta más conveniente?

Es importante entender que los préstamos de dinero, sean del tipo que sean, funcionan partiendo de una misma base. Las cantidades solicitadas se pactan con los acreedores previamente, y después se reciben en la cuenta de los clientes en un solo pago.

De este modo, la devolución queda pendiente para el futuro según el plan escogido con sus intereses y cuotas. Los intereses, por norma general, se aplican a la cuantía total solicitada, terminándose el contrato cuando dicha suma es reembolsada al acreedor.

Aunque estas reglas sirven para definir lo que es un préstamo de dinero en su forma más básica, existen muchas ofertas de préstamos que se adaptan a las necesidades de cada cliente, como vamos a comprobar.

¿Qué son los préstamos al consumo?

Los préstamos de dinero personales tienen como fin el financiar unas necesidades muy concretas de cara a los clientes.

Se trata de cantidades no muy grandes que se encargan de cumplir con un propósito determinado durante un periodo de tiempo establecido, por lo que es normal que estos productos financieros se utilicen para financiar viajes o eventos, realizar reparaciones, afrontar gastos inesperados, etc.

La documentación para estos casos, incluye la entrega de un DNI, datos personales y la existencia de un aval que pueda garantizar la solvencia del cliente.

Este punto es especialmente importante, porque los préstamos personales solo se conceden a personas que tengan una situación financiera saludable e ingresos regulares. Una vez se confirma la solicitud, esta es estudiada y la suma se concede tras varios días e incluso semanas.

Los préstamos de dinero al consumo responden a todas las características citadas y propias de los préstamos personales, pero el objetivo de la financiación en estos casos suelen ser los bienes de consumo más duraderos, como el mobiliario, los automóviles o los electrodomésticos del hogar.

Estos préstamos ascienden a cuantías mayores que los que ofrecen las plataformas online, sin embargo, comparados con los préstamos hipotecarios, las cuantías son mucho menores.

¿Qué son los préstamos hipotecarios?

Son unos de los préstamos de dinero más solicitados, y se utilizan para financiar la compra de inmuebles. La gran suma de dinero que se consigue de este producto requiere de una entidad financiera bien establecida y de confianza.

En estos casos, es muy común que la propia vivienda a financiar se convierta también en el aval del préstamo, y el banco podrá recurrir a ella si los clientes son incapaces de hacer frente a los pagos en algún momento.

El plazo para devolver el dinero oscila entre los 15 y los 30 años, y pueden ser a interés variable, fijo o mixto.

En cuanto a los documentos necesarios para solicitar un préstamo hipotecario, hay que tener en cuenta de que se trata de una modalidad que conlleva ciertos gastos y papeleo extra.

Además de las comisiones de apertura y los seguros, se deben abonar los gastos de gestión notarial, y es necesario incluir un informe que muestre la tasación del valor real del inmueble acompañado de una nota del registro.

¿Qué son los préstamos empresariales?

Son préstamos de dinero muy comunes pues las empresas necesitan financiación para un sinfín de actividades, entre las que destacan las inversiones en activos fijos, la producción de bienes o las iniciativas relacionadas con los nuevos proyectos.

En ocasiones, una empresa puede optar por un préstamo a corto plazo para recibir el dinero y realizar una campaña desde el punto de vista comercial y también productivo, y otras veces simplemente necesita cubrir problemas de liquidez, amortizando los pagos en poco tiempo.

Las empresas de nueva creación, sin embargo, suelen escoger préstamos a más largo plazo, sobre todo para poder planear con tranquilidad la inversión en personal, equipo e instalaciones.

¿Qué son los préstamos de estudios?

Aunque tienen su origen sobre todo en los países anglosajones, cada vez resulta más habitual ver este tipo de préstamos de dinero en distintos lugares del mundo.

El fin último del préstamo estudiantil es financiar las matrículas que los jóvenes universitarios deben pagar, cada vez más costosas.

Su principal ventaja radica en que los tipos de interés son bastante más bajos si se comparan con otros tipos de préstamos, de este modo los estudiantes pueden reembolsar cómodamente las cantidades mientras dure su estancia en el campus.

¿Qué son los préstamos online?

El paso de la banca tradicional a las nuevas tecnologías viene representado por las nuevas entidades online que se dedican a realizar préstamos de dinero de forma rápida y sencilla.

Aunque comparten las mismas características básicas que los préstamos personales, los préstamos inmediatos o mini préstamos se han vuelto muy populares gracias a que son un método de conseguir dinero rápido y fácil.

Este tipo de producto financiero ofrece unas cantidades de dinero bastante bajas, de no más de 300€, que se pueden conseguir en apenas 15 minutos una vez aprobada la solicitud si se cumplen todos los requisitos:

  • · Mayoría de edad y nacionalidad del país donde se solicita el préstamo online.
  • · Proporcionar al menos una copia del DNI o NIF junto con los datos personales del solicitante.
  • · Demostrar, si fuera necesario, la existencia de unos ingresos de carácter regular, bien sea por nómina, avales o subsidios.

¿Qué son los prestamistas privados?

Al margen de la banca tradicional con todos sus productos financieros y las plataformas online de préstamos, se encuentra la figura del prestamista privado.

Se trata de personas que se especializan en los préstamos a particulares y que cuentan un gran capital debido a sus negocios y empresas. Además, son veteranos a la hora de evaluar los riesgos de las operaciones y la viabilidad de cada préstamo.

Los créditos son una alternativa al préstamo

Los créditos son un método de financiación similar al de los préstamos en muchas de sus características, pero diferentes en su base.

