En ocasiones las circunstancias nos superan y necesitamos un dinero rápido. En ese momento recurrimos al banco, y cuando creemos que todo se va a solucionar, comienza un proceso que retrasa el préstamo. Esta circunstancia genera tensión, pero existen algunos trucos para acelerar la llegada del adelanto.

Las entidades bancarias son instituciones seguras que pueden concederte un préstamo que contenga cantidades altas, pero es probable que el dinero no llegue al instante.

Es cierto que es culpable tu banco por trabajar de esa forma, pero no pierdas tiempo. Aquí encontrarás las razones por las que se retrasa el dinero y las medidas que puedes tomar.

A ninguna entidad le gusta asumir riesgos. Siempre escogerán opciones que les garanticen que el dinero adelantado volverá en el plazo acordado y con sus intereses correspondientes.

Cada institución es libre, y tu banco es culpable por seguir esta línea. Conociendo su funcionamiento sabrás cómo adelantar el proceso.

¿Por qué tarda tanto un banco para conceder un préstamo?

Los retrasos de las concesiones de préstamos en las entidades bancarias son provocados por los requisitos que exigen. Desde el primer contacto empieza el papeleo, y no es solo culpable tu banco, el resto actúa de forma similar.

Para obtener un préstamo tienes que adaptarte a estas condiciones.

  1. Demostrar que tienes ingresos
  2. No solicitar muchos créditos
  3. No tener deudas

Demostrar que tienes ingresos

Tu entidad bancaria tiene información sobre ti, pero si pides un préstamo te exigirá que presentes algunos documentos que confirmen que puedes devolverlo. Seguramente tengas que aportar tu contrato de trabajo, tus tres últimas nóminas o las facturas emitidas si eres autónomo.

También es probable que te pidan aval, aunque esto solo ocurre si solicitas un adelanto de cantidades altas. Todo lo que demuestre que tienes capacidad económica te dará ventaja. Contar con patrimonio también te ayudará.

No solicitar muchos créditos

Este requisito no es indispensable, pero a ninguna entidad le gusta que hayas pedido otros créditos. Si se comprueba que estás al día con la devolución de los otros adelantos no tendría por qué haber problemas.

Pero si te indican que es un impedimento, es culpable tu banco por no conceder el adelanto bajo estas circunstancias.

No tener deudas

Si tienes uno o varios pagos pendientes es casi imposible que un banco te conceda un préstamo. La entidad te califica como una persona con dificultades para cumplir con lo acordado que puede generar problemas y pérdidas. Si tienes deudas es mejor que busques otras opciones.

Comprobar que tienes ingresos estables, revisar tu historial crediticio o ratificar que no tienes obligaciones de pago pendientes, retrasa el proceso. Esta información la puede contrastar el banco en 24 o 48 horas, pero a veces las emergencias no esperan tanto.

Además, es probable que este proceso lo tengas que hacer de forma física, acudiendo a la sucursal y aportando estos documentos. Este contexto alarga la entrega.

¿Qué puedo hacer para adelantar la llegada de mi préstamo?

No te pares a pensar por qué es culpable tu banco de establecer condiciones como las anteriores, simplemente juega con las circunstancias para que se vuelvan a tu favor. Estas claves harán que tu préstamo llegue en el menor tiempo posible.

  1. Presiona a tu banco con otras opciones
  2. Presenta toda la documentación
  3. Busca cuál es la hora de corte de tu banco
  4. Si no cumples los requisitos opta por otras alternativas

Presiona a tu banco con otras opciones

Si eres cliente de una entidad y siempre has cumplido, tienes argumentos para negociar.

En caso de que te digan que el préstamo tardará más de un día en llegar, expresa tu descontento y di que tienes otras opciones que se adaptan a tus necesidades. Los bancos están preocupados por las pérdidas de clientes, y es probable que se vuelvan más flexibles para convencerte.

Presenta toda la documentación

Aunque sea culpable tu banco de las condiciones que exige, no cometas errores que retrasen la entrega. Asegúrate de que presentas toda la documentación para que hagan el ingreso cuanto antes.

Busca la hora de corte de tu banco

Todas las entidades tienen una hora establecida para hacer transferencias. Si la envías antes de ese momento, el dinero llega en el mismo día, si lo haces después, llegará al día siguiente, siempre que sean días hábiles y no fines de semana.

Intenta que te envíen el préstamo antes de esa hora y hazlo siempre entre el lunes y el jueves, esto evitará que esperes tu transferencia más de 24 horas. En internet puedes ver la hora de corte de cada entidad.

Si no cumples los requisitos opta por otras alternativas

Las entidades bancarias no son el final. A pesar de que tu banco quede como culpable, valora otras opciones si ves que no puedes cumplir con lo que exigen. Puedes mirar una Fintech que conceda mini créditos online o contactar con prestamistas privados.

Generalmente los bancos solo conceden préstamos rápidos a sus clientes habituales, y aun así nada te asegura que el dinero llegue en el mismo día en que lo solicitas. Puedes jugar con sus condiciones o valorar otras alternativas. En algunos momentos la rapidez es decisiva.