Descubre cómo identificar préstamos falsos por Internet

El avance de internet ha sido muy beneficioso para todos los que alguna vez hemos necesitado un préstamo.

La red ha supuesto una revolución que incluso ha obligado a los bancos a variar su modelo de negocio. Hoy en día tan solo necesitas aportar tus datos personales para pedir un adelanto de dinero que llega a tu cuenta en pocos minutos, pero la red esconde una serie de peligros, y es conveniente estar alerta por lo que pueda pasar.

Prestamos falsosInternet no es sinónimo de estafa y lo normal es que todo salga según lo previsto y se cumplan las condiciones que has pactado, pero la ciberdelincuencia también es una realidad que hay que combatir y evitar. En este artículo descubrirás algunas claves para identificar un préstamo falso y renunciar a su contratación si tienes alguna duda sobre su legalidad o seguridad.

Páginas web, redes sociales, correos electrónicos o aplicaciones de comunicación como WhatsApp suelen ser los canales que se utilizan para emitir préstamos falsos.

Existen diferentes formas de identificarlos, pero la primera alerta que debe saltar en tu cabeza cuando estés leyendo las condiciones, es que no pidan absolutamente nada a cambio, ni siquiera la devolución del dinero. No hay que olvidar que en el sector financiero nadie regala nada.

¿Cómo puedo identificar un préstamo falso?

Además de unas condiciones que no reportan beneficios para el emisor del producto, existen otros rasgos que te pueden generar dudas.

La premisa que tienes que tener clara es que la información siempre te dará ventaja y antes de contratar cualquier préstamo lo primero que debes hacer es investigar sobre la empresa que te lo concede, y si las dudas persisten, consulta a asociaciones de consumidores autorizadas. La tranquilidad de saber que tu crédito tiene todas las garantías es más importante que el propio dinero.

Los mensajes tienen poca claridad o son escritos en otro idioma

Siempre que vayas a contratar un préstamo por internet debes tener claras todas las condiciones a las que te sometes, si detectas alguna contradicción o ves que el contenido aparece en otro idioma, lo mejor es que busques otras opciones antes de firmar algo de lo que no estás totalmente seguro.

Debes prestar atención a la forma que tienen de atenderte

El servicio de atención al cliente dice mucho de una empresa fiable. Cuando entres en su web fíjate si el número de teléfono o la dirección de correo electrónico están a la vista, y en caso de contactar analiza el tiempo de espera y las formas de la respuesta. También puedes obtener más información explorando sus redes sociales y viendo el número de “me gusta” y comentarios que suelen tener, este canal puede ayudarte mucho.

Debes usar webs comparadoras como fuente de información

Otra forma de comprobar si una web emisora es fiable es tecleando su nombre en un comparador.

Los peligros de internet han motivado la aparición de estas plataformas que comparan webs que ofrecen servicios similares para que puedas saber dónde encontrar la mejor relación calidad precio y el producto que más se adapta a tus necesidades, si no ves esa página en la lista, tienes motivos para dudar. También puedes probar a escribir en Google “Pedir préstamo rápido”, si esa página no aparece en ningún apartado, plantéate si es el sitio correcto.

Revisa los certificados que confirman la seguridad de una web

La URL de una página puede darte mucha información, siempre tiene que empezar por HTTPS, si esa “s” del final no está, tienes motivos para sospechar. Todas estas direcciones y las de las entidades bancarias llevan codificaciones que les garantizan la seguridad y una alteración no está muy bien vista. También debes fijarte en un candado que aparece en la esquina superior izquierda, si no lo ves, se trataría de una web poco fiable.

Nunca aceptes un producto que te exija un adelanto

Un préstamo es un adelanto de dinero que recibes y que tienes que devolver con sus intereses, pero para acceder a él jamás tendrás que adelantar una cifra o dejar un depósito, de lo contrario, este producto no tendría sentido porque tiene el objetivo de dar un impulso económico a alguien que lo necesita.

Muchas páginas o particulares ponen este gancho para personas que atraviesan una situación desesperada que les hace seguir un impulso, también buscan captar la atención de usuarios jóvenes que nunca han pedido un préstamo y que pueden cometer un error debido a su inexperiencia. Siempre que veas esta condición busca otro producto.

Siempre debes escoger una web antes que un particular

Prestamos falsos

Salvo que sea un familiar o amigo con el que tengas una confianza extrema y un contacto desde hace años, siempre es mejor que acudas a una empresa que cumpla con todas las garantías legales. Si un particular contacta para ofrecerte un préstamo y no le conoces de absolutamente nada, rechaza su ayuda porque seguramente sea un fraude.

Lo más adecuado para un préstamo personal es que tenga la supervisión de una empresa reguladora y que la web con la que contactes tenga actualizada su política de privacidad y su política de cookies. También tienes la opción de contactar con plataformas de mecenazgos como el crowdlending, aunque esta alternativa es más adecuada para personas que necesitan un impulso para un proyecto.

Acudir a organismos oficiales el un excelente opción

Si después de hacer este tipo de comprobaciones sigues teniendo dudas, puedes acudir a páginas de organismos oficiales como las de la Policía Nacional o la Guardia Civil, también puedes consultar foros de víctimas de este tipo de estafas que cuentan su experiencia y dan algunas recomendaciones.

Los préstamos personales que se ofrecen en internet son muy interesantes y actualmente existen ofertas que nunca antes se habían visto porque las entidades bancarias no estaban dispuestas a ceder tanto. Seguridad hay, y acudir a una plataforma digital merece la pena, tan solo es necesario prestar atención a pequeños detalles y no dejarse llevar por los impulsos.

Primer préstamo sin Interés