Si ves que no puedes devolver el dinero lo mejor es que recurras a las prórrogas de los préstamos online. Aquí sabrás en qué consisten y cómo tienes que actuar si las necesitas.

Los préstamos online proporcionan tranquilidad, pues sabemos que a través de ellos, podemos acceder a un adelanto que llega a nuestra cuenta en pocos minutos.

Este producto nos sirve para solucionar cualquier imprevisto, pero ¿qué ocurre si surgen varios contratiempos y no podemos devolver ese dinero que nos han prestado? ¿Qué podemos hacer en estos casos?

Cuando accedes a un adelanto generas una deuda que tienes que abonar en el plazo establecido, de lo contrario tendrás importantes problemas y acabarás pagando más de lo que tenías pensado.

Antes de solicitar un adelanto tienes que tener la seguridad de que puedes devolverlo y cumplir con todo lo pactado. Las prórrogas de los préstamos online pueden ayudarte, pero son una oportunidad definitiva. Esto es todo lo que tienes que saber sobre este aumento de plazo.

¿Qué son las prórrogas de los préstamos online?

Una prórroga es un tiempo extra. Se trata de una extensión del plazo de devolución para que el beneficiario de un préstamo pueda devolver el dinero. Las fintech tienen cierta flexibilidad para concederlas.

Cuando se autoriza el envío de un préstamo online la compañía asume un riesgo y da la oportunidad de recuperar lo adelantado sin que haya problemas.

Si un beneficiario no devuelve el dinero en el plazo establecido puede enfrentarse a distintas sanciones y problemas que dependen del contrato de concesión del préstamo.

Por eso, si te conceden una prórroga debes cumplir con lo pactado. Ningún prestamista o entidad emisora está obligada a concederte esta prolongación del plazo, aunque algunas fintech dejan abierta la posibilidad.

¿Cuáles son los pasos que hay que dar para solicitarlas?

Tú eres quien mejor conoce tu situación económica. Si ves que se acerca la fecha de devolución y no puedes realizarla, ponte en contacto con tu prestador.

Es preferible que lo hagas una semana antes de que llegue el día límite para el pago. Cada prestamista actúa de una forma diferente, pero las prórrogas para los préstamos online suelen funcionar de esta manera.

  1. Solicita la extensión que necesites
  2. Pregunta si hay comisiones
  3. Ten clara la forma de pago
  4. Convierte esta oportunidad en tu prioridad

Solicita la extensión que necesites

No todas las prórrogas para préstamos online funcionan de la misma manera, normalmente las fintech te ofrecen una ampliación que oscila entre las dos semanas y los tres meses.

Calcula cuándo puedes devolver el dinero y no te precipites. Si crees que con un mes es suficiente escoge esa opción, pero si no estás seguro, elige un plazo que sepas que podrás cumplir. No olvides que no puedes fallar.

Pregunta si hay comisiones

Nada es gratis en el sector económico. Normalmente las prórrogas de los préstamos online suelen llevar asociada una pequeña comisión. Esta no suele superar el 1% de la cantidad que debes y tienes que abonarla para que se conceda la extensión del plazo.

Algunas fintech no cobran esta comisión y otras la omiten si devuelves el dinero en dos semanas. Este factor depende de la empresa a la que recurras.

Ten clara la forma de pago

Este factor también depende del prestamista al que acudas. Algunos pondrán a tu disposición uno o varios números de cuentas asociadas a diferentes bancos en los que hacer el ingreso.

Este suele ser el procedimiento habitual, pero antes de firmar infórmate y valora las posibilidades.

Convierte esta oportunidad en una prioridad

Los préstamos online son un producto que suelen conceder las fintech. Estas entidades no tienen la misma capacidad que los bancos. Si no devuelves la cantidad que te han adelantado, por baja que sea, les estás ocasionando un problema que además repercute en tu economía.

Si te conceden una prórroga para préstamos online tienes que hacer una planificación en la que devolver este dinero sea la gran prioridad.

Una vez que lo hayas hecho habrás resuelto tu situación, eliminarás la deuda y alcanzarás la tranquilidad. No devolver un adelanto es un asunto pendiente que no se separa de ti hasta que lo resuelvas.

¿Es conveniente utilizar este recurso?

Si ves que no puedes devolver el dinero en el plazo establecido debes solicitar la prórroga, pero no pidas el adelanto pensando ya en utilizar esta opción de antemano.

Lo mejor es que recibas el préstamo, resuelvas tu imprevisto y lo devuelvas en su debido momento. La prevención es la mejor medida económica.