Si en todos los tipos de préstamo antes mencionados, se hace referencia a un dinero entregado al cliente en una única suma por el valor total, los créditos permiten que el solicitante vaya disponiendo poco a poco del capital establecido.

Esto hace que el préstamo se adapte a las necesidades de las personas y pueda ser reembolsado en distintos plazos. La cantidad máxima que concede el acreedor puede ser retirada en su totalidad o por partes, y los intereses tan solo recaen en la cuantía retirada cada vez.

La elección del crédito sobre el préstamo suele ir ligada a la mayor flexibilidad que este ofrece, pues los clientes pueden decidir la cuantía a retirar en cualquier momento.

Así pues, existen distintas opciones de créditos que se pueden solicitar, y comparten muchas de sus características con los préstamos ya citados anteriormente, por lo que vamos a ver de forma más breve las modalidades que existen:

    • · Crédito personal: al igual que en el préstamo personal, los créditos personales son concedidos por una entidad financiera mediante el acuerdo entre cliente y acreedor. Los requisitos y documentación son los mismos, por lo que la diferencia radica únicamente en las condiciones de disposición de capital propias del crédito.
    • · Crédito de consumo: igual que los préstamos de consumo, son un tipo de crédito personal que tiene como fin el financiar bienes permanentes como el mobiliario o los electrodomésticos. Se pueden reembolsar a medio y a corto plazo.
    • · Crédito hipotecario: su misión, al igual que la de los préstamos hipotecarios, es la de financiar la compra de un bien inmueble por parte del solicitante.

Mediante el acuerdo con la entidad financiera y la presentación de un aval (que será el terreno o vivienda que se vaya a adquirir), los clientes se comprometen a devolver el dinero a medio y largo plazo, siguiendo las reglas propias de los créditos a la hora de disponer del dinero parte por parte.

    • · Crédito comercial: al igual que existen los préstamos de dinero para empresas, el crédito comercial se concede en la mayoría de las ocasiones para que estas puedan llevar a cabo sus inversiones en materia de producción, pago de materiales y bienes, o la contratación de trabajadores.

Como los créditos son más flexibles, muchas empresas del sector agroalimentario o de materiales, optan por este producto financiero para reembolsar los pagos cómodamente a corto o medio plazo.

    • · Tarjetas de crédito: las entidades que ofrecen una tarjeta de crédito asociada a la cuenta de un cliente, disponen de una modalidad especial de préstamo.

El crédito del que disponen estas tarjetas puede ser utilizado para realizar compras y otras operaciones, aunque las cuentas lleguen a cero.

El uso de esta modalidad de pago requiere un control muy exhaustivo por parte de los clientes, pues los cargos extra por el crédito utilizado se pasarán durante la fecha establecida, y de no ser devueltos la deuda con la entidad irá creciendo hasta hacerse insostenible.

    • · Créditos rápidos y mini crédito: funcionan del mismo modo que los mini préstamos, excepto por la modalidad de disposición de capital propia de los créditos.

Las plataformas virtuales proporcionan pequeñas cantidades de dinero a las que el cliente puede acceder de forma flexible y que no sobrepasan los 300 euros normalmente.

El proceso y los requisitos son muy simples y se corresponden con los ya citados para los préstamos online, por lo que son ideales cuando necesites dinero urgentemente. El plazo de devolución para este tipo de producto es de 30 días como máximo.

Consideraciones a la hora de pedir préstamos de dinero

Tanto los préstamos como los créditos están disponibles para todos los ciudadanos, y se adaptan a las necesidades y posibilidades de cada uno. Aunque resulte relativamente sencillo pedir un préstamo a una entidad, existen distintas consideraciones que se deben tener en cuenta.

¿Cómo y porqué se crearon las las listas de morosos?

En respuesta a la creciente y no deseada intención de muchos prestatarios de abandonar sus responsabilidades, las Fintech de préstamos recurrieron a proteger sus negocios usando los ficheros de morosos.

Los ficheros como el RAI o el ASNEF se encargan de listar los nombres de todas aquellas personas que contraen una deuda con una empresa o entidad financiera, sea cual sea la cuantía.

El principal problema de aparecer en alguno de estos ficheros es que los prestamistas, ya se trate de banca tradicional o de una plataforma online, verán a los solicitantes como una persona de riesgo de cara a realizar los pagos.

Por ejemplo, si se trata de una web de micro créditos, el cliente deberá saldar su deuda lo antes posible para continuar utilizando este sitio, disfrutando así de su sencillez y rapidez.

Si bien es cierto que no es imposible pedir un préstamo a pesar de estar incluido en una lista de morosos, la mayoría de los bancos no concederán cantidades muy altas, y siempre deberán devolverse en plazos cortos para minimizar los riesgos.

Estás son unas precauciones básicas que debes seguir

Ante cualquier solicitud de crédito o préstamo, siempre hay que tener especial cuidado.

Durante un tiempo, muchas entidades se aprovecharon del desconocimiento de los clientes con respecto a los intereses variables y las cláusulas suelo, por lo que es fundamental leer y entender todos los contratos, remitiendo la documentación ante un asesor o especialista en caso de duda.

En las plataformas online, la información suele ser más clara y los procesos más simples, pero eso no significa que el futuro cliente deba bajar la guardia.

Se recomienda siempre archivar todos los emails de forma ordenada, así como los recibos de cada pago.

Para lograr encontrar un producto financiero rápido que satisfaga todas nuestras necesidades si se va a necesitar dinero, es necesario realizar una buena comparación de préstamos entre las distintas empresas de banca online, eligiendo la que mejor se adapte a cada situación.